Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bruselas multa a Apple con 13.000 millones por ayudas fiscales ilegales en Irlanda

Bolsamanía Bolsamanía 31/08/2016 Bolsamanía

La Comisión Europea ha reclamado este martes a la multinacional estadounidense Apple que devuelva 13.000 millones de euros por ventajas fiscales recibidas en Irlanda. La histórica sanción a la compañía de Cupertino llega tras determinar que la compañía recibió ayudas públicas ilegales en materia fiscal. La investigación arrancada en 2014 concluye dos años después con un duro golpe financiero a la compañía tecnológica.

El Ejecutivo comunitario ha concluido que Irlanda concedió ventajas fiscales ilegales a la multinacional de Tim Cook que le permitieron pagar "sustancialmente menos" impuestos que otras empresas, un trato "selectivo" según Bruselas que otorgó una "ventaja significativa" a la compañía de la manzana. Por ese motivo, Bruselas ha exigido a Irlanda que recupere un total de 13.000 millones de euros más intereses, que corresponden al periodo comprendido entre 2003 y 2014.

La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha recordado que las normas comunitarias impiden a los Estados miembros conceder beneficios fiscales a empresas seleccionadas. "La investigación de la Comisión concluyó que Irlanda otorgó ventajas fiscales ilegales a Apple (...). Este trato permitió a Apple pagar una tasa efectiva del impuesto de sociedades del 1% de sus beneficios europeos en 2003 que bajó hasta el 0,005% en 2004", según recoge Europa Press.

EL PROCESO HASTA SANCIONAR A APPLE

Según el comunicado de Bruselas, las ganancias fiscales de Apple en Irlanda están determinadas por una decisión fiscal concedida por Irlanda en 1991 y que en 2007 fue sustituida por un segundo fallo similar. Esta norma impositiva acabó en 2015 cuando las compañías Sales International y Apple Operations Europe modificaron sus estructuras.

La investigación de la Comisión se ha centrado en dos resoluciones fiscales llevadas a cabo por Irlanda en las que se aprobó un método para asignar internamente beneficios dentro de Apple Sales International y Apple Operaciones de Europa, dos sociedades irlandesas. Bruselas ha evaluado si este método aprobado para el cálculo de los beneficios imponibles de cada empresa en Irlanda ha concedido a Apple una ventaja indebida, algo que es ilegal de acuerdo con las normas sobre ayudas estatales en la UE. La conclusión a la que llega la Comisión Europea es que las decisiones fiscales llevadas a cabo por Irlanda permitieron a Apple pagar un precio mucho menos de impuestos que otras empresas. En el comunicado, la Comisión asegura que "esta decisión no pone en cuestión el sistema general de impuestos de Irlanda o su tasa de impuesto de sociedades". El anuncio llega la misma semana en que la compañía ha anunciado uno de sus grandes eventos para este año, la presentación del nuevo iPhone 7, el próximo 7 de septiembre de 2016.

"Apple ha elegido cuidadosamente el paraíso fiscal más seguro, Irlanda. Si finalmente tiene que hacer frente a la multa de 13.000 millones puede que cambibe su estrategia a largo plazo. Esto podría significar recortes en puestos de trabajo no sólo en Irlanda, sino también en otros países europeos, así como hacer un movimiento de vuelta en el que las oficinas de la compañía regresaran a EE.UU.", asegura Naeem Aslam, analista jefe de mercado en Think Markets. Aslam también explica que "Irlanda no dejará piedra sin mover para defender su industria y evitar que se desintegre". La salida de las grandes empresas del país "podría ser devastador para su crecimiento".

Las acciones de la compañía ya se han visto afectadas por la decisión. Las acciones caen en la sesión de Wall Street un 0,77% al cierre, hasta los 106,00 dólares.

DEL "PROFUNDO DESACUERDO" DE IRLANDA AL MENSAJE DE APPLE

"Confiamos en que la orden de la Comisión quede sin efecto", ha afirmado Apple en un comunicado tras conocerse la decisión. Los de Cupertino dejan caer que de tener que hacer frente a la sanción las consecuencias podrían ser sobre el trabajo en los países europeos. La compañía explica que el desembolso de los 13.000 millones de euros "tendrá un profundo y dañino efecto en la inversión y la creación de empleo en Europa", mandando un claro mensaje.

"El dictamen de la Comisión no tiene precedentes y sus implicaciones son graves y de gran calado. Lo que propone en realidad es sustituir las leyes fiscales irlandesas por otra versión, la que la Comisión opina que debería haber sido", explica Tim Cook en la carta del CEO de la compañía que se ha hecho pública tras conocerse la sanción. La redacción de Cook finaliza con un mensaje que intenta ser conciliador: "estamos comprometidos con Irlanda y es nuestra intención seguir invirtiendo allí, creciendo y sirviendo a nuestros clientes con la misma pasión y dedicación de siempre. Creemos firmemente que los hechos y los principios legales sobre los que se fundó la Unión Europea prevalecerán".

El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, ha expresado este martes su "profundo desacuerdo" con la decisión de la Comisión Europea de exigir al país la recuperación de 13.000 millones de euros más intereses en ayudas ilegales concedidas a Apple entre 2003 y 2014, así como su postura favorable a apelar dicho requerimiento.

"Discrepo profundamente con la decisión de la Comisión", declaró el ministro irlandés minutos después de conocerse la decisión de Bruselas. "Nuestro sistema de impuestos se fudamenta sobre una estricta aplicación de la ley, tal como fue promulgada por el Parlamento, sin excepción", añadió, según recoge la información de Europa Press.

En este sentido, Noonan apuntó que la determinación de Bruselas deja al Ministerio de Finanzas sin otra opción que buscar la autorización del Gobierno para apelar la decisión ante los tribunales europeos. "Esto es necesario para defender la integridad de nuestro sistema de impuestos; para proporcionar certidumbre fiscal a las empresas y para desafiar la invasión de las normas sobre ayudas estatales de la UE de la competencia sobre impuestos de los Estados miembros soberanos", indicó el ministro. El Gobierno de Irlanda cuenta ahora con un plazo de dos meses y diez días para presentar su apelación a la decisión de la Comisión Europea.

De este modo, Noonan subrayó la importancia de "enviar un mensaje fuerte" de que Irlanda continúa siendo un lugar atractivo para realizar inversiones a largo plazo. Asimismo, recordó que la multinacional estadounidense Apple está presente en Irlanda desde 1980 y da trabajo a miles de personas en la localidad de Cork, además de expandir recientemente sus operaciones en el país.

ACUSACIONES POR PARTE DE ESTADOS UNIDOS

© Proporcionado por Bolsamanía

Este dictamen llega seis días después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusara a Bruselas de actuar como una "autoridad fiscal supranacional", a raíz de las investigaciones contra multinacionales como Apple, Fiat o Starbucks. La Comisión Europea respondió que no haría una excepción con la compañía de la manzana y que las normas comunitarias impiden conceder ventajas fiscales a una empresa sin que estén disponibles para sus competidores.

Las conclusiones de Bruselas sobre las ventajas fiscales a Apple se suman a los dictámenes que la Comisión Europea anunció en octubre del año pasado sobre Fiat y Starbucks. En ese momento, el Ejecutivo comunitario reclamó a ambas compañías que devolvieran entre 20 y 30 millones de euros por beneficios fiscales recibidos en Luxemburgo y Países Bajos, respectivamente.

En enero, la Comisión Europea reclamó también a Bélgica que recuperase cerca de 700 millones en ayudas públicas ilegales concedidas a 35 multinacionales durante los últimos diez años, a través de un sistema que les permitió deducirse de la base del impuesto de sociedades los denominados "beneficios excesivos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon