Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo generar rentabilidad en la segunda mitad de 2016: 'Una tarea cada vez más difícil'

Bolsamanía Bolsamanía 14/07/2016 Bolsamanía

El entorno se ha vuelto complicado para los inversores en 2016. Los riesgos son cada vez más numerosos mientras que las dudas aumentan sobre el vigor de la recuperación económica iniciada años atrás. Asimismo, las rentabilidades por encima del 3% en renta fija se han ido para no volver en mucho tiempo, todo lo contrario que la volatilidad en la renta variable. En BlackRock ante este escenario recomiendan ser más activos que nunca en el mercado.

La economía mundial "está renqueando", señalan en BlackRock Investment Institute. "Estados Unidos aguanta el tipo y se estabilizan el crecimiento de China, el precio de las materias primas y las divisas de mercados emergentes". No obstante, la entidad ha recortado sus perspectivas sobre el crecimiento mundial y percibe un riesgo de recesión en Reino Unido, después de que los británicos votaran mayoritariamente en favor del Brexit el pasado 23 de junio.

En este sentido, los expertos de la entidad recuerdan que si el petróleo se estabiliza, la inflación se elevará desde sus reducidos niveles actuales. Estados Unidos liderará cualquier tendencia de reactivación que se inicie, "impulsada por el aumento de los precios en el sector de servicios y el moderado crecimiento de los salarios". Estos indicios de reactivación en la primera economía mundial podrían disparar la predisposición al riesgo y ser un riesgo en sí mismo, si la Reserva Federal (Fed) se queda por detrás de la curva de inflación y se ve obligada a endurecer la política monetaria.

MAYOR VOLATILIDAD

© Proporcionado por Bolsamanía

La consulta en Reino Unido disparó la volatilidad. Al mismo tiempo, exponen en BlackRock, "la prolongada correlación entre diversas clases de activos parece estar desapareciendo, con los correspondientes efectos para las coberturas de las carteras". Así, con estos ingredientes, "Apostar por que sigan subiendo los mejores valores (o por que sigan cayendo los peores valores) de ayer (estrategia momentum) supone una nueva oportunidad ante el crecimiento bajo y las políticas monetarias acomodaticias", señala Richard Turnill, responsable global de estrategias de inversión de BlackRock. "Creemos que la volatilidad seguirá impulsando los flujos de inversión hacia nuestros activos preferidos: deuda corporativa con calificaciones elevadas, renta variable de calidad y acciones con potencial de aumentar su rentabilidad por dividendo", agrega.

En este sentido, el experto hace hincapié en los efectos de las diferentes políticas monetarias que puede haber en los precios de los activos, pero que actualmente se están disipando. De hecho, "los países apenas cuentan ya con más recursos en clave de política monetaria", explican en BlackRock Investment Institute. "La política monetaria debe dar paso a estímulos presupuestarios y reformas estructurales para apuntalar el crecimiento, si bien la oposición política complica la situación. Por ejemplo, en la zona del euro, Alemania no se muestra dispuesta a impulsar el gasto mientras perciba la reticencia de otros países a llevar a cabo reformas", añaden.

¿HAY OPORTUNIDADES EN RENTA FIJA?

Una vez asumido que "los bonos con rentabilidades del 3% o superiores son cosas del pasado", explican en BlackRock, hay que tener en cuenta además que "el lento crecimiento mundial, los tipos de interés negativos, la relajación cuantitativa y la huida hacia la calidad ante los elevados riesgos presentes a escala mundial siguen presionando a la baja las rentabilidades". Así, los inversores que busquen mayores rentabilidades, deberán correr "más riesgos", lo que se traducirá en "un alza de las valoraciones de dichos activos". "Es posible que la rentabilidad del mercado en el futuro sea inferior a la registrada en el pasado reciente, lo cual invita a adoptar un enfoque de inversión más activo", añade Turnill.

A pesar de lo anterior, muestran cierto optimismo en el segmento de renta fija, debido a "los elevados riesgos geopolíticos y las políticas monetarias laxas adoptadas en un mundo caracterizado por un crecimiento lento". "Invertir en deuda pública de alta calidad, como bonos del Tesoro estadounidense, es una manera razonable de proteger las carteras de episodios de aversión al riesgo y resulta adecuado para aquellos inversores que deseen cubrir pasivos. Sin embargo, la deuda pública con rentabilidades negativas, como la de Alemania, presenta un precio elevado", indica el BlackRock Investment Institute.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon