Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Compartir piso ya no es solo cosa de universitarios

Bolsamanía Bolsamanía 28/08/2016 Jennifer Correas

Vivir en un piso compartido es una práctica cada vez más habitual, así lo refleja el último informe de Idealista, que revela que la búsqueda de habitaciones se ha incrementado en un 48% en los seis primeros meses de 2016. El precio ronda los 285 euros de media, si bien es cierto que hay diferencias muy dispares entre ciudades y comunidades autónomas.

Según otro estudio de Pisos.com, los inquilinos de los pisos compartidos siguen la línea de la oferta, localizándose principalmente en las provincias y capitales donde más se alquilan pisos de este tipo. De tal forma, un 43,69% de la demanda está concentrada en las provincias de Madrid y Barcelona, y en concreto, un 46,08% de estos inquilinos busca piso compartido en sus dos capitales.

DÓNDE ES MÁS CARO COMPARTIR PISO Y POR QUÉ

Precisamente, las ciudades de Madrid y Barcelona han experimentado una de las mayores subidas del precio de un piso compartido en lo que va de año. La ciudad condal, según Idealista, es el lugar donde se encuentran las habitaciones más caras del país, con un precio medio de 368 euros mensuales. Por detrás, se sitúa Madrid, rondando los 353 euros al mes, le siguen San Sebastián (351 euros) y Bilbao (316 euros).

En el otro lado de la tabla se encuentra, Ciudad Real que es la ciudad más económica para compartir piso de entre las analizadas por idealista, con un precio de 154 euros mensuales. Le siguen Ávila, con 158 euros, Badajoz y Cáceres (160 euros en ambos casos).

Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, afirma que “el grueso de la demanda de pisos compartidos está en las grandes capitales, dado que concentran la mayor oferta laboral y formativa”. Respecto al precio de las habitaciones, el directivo indica que “la relación entre habitaciones en alquiler y potenciales inquilinos es más o menos equilibrada, a excepción de Madrid y Barcelona”. En estas dos ciudades “la oferta es incapaz de absorber la demanda, abriendo una brecha que tiene como consecuencia el incremento de las rentas”.

CUESTIÓN DE SEXO Y EDAD

En lo que respecta a la edad de los inquilinos, los más jóvenes constituyen el grueso de la demanda, según el Informe anual de pisos compartidos con datos extraídos de www.pisocompartido.com. Así, el grupo de edad que va de los 18 a los 25 años supone el 49,44% en 2016, seguidos del rango comprendido entre los 26 y los 35 años, que ocupa la segunda posición en el ranking con un 29,30% de la demanda. El tercer lugar es para los inquilinos de entre 36 y 45 años con un 11,29%, seguidos de los que tienen entre 46 y 60 años, y los mayores de 60, que cierran el listado con un 2,82.

No obstante, según Idealista, la edad media de los habitantes de un piso compartido varía en función de la zona geográfica. En las ciudades del norte es más fácil que la media supere los 30 años, como en el caso de San Sebastián (35 años), Logroño (33 años), Vitoria (32 años) o Bilbao (32 años).

Mientras, dos capitales tradicionalmente estudiantiles marcan las edades medias más bajas de España. Los habitantes de los pisos compartidos de Granada tienen una media de 25 años, mientras que en Salamanca el promedio de edad es de 26 años.

En cuestión de género, el 54,87% de los futuros inquilinos son chicas frente al 45,13% de chicos, de acuerdo a estos datos. En el 75% de los pisos compartidos conviven ambos sexos, mientras que en el 22% sólo viven mujeres y en el 3% sólo hombres.

© Proporcionado por Bolsamanía

Andrea Carratalá, de 26 años, residente en un piso compartido en Barcelona, explica que vive en una habitación de alquiler porque su salario en una joyería de moda de la ciudad no le permite pagar una renta en un piso para ella sola. “Los jóvenes, con un salario medio, no nos podemos permitir vivir en esta ciudad en un piso único, pues esto implicaría invertir la totalidad de nuestro sueldo en la vivienda”, afirma.

Erika González, de 22 años, responde al perfil del estudiante que vive en un piso de alquiler en Madrid. “Vine de un pueblo de Ávila a estudiar a Madrid y, obviamente, la opción del piso compartido era lo mejor para mi economía familiar, si bien es cierto que todo hubiera sido aún más barato de haber estudiado en mi comunidad”, reconoce.

NO FUMA NI TIENE MASCOTA

De todos estos datos se deduce que el perfil del inquilino que comparte piso es una persona menor de 30 años que vive en grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, y paga una media de 285 euros mensuales. Además, Idealista, aporta otros datos según sus búsquedas, no fuma (aunque es tolerante con los que sí lo hacen) y no tiene ni admite mascota.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon