Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco consejos para que el aire acondicionado no acabe con tu salud y tu bolsillo

Bolsamanía Bolsamanía 16/07/2016 David Vicente

Mantén baja la humedad: Es importante tratar de mantener la humedad de la casa por debajo del 50%, pues los ácaros suelen reproducirse fácilmente en este tipo de ambientes. Para ello usa un deshumidificador, aire acondicionado, así como un higrómetro para medir dichos niveles.

Es importante tratar de mantener la humedad de la casa por debajo del 50%, pues los ácaros suelen reproducirse fácilmente en este tipo de ambientes. Para ello usa un deshumidificador, aire acondicionado, así como un higrómetro para medir dichos niveles.
© Shutterstock

En verano, y sobre todo durante las olas de calor de estos meses, los aparatos de aire acondicionado se convierten en la mejor herramienta para sobrellevar el tiempo pero pueden volverse en nuestra contra. La salud y el bolsillo pueden resentirse a lo largo de estos meses debido a un uso incorrecto de estos aparatos.

En verano, y sobre todo durante las olas de calor de estos meses, los aparatos de aire acondicionado se convierten en una herramienta sin la que se hace difícil vivir, pero como todo en esta vida tiene su parte negativa. Los sistemas de aire acondicionado suponen un importante coste en la factura de la luz a final de mes y además no controlar de forma correcta la temperatura a la que se encienden sólo puede acarrear más gasto y problemas de salud como resfriados.

Una encuesta realizada por Reparalia recoge que el 30% de los encuestados asegura mantener la temperatura entre 22º y 24º, mientras que el 20,5% reconoció hacerlo entre 20º y 22º. Unas cifras por debajo de las que aconsejan los expertos, que aseguran que una climatización entre 24º y 26º es la medida idónea. En cuanto al gasto que supone para los hogares, la encuesta revela que sólo el 18,3% de los participantes conocen exactamente el impacto que su uso tiene sobre su economía. Una circunstancia peligrosa si tenemos en cuenta que por cada grado que se baja la temperatura, aumenta entre un 7% y 8% el consumo eléctrico.

Las consecuencias también llegan al apartado de la salud, algo que el 35,2% de los encuestados aseguraba desconocer. Buena prueba de ello es que un 73,7% aseguró haber sufrido algún resfriado o problema de garganta como consecuencia de su uso en verano. La encuesta también repasaba la utilización del aire por regiones, revelando que Andalucía es la comunidad con usuarios más ahorradores, ya que un 50% dice mantener el aire acondicionado entre los 22º y los 24º.

1. APROVECHA TODAS LAS CONFIGURACIONES

La tecnología también se ha hecho notar en este tipo de electrodomésticos. Los nuevos aparatos intentan mejorar tanto en el proceso de enfriado como en el ahorro de electricidad, ambos factores claves. Los aparatos más modernos disponen de diferentes formas para que permitir a los usuarios ahorrar. Una de las opciones más interesantes es que sean los propios equipos los que controlen cuándo están encendidos y cuándo se tienen que apagar: pueden hacerlo en función de un tiempo dado por el usuarios o en función de la temperatura (encendiéndose cuando haga más calor del indicado por la persona y apagándose cuando se llegue a temperatura óptima. Otras opciones son la programación para media o una hora, especialmente recomendable a la hora de irse a dormir, y el modo ventilador, que mueve el aire de la habitación.

2. NO USES ÚNICAMENTE EL AIRE ACONDICIONADO

Según sea de intenso el calor o no existen otro tipo de dispositivos que pueden ayudar a la persona a mantener una sensación fresca en el ambiente. Un ventilador gasta el 90% menos de energía que un sistema de aire acondicionado convencional, aunque evidentemente enfrían mucho menos. Los ventiladores están más recomendados para momentos en los que el calor no es elevado. Combinar el uso de ventiladores y sistemas de aire acondicionado es la opción ideal para los expertos. Otra alternativa tanto al aire acondicionado como al ventilador son los sistemas evaporativos, aparatos que humedecen la habitación evaporando agua y que puede disminuir la temperatura algunos grados.

3. NO DEJES EL APARATO ENCENDIDO

Puesto que el efecto del aire acondicionado dura unos minutos después del apagado, podemos ahorrar evitando apagarlo en el último momento antes de salir de casa y haciéndolo unos diez o hasta quince minutos antes, si la temperatura exterior no es demasiado elevada en ese momento. Por otro lado, algunos aparatos tienen detectores que hacen que se apague si no hay personas en la habitación, lo que puede ser una buena opción para evitar olvidarse de apagarlo y que se mantenga encendido durante horas mientras estamos fuera.

4. CONTROLA LA VENTILACIÓN

Con el objetivo de aprovechar al máximo el aire acondicionado debemos cerrar las puertas y ventanas, así como bajar las persianas, para evitar que el aire se salga sin haber refrigerado adecuadamente la habitación o que el Sol que entra por las ventanas aumente la temperatura interior. Las cortinas oscuras, los toldos y los colores claros en las paredes (que reflejan el Sol hacia el exterior) también pueden contribuir a la reducción de la temperatura.

5. CUIDA TU SALUD, EVITA LOS CAMBIOS DE TEMPERATURA

Con cada grado que se disminuye el aire acondicionado no sólo se incrementa en un 8% el consumo de energía sino que también aumentan las posibilidades de problemas de salud para una persona. Los expertos recomiendan mantener una temperatura más o menos constante, evitando en la medida de los posible los golpes de calor o frío. Una de las situaciones más comunes y que provoca muchos resfriados y mal estar general es la entrada y salida de lugares diferentemente climatizados, o salir de un lugar climatizado hacia la calle.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon