Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 43% de los trabajadores tienen riesgo de ser sustituidos por robots

Bolsamanía Bolsamanía 02/03/2016 Bolsamanía

La Cuarta Revolución Industrial es un movimiento cada vez más presente y menos futuro. Las máquinas son capaces de realizar muchas de las tareas que realizan las personas pero la sustitución de los humanos por máquinas no implica directamente la sustitución de empleo.

Los avances tecnológicos de los últimos tiempos van a permitir la robotización de determinadas tareas no repetitivas que hasta el momento era exclusivas de personas. La Cuarta Revolución Industrial tendrá un efecto importante sobre nuestra economía.

La tecnología ya es capaz de automatizar profesiones cualificadas como contables, analistas financieros y economistas, mientras que aquellas en las que la interacción humana y la creatividad tienen más importancia, por ejemplo: médicos de familia, músicos,... así lo explica un estudio Caixa Bank Research. Científicos y gerentes tienen poco riesgo, mientras que los administrativos se concentran en el grupo de alto riesgo.

© Proporcionado por Bolsamanía

Según el estudio un 43% de los puestos de trabajo actualmente existentes en España tienen un riesgo elevado de poder ser automatizados a medio plazo, mientras que el resto de los puestos de trabajo quedan repartidos a partes iguales entre el grupo de riesgo medio (entre el 33% y el 66% de probabilidad) y bajo (inferior al 33% probabilidad).

No obstante, esta noticia no es directamente mala. No hay que confundir el potencial de robotización de la economía con la desaparición de los empleos. La tecnología destruye profesiones, pero no la posibilidad de trabajar. La automatización de las profesiones que conocemos hoy en día ofrece la posibilidad de reorientar la naturaleza del trabajo, liberando a los trabajadores para que puedan dedicarse a nuevas actividades en­­ las que desarrollen todo su potencial, como ya hicieron el aspirador o la lavadora en el ámbito doméstico.

La mayoría de los traba­­ja­­­­dores dedican gran parte de su tiempo a tareas en las que desaprovechan su ventaja comparativa respecto al robot, por lo que existe un gran potencial para crear nuevas profesiones si las instituciones y los individuos aprovechan la ocasión. Los robots tienen una gran capacidad lógica y de gestión del big data, pero la inspiración, la intuición y la creatividad quedan lejos de su alcance.

Como conclusión el estudio asegura que: a largo plazo, en un mundo en el que los robots fueran capaces de realizar absolutamente todas las tareas, la distribución de la renta y la riqueza, y no la escasez de recursos, sería la principal razón de ser de los economistas.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon