Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Donald Trump capea el temporal y le quita la sonrisa a Hillary Clinton

Bolsamanía Bolsamanía 10/10/2016 Alberto Sanz

El ambiente estaba muy caldeado en la Universidad de Washington de San Luis en Misouri. Tras hacerse público un vídeo donde Donald Trump realiza comentarios muy lascivos sobre las mujeres, las reacciones mediáticas a este hecho había eclipsado al debate. Muchos republicanos pedían la cabeza de su candidato, y mientras el protagonista de los hechos celebraba una rueda de prensa con varias mujeres que acusaron al expresidente Bill Clinton de abusos sexuales.

Hillary Clinton llegaba con viento favorable. Su sensación de victoria en el primer debate y este último escándalo le permitían tomarse este segundo asalto con más calma. A ello había que sumar que las características de este encuentro favorecían, según los analistas, a la demócrata.

El ‘no' saludo de los candidatos confirmó la tensión. Un pequeño movimiento de cabeza para dirigirse el uno al otro y ninguna sonrisa, una posición que reforzó mucho a Clinton en Nueva York. Ella dio comienzo al esperado evento con unas palabras sobre la motivación que la llevó a postularse como candidata y sus objetivos de llegar a la Casa Blanca.

Pero este correcto arranque fue ‘postureo' en un debate donde la tensión no se podía eludir. El primer golpe lo recibió Trump, y no provino de Hillary Clinton. Cuestionado por uno de los moderadores acerca de sus dichos sobre las mujeres en un vídeo que salió a la luz la semana pasada, Trump respondió: "No me siento orgulloso de lo que dije, pero es una charla de vestuario. Respeto a las mujeres y no hice nada de lo que dije (en el vídeo). Vine aquí para hablar de las propuestas que tengo para el país", matizó el republicano.

Con apenas cinco minutos de debate, Clinton vio una clara oportunidad para atacar: "Con lo que vimos la semana pasada sabemos lo que piensa Trump. Ya había mostrado su opinión acerca de una miss universo y no estoy de acuerdo con sus palabras, no respeta a las mujeres. Eso no es lo que somos en América".

Una discusión personal que se producía mientras ambos paseaban por el escenario. El republicano decidió que era el momento de sacar al marido de su rival a escena: “Él ha hecho cosas mucho peores”, indicó. “Tiene una historia de abuso a las mujeres y la propia Hillary atacó a las que lo acusaron, riéndose de la joven de 12 años que fue violada y que ella defendió en tribunales…”, señaló el republicano. Tras 15 minutos de debate había vísceras y ninguna propuesta de gobierno pero, se veía un Trump mucho más cómodo y agresivo que el primer encuentro.

TRUMP A CLINTON: “SI YO HUBIERA SIDO PRESIDENTE TÚ ESTARÍAS EN LA CÁRCEL”

Donald Trump consideró, tras defenderse de los ataques por el vídeo, que era el momento de sacar el caso de los emails de su rival. El magante recordó que Clinton fue exonerada de una investigación federal sobre este asunto, aunque el FBI calificó de “descuidado” el manejo que hizo de los emails. Apuntado que utilizó para su cuenta de email cuando era secretaria de estado y los 33.000 emails que esta borró, alegando que en su mayoría eran personales. “No ha hecho nada en 30 años que lleva en política”, apuntó el republicano.

La demócrata reiteró que asumía la responsabilidad en este caso, pero acusó a Trump de tergiversar y mentir, e invitó a la audiencia a seguir su página web para “corroborar los hechos”. “El está haciendo muchas acusaciones falsas”, dijo Clinton. “Es algo positivo que alguien con el temperamento de Trump no está a cargo de la ley en el país”.

Mientras Trump le interrumpía y presionaba para que hablase a la audiencia de este caso. Un hecho que provocó la reacción del moderador que pidió calma y respeto al candidato, quién aprovechó la ocasión para volver a quejarse del trato de los presentadores: “Esto es un 3 contra 1”.

© Proporcionado por Bolsamanía

ISLAMISMO, IRAK, SIRIA Y RUSIA

Las preguntas de los votantes permitieron salir de los temas personales. En concreto, una mujer musulmana preguntó por la situación de su comunidad en el país y la existencia de islamofobia. Trump, quien durante su campaña propuso en un momento dado prohibir la entrada a este país de personas de religión musulmana, dijo que “tiene razón sobre la islamofobia” pero luego ignoró a la mujer y contiuó diciendo que los “musulmanes tienen que reportar cuando ven algo sospechoso, no lo hicieron en San Bernardino”.

Clinton aprovechó para recordar que Trump atacó a los padres de un soldado estadounidense de origen pakistaní y religión musulmana, el Capitán Humayun Kahn, quien murió en Irak peleando con las fuerzas de este país. “Él se sacrificó y él no hizo más que atacarlos. Hemos tenido a musulmanes en este país desde la época de George Washington y es muy peligrosa esta retórica, cuando lo que necesitamos es que los musulmanes americanos estén con nosotros en esta lucha”, apuntó Hillary Clinton

Trump contestó que si hubiera estado en sus manos en ese momento “Kahn estaría vivo” y lo calificó de “héroe”, aunque después de que los Kahn hablasen en la convención nacional demócrata los criticó en varias declaraciones públicas y por medio de Twitter.

Un punto en el que republicano aprovechó para hablar de los refugiados:"Voy a realizar un veto 'extremo' para la gente de algunos países como Siria. Hay mucha gente que entra a nuestro país sin saber quiénes son y qué es lo que quieren. De los sirios deberían ocuparse más los países del Golfo", señaló Trump.

Hillary quiso dar otra vuelta al tema para atacar a su rival y aprovechó para afirmar que desde hace un tiempo Wikileaks, con el apoyo del gobierno de Putin, está lanzando informaciones para favorecer la victoria de Trump en las elecciones. "Quizás porque Trump es amigo de Putin", ha indicado la demócrata. Trump, por su parte, ha comentado que siempre intentan asociarle a Moscú, pero también ha admitido que estaría muy bien que EEUU se llevara bien con Rusia para poder así "luchar juntos contra ISIS".

© Proporcionado por Bolsamanía

IMPUESTOS, SANIDAD Y ENERGÍA

Parecía que el debate iba aterrizando en el terreno Clinton. Las preguntas de los votantes sobre los impuestos permitió a la candidata volver a insinuar que Trump no pagaba sus impuestos, pero este volvió a salir de esta acusación acusando a su rival de favorecer a “sus amigos”.

Pero en esta ocasión no hubo enfrentamiento y las vísceras daban paso a las políticas. El republicano se mostró partidario de bajar los impuestos a todos para así favorecer la creación de empleo, y que las empresas no salgan fuera de EEUU, mientras que Clinton afirmaba que subirá los impuestos a las grandes fortunas. "Quiero invertir en las familias que trabajan duro", ha indicado la ex secretaria de Estado.

La sanidad y la reforma de Obama (Obamacare) han tenido también su espacio en el debate. Las críticas de Trump hacia el plan del actual presidente estadounidense eran evidentes, aunque no ha sabido proponer un plan alternativo. La postura de Clinton ha sido más moderada, indicando que mantendrá los aspectos positivos del Obamacare, aunque sí intentará "reducir algunos costes", ya que precisamente su alto coste ha sido uno de los aspectos más criticados desde el bando republicano.

¿FINAL FELIZ?

Cuando el tiempo se agotaba, la pregunta de un ciudadano originó el momento entrañable que propició la carcajada de los asistentes y la sonrisa de los protagonistas. "¿Que cualidad destacaríais de vuestro rival?", preguntó. Hillary, fue la primera en lanzarse a este reto: “No estoy de acuerdo (con Trump) pero respeto a sus hijos. Sus hijos son capaces y devotos. Eso quiere decir que Donald es capaz (como padre)”. Donald Trump respondió: “Lo que respeto de Hillary es que no se rinde. Es una peladora. Pelea duro. Y considero que eso es una buena cualidad”.

Y con una gran ovación, ahora sí permitida, terminó el segundo debate. Un final feliz muy hollywodiense tras un bronco debate que, en líneas generales, benefició a Trump, que hora y media antes parecía estar en la cuerda floja y, bien por sus dotes de supervivencia o porque Clinton no supo 'soplar' lo suficiente, toma fuerza tras este segundo debate de cara al último encuentro, el 19 de octubre en Las Vegas (Nevada), donde ninguno de los dos contendientes estará para juegos.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon