Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

EEUU reconoce que su objetivo de crecimiento para 2017 es inalcanzable

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 10/05/2017 Noemí Jansana

EEUU no crecerá al ritmo proyectado por el gobierno este 2017. La economía estadounidense no logrará expandirse hasta el objetivo del 3% que se ha fijado la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ya que no se podrán implementar todas las políticas fiscales y económicas con la velocidad deseada por los miembros de su gabinete. Así lo ha reconocido el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en una entrevista con 'Reuters'.

El Producto Interior Bruto aumentó hasta el 2,2% en el primer trimestre del año en términos anuales, lejos aún de la marca que la flamante administración pretendía alcanzar este año. Un ritmo de expansión de la economía que no se consigue desde julio de 2015 y que tampoco se verá este 2017 a causa de que no se han podido implementar las nuevas políticas en materia de regulaciones, impuestos, energía y comercio, señala Ross. El secretario de Comercio culpa a las trabas del Congreso que “lo ha ralentizado todo, ya que no tenemos ni siquiera a la mitad de la gente en sus puestos”.

Ross también ha confesado que el crecimiento del 3% sólo se podrá alcanzar durante el año posterior a la fecha en que todas las medidas que ha anunciado Trump y que ofrecerán un impulso a la economía estén funcionando.

© Proporcionado por Bolsamanía

MENOS AGRESIVOS EN COMERCIO EXTERIOR

El titular de la Secretaría de Comercio también ha señalado que la administración Trump tratará de usar las herramientas existentes para aplicar agresivamente las reglas comerciales e insistir en un trato más justo para los productos estadounidenses, en lugar de adoptar el enfoque más agresivo que Trump esgrimió en la campaña electoral de 2016.

Los comentarios parecen representar otro paso hacia el centro por parte de la administración Trump. Así o indican hechos como, por ejemplo, que Ross reconozca que el déficit comercial de materias primas como el petróleo importado son "irreprochables" y no inherentemente malos.

Esta retórica más amable se palpa también en el giro a la hora de renegociar acuerdos existentes como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés) que Ross ha explicado que aún se está valorando si dividir en acuerdos bilaterales con Canadá y México o mantener el acuerdo a tres bandas.

Otras promesas de Trump como la aplicación de aranceles a productos importados para castigar a las empresas que compiten de manera injusta con EEUU también han suscitado preocupación entre los socios comerciales del país. Ross, sin embargo, se ha esforzado en disipar el miedo al proteccionismo y ha señalado que la administración Trump no trata de restringir el comercio activamente con sus acciones.

Preguntado por si la fortaleza del dólar es un problema para alcanzar los objetivos comerciales de Estados Unidos, Ross ha dicho: "No creo que sea tanto que el dólar es demasiado fuerte como que las otras monedas sean demasiado débiles".

Y ha agregado que el Departamento de Comercio se centrará en "las cosas que podemos arreglar", como luchar contra los subsidios estatales extranjeros y la competencia desleal en productos por debajo del coste en los mercados de los Estados Unidos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon