Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

China evalúa junto a empresas de Shanghai el impacto de la imposición de aranceles en EEUU

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 14/02/2017 Bolsamanía

El regulador del mercado de las divisas del Banco Popular de China ha iniciado una ronda de contactos con grandes empresas ubicadas en Shanghai para empezar a evaluar el impacto de la imposición, por parte de la nueva administración Trump, de aranceles en EEUU a los productos exportados por el gigante asiático.

© Proporcionado por Bolsamanía

Según fuentes consultadas por 'Reuters', desde inicios de febrero, la Administración Estatal del Mercado de Divisas (SAFE, por sus siglas en inglés) está pidiendo a las empresas con grandes operaciones comerciales y pagos transfronterizos con los Estados Unidos si tienen instalaciones de producción estadounidenses, cual sería su nivel de tolerancia hacia aranceles más altos y cómo afrontarían una imposición de tasas en las exportaciones hacia EEUU.

Las mismas fuentes han señalado que, aunque las autoridades están preparándose para el nuevo escenario, se encuentran todavía en la fase de recabar información porque “la situación de cada compañía es diferente”. Sí han reconocido estas fuentes que si realmente hubiera una guerra comercial, sí habría más presión para tomar medidas inmediatas.

RELACIONES CON CHINA

Por ahora, las amenazas del presidente de EEUU, Donald Trump, sobre la imposición de aranceles a las importaciones de China no se han materializado. Durante la campaña electoral y después de su elección se llegó a valorar el gravar los productos procedentes del gigante asiático con impuestos de hasta el 35%. No obstante, desde su toma de posesión, el pasado, 20 de enero, el líder estadounidense no emprendido ninguna acción.

De hecho, Pekín y Washington han puesto a trabajar sus engranajes diplomáticos para tender puentes entre ambas naciones. Primero, mediante el envío de una carta de Trump al presidente chino, Xi Jinping en la que le transmitió su deseo de “trabajar juntos”. Después, ambos líderes mantuvieron una conversación telefónica en la que ambos líderes acordaron que “iniciarán negociaciones bilaterales sobre diversos asuntos de interés mutuo”.

Pero por si acaso, el regulador también ha puesto bajo escrutinio las operaciones de las empresas de inversión estadounidenses en China, incluyendo sus modelos de negocios y si esas empresas trasladarán la producción a otros países o se retirarán de China.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon