Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dos razones para ser optimista con el mercado en la vuelta de vacaciones

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 31/08/2016 Óscar Giménez

Los inversores también se van de vacaciones. Esto ha debido pasar en las últimas semanas con el comportamiento lateral de las principales bolsas europeas. Ahora, en el regreso al trabajo, se encuentran con un mercado en el que hay razones para huir del pesimismo de lo vivido en el año hasta agosto, explican en Bankinter.

Esta semana, de transición entre agosto y septiembre, trae consigo “intensidad macro”. Importantes referencias como el ISM Manufacturero o el Informe de Empleo en Estados Unidos que “mostrarán algo de pérdida de fuelle”, advierten los analistas de Bankinter en su informe semanal de mercados. Sin embargo, “el empleo americano evoluciona bien y no tiene importancia si algunas cifras flojean”.

Así, aunque los datos económicos de esta semana sean débiles, “no afectarán demasiado porque estamos en un ciclo expansivo casi consolidado, aunque no explosivo, y porque el mercado está soportado por los bancos centrales”, dos razones por las que ser optimista y que detallan en Bankinter: “Lo que nos espera es mejor, en general, de lo que creemos”.

1. CICLO ECONÓMICO EXPANSIVO

“El mundo crece tal vez algo menos del 3%. Las economías desarrolladas, mejor: Alemania +1,8%, Francia +1,4%, Italia +0,7%, España +3,2%, Reino Unido +2,2%, Japón +0,6% (suficiente para una economía sin paro), Estados Unidos +1,1% (pero acelerando hacia el entorno del 2%)”, indica el informe de Bankinter. Unas cifras de crecimiento sobre las que “no se puede decir que sean preocupantes”, a lo que hay que añadir la ausencia de inflación que permite prolongar el escenario de tipos reducidos.

© Proporcionado por Bolsamanía

2. EL MERCADO LO “AGUANTA” TODO

Las bolsas europeas arrojan saldos negativos en el acumulado del año (-13% el Ibex 35), que contrastan con los máximos históricos de los principales índices de Wall Street. “Los bancos centrales se han convertido en un factor de soporte determinante. Actúan directamente sobre los precios de los bonos, pero indirectamente su influencia se extiende hacia todas las clases de activos. Bolsas inclusive”, explican en Bankinter. En este contexto, los beneficios empresariales “no son brillantes”, pero los tipos bajos “hacen que las compañías valgan más”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon