Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco cosas que hay que saber de los tipos de interés negativos

Bolsamanía Bolsamanía 11/02/2016 Óscar Giménez

© Proporcionado por Bolsamanía La crisis y las turbulencias financieras de los últimos meses han roto muchos supuestos de la ciencia económica, y uno de ellos es el de la posibilidad de que existan tipos de interés negativos. Varias bancos centrales han demostrado que es posible, y la idea comienza a extenderse a lo largo del planeta.

El propio Congreso de Estados Unidos ha preguntado por esta posibilidad a Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal (Fed), que no ofreció una respuesta contundente acerca de esta opción. Sin embargo, varias autoridades monetarias ya han adoptado tipos de interés negativo en los últimos meses.

Se trata así de uno de los temas de moda entre los economistas y también entre los ciudadanos, que tratan de conocer qué significa este hito para la ciencia económica, como muestra el gráfico de búsquedas en Google de este concepto.

1. ¿QUÉ BANCOS LO HAN ADOPTADO?

© Proporcionado por Bolsamanía Uno de los pioneros ha sido el Banco de Suecia, que durante el pasado año dejó los tipos de interés de referencia en su economía en el -0,35%. Este jueves ha profundizado en esta idea y los ha colocado en el -0,5%. El Riksbank, que es el banco central más antiguo del mundo, ha justificado esta medida que ya se había anticipado por parte de los analistas con el riesgo a la deflación: “La economía continúa fortaleciéndose pero la inflación será menor durante 2016 de lo previamente anticipado. Por lo tanto, el periodo de baja inflación será mayor".

Antes, el pasado 29 de enero el Banco de Japón (BoJ, por sus siglas en inglés) sorprendió al mercado al anunciar que adoptará por primera vez una política de tipos de interés negativos (los coloca en el -0,1%) ante el escenario de baja inflación y las turbulencias en las bolsas que amenazan con socavar el plan de reactivación puesto en marcha por el primer ministro nipón.

Además, las autoridades monetarias de Suiza y Dinamarca también adoptaron por una medida impensable hace una década. A principios de año situaron la referencia en el -0,75% y en el -0,20% respectivamente.

2. ¿CÓMO FUNCIONAN?

Los bancos centrales suelen tener varios tipos de interés, aunque hay uno que se utiliza como referencia. En el caso del Banco Central Europeo (BCE) están el tipo de la facilidad marginal de crédito, el tipo de la facilidad de depósito, y el tipo central que es el mínimo de puja de las operaciones de financiación, y que es el que se utiliza como referencia y actualmente está en el 0,05%.

Este nivel es que está en negativo en algunos bancos centrales. Supone el interés que tienen que pagar los bancos para obtener dinero prestado por parte de la autoridad monetaria. Es decir, si está en el 0,1%, y una entidad financiera pide un millón de euros, tendrá que pagar a cambio 1.000 euros. Si se sitúan en el -0,1%, el propio banco central paga al banco comercial 1.000 euros por prestarle ese millón.

3. ¿QUÉ OBJETIVOS TIENEN?

© Proporcionado por Bolsamanía Más allá de medidas no convencionales como la compra de activos (programa QE) que está llevando a cabo el BCE y que antes utilizó la Reserva Federal (Fed), los tipos suponen la principal herramienta para los bancos centrales. Unos tipos altos provocarán que los bancos comerciales se vean menos incentivados a pedir dinero, con lo que se fomenta que tengan mayor liquidez en caja y por lo tanto presten menos dinero.

Al contrario, una rebaja del tipo de interés o situarlo en este caso en un nivel negativo supone un incentivo para que los bancos comerciales presten más dinero, lo que supone expandir la base monetaria de la economía (el total de dinero físico y no físico -como préstamos- que hay en el sistema).

4. IMPACTO EN LA ECONOMÍA

Esto puede favorecer el crecimiento y presiona al alza la inflación, que es la obsesión de los bancos centrales en este momento en el que hay precisamente temores de deflación.


El expresidente de la Fed, Ben Bernanke, consideró que este puede ser el nuevo arma de la institución si vuelven los miedos a una recesión, pero pone en duda su efectividad.

5. ¿PODRÍAN HACERLO EL BCE O LA FED?

En las últimas semanas se ha especulado con la posibilidad de que los dos principales bancos centrales del mundo, el BCE o la Fed, sigan la estela de sus homólogos en Suecia, Suiza, Dinamarca y Japón.

En noviembre, Reuters publicó que había miembros del Consejo de Gobierno del BCE que apostaban por esta opción, aunque finalmente Mario Draghi anunció en diciembre que se mantienen los tipos en el 0,05%.

Por su parte, Yellen confesó en el Congreso de Estados Unidos este miércoles que no está segura de la legalidad de esta opción, ya que “la Fed aún no ha hecho el traajo legal necesario para saberlo”. Es

te jueves, ante el Senado, asegura que la Fed evalúa la posibilidad y que "no están fuera de la mesa".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon