Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

CiU quiere que las comunidades gestionen y recauden el Impuesto de Sucesiones y Donaciones transfronterizo

Europa Press Europa Press 08/06/2014 europapress

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La iniciativa, que recoge Europa Press y que se debatirá en la Comisión parlamentaria de Hacienda, los nacionalistas catalanes recuerdan que la Ley de Financiación de las comunidades autónomas de régimen común de 2009 cede la gestión, recaudación y determinadas competencias normativas del Impuesto de Sucesiones y Donaciones --como determinación de la tarifa o reducciones en la base imponible-- a los gobiernos regionales, con la excepción de los no residentes o de bienes que se encuentren fuera de España, casos que siguen sujetos a la normativa estatal.

Esto comporta, asegura CiU, una "evidente discriminación" con respecto a los residentes, ya que la normativa estatal fija un tipo impositivo progresivo que puede alcanzar un marginal del 36,5% en función de su valor, a diferencia de las legislaciones regionales, "siempre más favorables" y en muchos casos a tipo cero.

LA LEGISLACIÓN EUROPEA NO LO PERMITE

Esto supone que un ciudadano que herede un inmueble situado en el territorio nacional no tendrá que hacer frente a fiscalidad por Sucesiones, mientras que si se hereda de un no residente o los bienes se encuentran fuero del país, "aunque sea en estados comunitarios", tendrá que pagar el Impuesto.

"Es una discriminación evidente hacia el no residente o el residente que adquiere bienes situados en el extranjero, algo no admitido por la legislación europea y que se acrecienta en la actualidad con la creciente movilidad transeuropea", insiste CiU, que señala que la situación se ve agravada por la crisis y el paro, que obligan a muchos ciudadanos a emigrar a otros países de la UE.

De hecho, incluso podría suponer que en caso de fallecimiento de un residente español uno de sus hijos tenga que pagar impuestos y otro, por la misma herencia, no. "Con lo cual quien ha debido marchar del país a por un empleo, se encuentra además discriminado por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones", reitera la formación catalana.

Por eso, reclama una modificación de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, de 1987, para "eliminar esta discriminación en el tratamiento fiscal" entre residentes y no residentes, atribuyendo a las comunidades autónomas la competencia normativa en los casos transfronterizos.

En la misma línea, CiU critica la "inequidad" que supone que cuando hay un componente transfronterizo en el cobro de este gravamen la recaudación la ingresen las arcas estatales, cuando "lo lógico sería que el ingreso fuera recaudado en todo caso por la comunidad autónoma donde resida el causante o el heredero". Por eso, reclama que se ceda esa recaudación al gobierno regional en todos los casos.

LA COMISIÓN LO HA CRITICADO

Finalmente, los nacionalistas catalanes recuerdan en su iniciativa que hasta la Comisión Europea ha "criticado en los últimos años" la regulación de este impuesto, y ha recomendado a España un cambio por "considerarla discriminatoria y constituir un grave obstáculo a la libre circulación de personas y capitales". "No obstante, el Estado ha omitido dichas solicitudes y recomendaciones", lamentan.

De hecho, recuerda, el Ejecutivo comunitario incluso denunció a España ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, "alegando que la normativa española en materia de sucesiones y donaciones infringe el Tratado de Funcionamiento de la UE y el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, al disponer una tributación más alta para los no residentes que los residentes".

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon