Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Ayuntamiento de Valencia endosó al Estado facturas de 206 millones de euros

Bolsamanía Bolsamanía 14/02/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

La inacción del Gobierno frente a la corrupción del PP oscurece los mejores datos de la legislatura. Es difícil que los responsables de empresas del Ibex defiendan la continuidad de Rajoy ni aunque suponga una figura de estabilidad.

Tal y como informa El Mundo, el líder del PP puede replicar que a los del Ibex les ha ido peor con él y, en efecto, el primer ejecutivo de un grupo energético español admite que "el PP lleva la fama, pero el Gobierno del PSOE fue más business friendly".

Y es que resulta incomprensible que Rajoy que ha sido capaz de desalojar a Alfredo Sáenz del Banco Santander, resistir la presión del Ibex y de los fondos internacionales para pedir un rescate o de enfrentarse al poderoso lobby eléctrico no pueda con casos como el de Rita Barberá.

La investigación sobre si se blanqueó dinero para financiar al PP, tras amañar contratos en el Ayuntamiento de Valencia abre un nuevo interrogante y es adónde han ido a parar los fondos prestados y no devueltos aún. La corporación que dirigió Rita Barberá hasta 2015 recibió fondos de rescate estatal por valor de 206 millones para pagar facturas a sus contratistas. Se trata del segundo municipio de España más rescatado por el Gobierno central desde 2012 por detrás del de Madrid, dirigido por Ana Botella, exponen desde El Mundo.

Las irregularidades investigadas en el equipo municipal de Rita Barberá arrojan nuevas sombras sobre si entre las facturas que el Ayuntamiento de Valencia endosó al Estado hay alguna procedente de contratos amañados. El ex concejal de Hacienda, investigado en estos días asegura que no había irregularidades "Desde luego nunca he sabido yo que se amañara nada".

Investigado también por su presunto control de la caja B está el ex vicealcalde Alfonso Grau, se mostraba contento junto a Barcerá cuando en 2012 se formalizó la recepción del rescate estatal, el Fondo de Pago a Proveedores. Para las cuentas de la corporación municipal de Barberá fue clave la creación de este mecanismo. El objetivo era financiar a las administraciones con créditos blandos para que abonaran las facturas que tenían pendientes. A cambio, se les exigía más control de las cuentas públicas.

ASALTAN LAS DUDAS

Barberá, alcaldesa de Valencia desde 1991, había acumulado más de 180 millones sin pagar porque intentaba financiarse en la crisis dejando de pagar a sus proveedores. Según los datos oficiales hechos públicos por El Mundo, el Ayuntamiento recibió 183 millones ya en el primer año del fondo, solo superado por el de Madrid. El tercer ayuntamiento más rescatado fue el de Zaragoza.

En 2013, Barberá aún logró otros 6,8 millones del mismo instrumento financiero estatal y, finalmente, otros 17 millones en sus últimos meses de mandato a través del llamado FLA Social. Fuentes del Ministerio explican que en el procedimiento de pago a proveedores se supervisa que se trate de una factura real a un contratista, pero que el Departamento no puede conocer si en ella ha habido un arreglo en B entre el proveedor y la administración adjudicataria. ¿Cuántas facturas amañadas ha pagado el contribuyente en Valencia?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon