Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlos Fabra recibe el tercer grado penitenciario

Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2016 Bolsamanía

Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón, ha recibido este lunes el tercer grado penitenciario. Eso significa que a partir de ahora sólo tendrá que acudir a la cárcel para dormir.

La decisión la ha tomado la juez de Vigilancia Penitenciaria del Juzgado número 3 de Madrid, según informa Europa Press, que cita fuentes conocedoras de la decisión. Y lo ha hecho pese a que se había mostrado en contra la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias y la Junta de Tratamiento de la prisión del Aranjuez, en la que lleva interno desde diciembre de 2014.

© Proporcionado por Bolsamanía

En el auto, del que se ha hecho eco Efe, la juez considera que el interno ha evolucionado favorablemente, que ha abonado su responsabilidad civil, que tiene una condena corta, que tiene más de 70 años y que hay poco riesgo de reincidencia, por lo que ha decidido concederle esta prerrogativa.

Carlos Fabra estaba clasificado en segundo grado, lo que le ha permitido disfrutar de varios permisos ordinarios de salida de la cárcel durante el tiempo que lleva en prisión, donde cumple cuatro años por fraude fiscal.

¿POR QUÉ FUE CONDENADO?

Tal y como recuerda El País, Fabra entró en prisión en diciembre de 2014 en cumplimiento de la sentencia que le condenó, en noviembre de 2013, a una pena de cuatro años de cárcel por varios delitos fiscales. El expresidente de la Diputación de Castellón fue declarado culpable de haber defraudado cerca de 700.000 euros a Hacienda en los ejercicios fiscales de 1999 a 2003.

En concreto, entró en la cárcel por no haber declarado 3,3 millones de euros, cuyo origen no pudo justificar ni en sus cuentas ni en las de su entonces esposa, María Amparo Fernández. Ésta también fue condenada por un delito fiscal que no la ha llevado a prisión. Además, la condena obligaba a Fabra a pagar casi 1,4 millones de multa e indemnización.

Tras sus nueve primeros meses en prisión Fabra pudo empezar a pedir permisos, pero debe cumplir en prisión al menos tres de los cuatro años a los que fue condenado, uno por cada fraude cometido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon