Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Caixabank y Popular se quedan a solas en Abengoa con el FROB como nuevo testigo accionarial

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 20/04/2017 Rubén J. Lapetra

Uno tras otros, los bancos que rescataron Abengoa han ido vendiendo sus acciones en el gigante de las energías renovables. El último en modificar su participación es Bankia, participada en un 66% por el Estado,se ha deshecho de posiciones al vender un 2,33% de la empresa y reducir su participación del 4,64% al 2,41%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cotización de la multinacional andaluza ha caído prácticamente a cero tras la avalancha de acciones y su valor en bolsa se sitúa en los 320 millones de euros frente a los 1.170 millones inyectados para rescatar de una quiebra segura.

Santander y Sabadell dieron el pistoletazo de salida a las ventas de los primeros paquetes de institucionales tras la reestructuración del accionariado de la empresa. El grupo cántabro, líder inicial del accionariado y del rescate de Abengoa, vendió algo más del 7% de la empresa, reduciendo su participación del 9,6% a poco más del 2,4%. Los catalanes liquidaron por completo su 3%. En total, ambas ventas se valoraron en alrededor de 35 millones. Los siguientes en dar el paso fueron los fondos Värde y DE Shaw, que agrupaban otro 7%, mientras que Credit Agricole, otro de los financiadores, vendió la mitad de sus títulos y pasó de tener un 8,7% al 4,5%, según consta en la CNMV.

© Proporcionado por Bolsamanía

La enésima reordenación accionarial de la empresa se ha producido esta vez en bolsa. Abengoa emitió 17.800 millones de acciones de clase A y B con las que acabó diluyendo en un 95% a los antiguos accionistas, entre ellos, la familia Benjumea, que han comunicado formalmente que su participación actual en Abengoa es de apenas el 2,5% frente al 57% anterior al rescate. Los volumenes de negociación bursátil de la empresa se han disparado desde entonces debido a la salida de accionistas y entrada de fondos especulativos. Desde el 31 de marzo se han negociado en bolsa 14.000 millones de acciones de la empresa, más de dos tercios de su actual número de títulos en circulación. Su cotización ha caído un 90% desde entonces.

NUEVO EQUIPO GESTOR Y CONTRASPLIT

Los bancos rescatadores, encabezados por Santander, diseñaron un consejo de administración de prestigio para dirigir Abengoa, aunque a las primeras de cambio se han bajado del tren. La confianza es, precisamente, uno de los grandes valores a recuperar más allá de la propia cotización. Al frente de la empresa se sitúan tres hombres de la industria del acero y siderúrgica como Gonzalo Urquijo, presidente de Arcelor Mittal España, que se ha sumado a su colega Ramón Sotomayor, consejero delegado de ThyssenKrupp, y Javier Targhetta, primer ejecutivo de Atlantic Copper.

También se encuentra en la nueva Abengoa José Wahnon Levy, con experiencia en la también reestructurada Ezentis, así como Manuel Castro, jefe de riesgos en BBVA durante la crisis financiera (2009-2015); y Pilar Cavero, socia del bufete de abogados Cuatrecasas. Pero por encima de todos ellos destaca José Luis del Valle Doblado, exdirector de estrategia de Iberdrola y uno de los responsables de la resurrección de la eólica Gamesa en 2012.

El siguiente paso del nuevo consejo de administración es aprobar la fusión de las acciones A y B de Abengoa para, posteriormente, ejecutar un contrasplit (agrupamiento de acciones) que tiene efectos económicos neutros, pero que permitirá devolver la normalidad a una cotización que actualmente se mueve en céntimos. Abengoa vale en bolsa apenas 320 millones de euros después de haber destruido miles de millones de euros en los últimos tres años.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon