Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cayo Lara, forzado a retirar la exigencia a los tres diputados de IU adscritos a Podemos para formar grupo con Garzón

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 06/02/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, se ha visto forzado este sábado a retirar el órdago que había lanzado a los tres diputados de la organización que están integrados en el grupo de Podemos en el Congreso como miembros de las candidaturas de convergencia de Cataluña y Galicia. De esta forma no ha sometido a votación del Consejo Político Federal la exigencia de que se sumaran a Alberto Garzón y Sol Sánchez para formar grupo propio.

En su informe político, Lara había requerido a tres diputados, Yolanda Díaz, Joan Mena y Félix Álvarez, para que dejaran el grupo de Pablo Iglesias en el Congreso, rompiendo con las confluencias de En Marea y En Comú, y se prestaran a facilitar que IU tuviera grupo propio, para lo que aseguró que ya contaba con el respaldo de PSOE y Ciudadanos.

Sin embargo, se ha encontrado con una fuerte oposición a estos postulados entre las intervenciones pronunciadas dentro del propio Consejo Político, incluida la del diputado y candidato en las elecciones generales, Alberto Garzón, quien ha acusado a Cayo Lara de cometer "una grave irresponsabilidad política" lanzando públicamente este envite.

Finalmente, Cayo Lara ha retirado este apartado del texto que ha sido votado y el Consejo Político se ha limitado a aprobar una resolución genérica con el objetivo de seguir intentando formar grupo parlamentario: "Pedir a las organizaciones de Galicia y Cataluña que agoten todas las posibilidades para alcanzar el grupo parlamentario hasta el último momento", reza el documento aprobado.

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE UNOS MALOS RESULTADOS

Todo este debate es consecuencia de los malos resultados obtenidos por IU-Unidad Popular en las últimas elecciones generales. Quedarse sin grupo parlamentario propio y estar integrado en el Grupo Mixto supone el veto a numerosas inversiones mensuales y, además, impide recibir subvenciones por el denominado 'mailing' electoral, en el que IU gastó casi dos millones de euros en la campaña.

El descenso de ingresos ha tenido como primera consecuencia la aprobación de un plan de ajuste presupuestario que supone la reducción del 60 por ciento de su plantilla, la bajada de salarios al resto, la renegociación de los once millones de deuda que tiene adquirida con los bancos y la reducción del 50 por ciento de sus gastos generales de funcionamiento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon