Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El último farol de Trump a Corea del Norte: no hubo una flota desplegada en el Mar de China

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 19/04/2017 Alberto Sanz

Trump y Kim Jong-Un parecen estar jugando una extraña y peligrosa partida de póquer. Mediante un continuo cruce de declaraciones y amenazas militares, ambos se retan día tras días. Pero al presidente de Estados Unidos le han pillado tirándose un farol y eso en un partida de este nivel queda muy mal.

Un movimiento ficticio que le puede jugar una mala pasada. Estados Unidos intentó dar una respuesta inmediata a la última prueba nuclear de Corea del Norte. Para ello, la Casa Blanca informó del envío una flota al mar del China como una estrategia disuasoria ante el provocador régimen comunista.

© Proporcionado por Bolsamanía

Un importante despliegue militar con el prestigioso portaaviones Carl Vinson, buque que lideró la intervención contra Bin Laden, al frente. Junto a él estaría en esta maniobra cuatro barcos de guerra de la Marina de Estados Unidos. Pero The Washington Post y The New York Times han destapado la mentira. Esta flota navegaba exactamente en dirección contraria a la península de Corea. Su objetivo era participar en ejercicios junto con la armada australiana en el océano Índico, a más de 5.000 kilómetros de Corea del Norte.

Una trama de ficción para amedrentar al enemigo. Desde la Casa Blanca se anunciaba que este grupo de combate, con 6000 soldados y más de 60 aviones, se dirigían desde Singapur hacia Corea del Norte. Era el 8 de abril y dos días antes Estados Unidos había bombardeado al régimen sirio. Pletóricos por el ataque a las tropas de Al-Assad, los militares explicaron que el despliegue naval tenía como objetivo responder a Corea del Norte, cuya carrera "temeraria, irresponsable y desestabilizadora" para lograr un misil intercontinental con capacidad atómica lo había convertido en el "peligro número uno de la región".

Como recoge el diario El País y The New York Times, tras conocerse este "descalabro" estratégico, el portaaviones, esta vez sí, se dirige hacia la Península de Corea. Llegará a su destino la semana próxima.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon