Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Draghi alienta otro mínimo del euríbor... y la banca francesa aún mira más abajo

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 13/12/2016 Pedro Calvo

Algo tan anormal como que el euríbor a 12 meses se encuentre en negativo se ha convertido en familiar a fuerza de costumbre. Es lo que tiene que lleve ya diez meses por debajo del 0%. Pero incluso aunque la capacidad de sorpresa parece agotada, aún puede haber margen para más. Y así lo reflejan los datos del panel de bancos a partir de los que el índice hipotecario se calcula.

En la actualidad, ese panel ha quedado reducido a 20 entidades. Hubo un tiempo en el que se contaban más de 40. Pero ese tiempo pasó, y ahora, a la espera de la llegada del nuevo euríbor, prevista para 2017, apenas queda una veintena. Son ellos los que ofrecen cada día los datos del interés al que estarían dispuestos a prestar dinero a otros bancos a distintos plazos de tiempo. Y a partir de esos datos se calcula cada uno de los plazos del euríbor.

El más relevante, por su sensibilidad, para las familias españolas es el euríbor a 12 meses, la referencia para la mayoría de las hipotecas a tipo variable existentes en nuestro país. Tras la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), celebrada el pasado jueves, el índice hipotecario ha marcado un nuevo mínimo histórico. En concreto, ha descendido hasta el -0,081%.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero los datos de ese panel de bancos, recogido por el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, por sus siglas en inglés), reflejan que ese mínimo puede ser de lo más efímero. Y que tiene margen para seguir cayendo. Sobre todo, por lo que respecta a tres de los cinco representantes de la banca francesa, que son los que muestran, con diferencia, los datos más bajos del panel. De hecho, BNP Paribas ha pasado incluso el umbral no ya del -0,10% o el -0,15%, sino del -0,20%. El pasado viernes el interés que manifestó por el plazo de 12 meses fue del -0,21%. Otro francés, Société Générale, propuso un -0,18% y Crédit Agricole, un -0,15%. Otro banco, esta vez alemán, DZ Bank, figura en el mismo panel de ese día con un -0,10%. En los restantes casos, entre los que se encuentran los españoles BBVA, Banco Santander, CaixaBank y Cecabank, oscilan entre el -0,06% y el -0,10%.

En caso de que esos tres bancos franceses estén ejerciendo de 'avanzadilla' de los demás, y el euríbor descendiera hasta ese -0,20% al que ha llegado ya BNP, acentuaría la polémica en torno a la banca. En el pasado, en España se llegaron a conceder hipotecas con un diferencial de 0,17 puntos porcentuales sobre el euríbor, con lo que se abriría un nuevo foco de tensión en caso de que la referencia hipotecaria cayera por debajo de ese nivel. En ese supuesto, crecería el debate acerca de si un banco terminaría pagando intereses al hipotecado, restándoselos al capital prestado, algo que el sector ya ha anticipado que nunca ocurrirá. "El límite está en el 0%. Que a uno le salga la hipoteca gratis, ¿qué más se puede pedir?", llegó a afirmar el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres. Pero, al mismo tiempo, que el sector tampoco desea que se produzca ese 'algo' precisamente por el revuelo que puede generar, y más aún tras el historial acumulado en los últimos años con distintos productos -como las preferentes- o condiciones -como las cláusulas suelo-.

LAS SUBIDAS QUEDAN LEJOS

Por ahora, con los datos acumulados en las dos primeras semanas de diciembre, el euríbor camina hacia un nuevo mínimo histórico en su media mensual, que es la que se tiene en cuenta en las revisiones hipotecarias. Por ahora, el promedio de diciembre se sitúa en el -0,079%, por debajo del -0,074% de noviembre.

Lo que sí parece claro es que al euríbor a 12 meses le queda aún una larga temporada por debajo del 0% y, por tanto, en zona de mínimos históricos. Al menos, eso es lo que se desprende de lo hecho y dicho por la entidad presidida por Mario Draghi el pasado jueves y de la primera reacción por parte tanto del mercado como del panel de bancos.

Por ahora, el BCE se ha comprometido a mantener su política monetaria más extraordinaria, consistente en comprar activos en el mercado -bajo un programa que responde a las siglas APP-, al menos hasta diciembre de 2017. Si cumple este calendario, los tipos de interés oficiales en la Eurozonaseguirán en el 0% en el que se encuentran ahora al menos hasta 2018. O más allá si, por ejemplo, se toma como referencia lo que hizo la Reserva Federal (Fed) estadounidense, que se tomó más de un año entre el final de su último programa de compra de activos (QE), finiquitado en octubre de 2014, y la primera subida de los tipos, que se demoró hasta diciembre de 2015.

En caso de que el BCE siga un camino similar, hará realidad uno de los temores ante los que la banca ya ha ido preparándose: la convivencia con unos tipos de interés al 0% -o muy cerca- al menos hasta 2020, una realidad que le obligará a seguir ajustando sus costes y mejorando su eficiencia para contrarrestar el efecto de unos intereses tan bajos en su negocio tradicional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon