Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bruselas pedirá hoy a España que especifique qué medidas tomará para cumplir con el déficit

Expansión.com Expansión.com 02/06/2014 Expansión.com

La Comisión Europea (CE) presenta hoy sus nuevas recomendaciones por países, en las que instará a España y a los demás socios europeos a seguir por la senda reformista para crear crecimiento y empleo, y previsiblemente pedirá al Gobierno qué medidas impulsará para cumplir con el límite de déficit.

El Ejecutivo comunitario presenta esta tarde un total de 27 recomendaciones específicas: una para cada Estado miembro salvo para Grecia y Chipre -que están cumpliendo las medidas de sus respectivos rescates- y una para la eurozona, además de una serie de decisiones por el cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de déficit, informa Efe.

Respecto a España, al Ejecutivo le preocupan, sobre todo, los principales desequilibrios de la economía española: los elevados índices de deuda y de paro, la fragmentación del mercado laboral o las políticas activas de empleo en España, entre otros aspectos.

La Comisión dará sus recomendaciones para reducir el paro y la deuda, los cuales incluirán la mayoría de las medidas que Bruselas ha reclamado los últimos meses y que el Gobierno de Mariano Rajoy rechaza, entre las que se encuentran la rebaja de las cotizaciones sociales y la subida del IVA, la moderación salarial o una segunda ronda de la reforma laboral para reducir las diferencias entre contratos temporales y fijos.

Bruselas pedirá previsiblemente también a España que concrete los ajustes necesarios para cumplir el objetivo de déficit de 2015 (4,2%) y de 2016 (2,8%). Cualquier nuevo ajuste en los próximos años debe centrarse en recortes del gasto más que en subidas de impuestos para no dañar al crecimiento, según han explicado fuentes europeas.

Las recomendaciones que el Ejecutivo comunitario dirige a los Estados miembros forman parte del ejercicio anual de coordinación de políticas económicas y deben ser aprobadas por los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de junio. En el caso de España serán especialmente detalladas al tratarse de un país que acaba de salir del rescate bancario.

No obstante, Bruselas admite que carece de instrumentos para obligar a los países a seguir sus consejos. Sólo puede imponer sanciones en caso de vulneración del Pacto de Estabilidad o si un Gobierno no toma medidas para corregir desequilibrios excesivos. La presión para aplicar las reformas será sobre todo política dentro del Eurogrupo, según las fuentes consultadas.

La Comisión sostiene que "la cooperación con las autoridades españolas es muy positiva". "España ha hecho un importante esfuerzo en aplicar reformas en materia fiscal, en el sector bancario, en los mercados de productos y servicios o en el mercado laboral y las pensiones en los dos últimos años que estaban en línea con las recomendaciones", apuntan las fuentes.

"Por su puesto, la aplicación no es al 100% y hay áreas donde quedan cuestiones pendientes y los problemas son más grandes que en otros campos y apuntaremos de nuevo a estas cuestiones", subrayan.

Para el Ejecutivo comunitario, el Gobierno de Mariano Rajoy comparte el diagnóstico de los problemas de la economía española. "Donde puede haber divergencias es en las medidas precisas que deben adoptarse y el orden de algunas medidas", explican las fuentes.

"Por ejemplo, la segmentación del mercado laboral es un problema reconocido por las autoridades españolas. Eso no significa que aplicarán de inmediato las medidas que recomendamos, pero ese no es el objetivo del ejercicio. Tenemos un análisis compartido, llegamos a una recomendación, si un Estado miembro viene y reconoce que hay que hacer algo pero quiere hacerlo de forma diferente y funciona, tanto mejor", señalan en la Comisión.

Entre las reformas en las que Bruselas ha venido insistiendo en los últimos meses y que probablemente aparecerán de nuevo este lunes se encuentran también el refuerzo de las políticas activas de empleo y la modernización de los servicios públicos de empleo o la aprobación de la nueva ley para liberalizar los servicios profesionales, cuyo retraso ha sido muy criticado por el Ejecutivo comunitario.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció el sábado en Sitges (Barcelona) un plan para impulsar la competitividad de la economía por importe de 6.300 millones de euros y de otro plan de activación del empleo para 2014-2016, que incluirá la modernización de los servicios públicos de empleo, entre otras medidas.

Rajoy adelantó que la reforma fiscal que se aprobará en junio incluirá una rebaja del tipo nominal del impuesto de sociedades del 30 al 25% y que se aplicará en dos fases, la primera de ellas ya en 2015. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión.com

image beaconimage beaconimage beacon