Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El amigo americano de Putin, Rex Tillerson, llega al equipo de Trump

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 14/12/2016 Alberto Sanz

Donald Trump vuelve a sacudir los cimientos de Estados Unidos con la elección de uno de los puestos más sensibles de su ejecutivo, el secretario de Estado. El encargado de liderar la diplomacia de Estados Unidos será el presidente de la petrolera estadounidense Exxon Mobil, Rex Tillerson.

© Proporcionado por Bolsamanía

Una decisión cargada de polémica. Tillerson mantiene fuerte vínculos con Rusia desde los años 90 y una especial amistad con el presidente Vladimir Putin, quien incluso le otorgó una medalla, la Orden de la Amistad, en 2013. Además, los negocios de su petrolera han tenido fuertes vínculos con empresarios rusos. La clave de la contienda surge porque el ejecutivo petrolero encarará este cargo público con las relaciones entre Rusia y Estados Unidos en su peor momento desde la Guerra Fría.

La tensión entre Obama y Putin por la intervención rusa en Siria y las sospechas sobre el hackeo ruso a las elecciones de Estados Unidos han creado un importante clima de tensión entre ambas potencias mundiales. Este escenario provoca que Rex Tillerson sea considerado como un aliado del enemigo. Este hecho se muestran entre senadores republicanos, como John McCain o Marco Rubio, muestren su desconfianza ante este trascendente nombramiento.

Una postura que como apunta el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, Alberto Priego, “podría provocar que desde la Cámara de Representantes y el Senado, ambas en el poder de los republicanos llegue a vetar este nombramiento”, si se suma a la más que segura negativa por parte de los demócratas.

No obstante, la llegada de Tillerson al Ejecutivo “es coherente con la campaña de Trump”, apunta Priego. Principalmente, porque el presidente electo ha mostrado desde el principio su afinidad con Rusia. “Además de acercarse a Putin y a la clase política rusa, este nombramiento ofrece, a priori, una política exterior más activa con especial presencia en Siria e Irak”, añade el profesor.

LA SOMBRA DEL CONFLICTO DE INTERESES APARECE DE NUEVO

El secretario de Estado nombrado por Donald Trump se opone a cualquier sanción económica a cualquier país ya que las considera “medidas extremadas y casi siempre muy poco efectivas”. Pero, en concreto, Tillerson ha denunciado abiertamente las sanciones internacionales contra Rusia tras su anexión de Crimea.

Una sanción que, según informó Exxon, le costó a la compañía que dirige Rex Tillerson 1.000 millones de dólares en proyectos conjuntos con el país, en su mayoría, a los acuerdos que firmó con Rosneft, la empresa petrolera estatal de Rusia.

Una alianza que se forjó en 2011 y que tiene como protagonista a Igor Sechin, presidente ejecutivo de Rosneft y considerado una de las personas más poderosas de Rusia. La amistad entre Sechin y Tillerson provocó que Rosneft permitiera a Exxon el acceso a los enormes yacimientos de petróleo bajo el Ártico ruso. Por su parte, la compañía rusa la oportunidad de invertir en la operaciones extranjeras de Exxon.

Tras las sanciones, el acuerdo entre ambas compañías petroleras se frenó. Por lo tanto, en el caso de que la administración Trump modificara su posición sobre el castigo a Rusia, el elevado accionariado de Tillerson en Exxon Mobil podrían dispararse e incurrir en un serio conflicto de intereses.

UNA VIDA DEDICADA AL PETRÓLEO

Rex Wayne Tillerson tiene 64 años, cuatro hijos y ninguna experiencia en ningún cargo público. Su vida está vinculada a ExxonMobil, la mayor compañía petrolera del planeta. Tillerson ingresó en la empresa en 1975, como ingeniero de producción. Llegó al alto cargo de la multinacional en 2006 y fue reelegido en 2008. Su trascendencia global fue reconocida cuando la revista Forbes le consideró, en 2015, como la 25º persona más poderosa del mundo.

Ahora trasladará su conocimiento del 'oro negro' a la escena internacional. Como también asegura Forbes, Tillerson conoce desde dentro el negocio que financia a grupos como el Estado Islámico y que impulsa a las economías de las potencias de Oriente Próximo, como las de Irán y Arabia Saudí.

El próximo secretario de Estado comparte con su presidente su crítica de lo que califica de exceso de regulación estatal. Para él, la mayoría de las normas y reglamentos del Estado son una burocracia innecesaria. Y, aunque si reconozca el cambio climático, señala públicamente que las energías renovables “jamás conseguirán sustituir a las fósiles”.

Donald Trump define a Tillerson como "la encarnación del sueño americano", dijo Trump en un comunicado. "Su tenacidad, su amplia experiencia y su profundo conocimiento de la geopolítica hacen de él una excelente opción para el cargo de secretario de Estado", señaló el presidente en un comunicado el cual habrá sido muy celebrado desde Kremlin.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon