Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Banco de España avisa: las previsiones para 2016 no están exentas de riesgos

Bolsamanía Bolsamanía 09/02/2016 Bolsamanía

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha avisado de que las previsiones españolas para 2016, que apuntan a un incremento del PIB del 2,8% tras el 3,2% de 2015, no están exentas de riesgos.

En declaraciones a los medios durante la conferencia organizada por el Official Monetary and Financial Institutions Forum (OMFIF), Linde ha explicado que el vacío de poder, la incertidumbre sobre el crecimiento global y la volatilidad de los mercados constituyen los principales riesgos para España.

Tal y como ha señalado, el crecimiento del 2,8% al que apuntan la mayoría de los analistas para España está por encima de la media de la zona euro, aunque el escenario central no está exento de riesgos.

Además, ha considerado "obvio" que la incertidumbre sobre el futuro Gobierno de España puede afectar a algunas decisiones de inversión, aunque el impacto está siendo limitado por el momento, según recoge Europa Press.

BRUSELAS YA ALERTÓ SOBRE LA INCERTIDUMBRE POLÍTICA

La Comisión Europea ha recortado las previsiones de crecimiento para la zona euro, pero en cambio ha elevado ligeramente sus previsiones para España, al mismo tiempo que ha advertido de la incertidumbre política en nuestro país.

En concreto, la CE prevé que el PIB de España crezca un 2,8% en 2016, frente a su anterior previsión de crecimiento del 2,7%. Para 2017, espera un crecimiento del PIB del 2,5%, frente a la anterior previsión del 2,4%.

"Los riesgos a la baja para la previsión de crecimiento se derivan principalmente de la incertidumbre que rodea la formación de un nuevo gobierno", ha señalado la CE en un informe recién publicado. Además, en opinión de Bruselas, España necesita tomar medidas adicionales para reducir su déficit al 2,8% en 2016, valoradas en torno a 8.000 millones de euros.

La previsión de la CE es que el déficit español se sitúe en el 3,6% en 2016 y en el 2,6% en 2017 y que en 2015 haya sido del 4,8%, frente al compromiso del 4,2%. El objetivo para 2016 se sitúa en el 2,8%. Sobre la inflación, prevé que repunte al 0,1% en 2016 y al 1,5% en 2017.

¿QUÉ DICE EXACTAMENTE LA COMISIÓN EUROPEOA SOBRE ESPAÑA?

"El crecimiento económico se suavizará, pero permanecerá robusto, apoyado por la creación de empleo, mejores condiciones financieras, confianza alta y bajos precios del petróleo. La inflación volverá a tasas positivas pero bajas y el desempleo seguirá bajando. El déficit también se reducirá gracias a la recuperación económica", explica la CE sobre España.

Respecto al desempleo, la CE prevé que la tasa de paro caiga por debajo del 19% en 2017. Además, los expertos comunitarios señalan que

"los riesgos a la baja para el crecimiento provienen sobre todo de la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno". En concreto, prevé que el paro caiga al 20,4% en 2016 y al 18,9% en 2017.

Puede acceder aquí al informe completo en inglés sobre España de la Comisión Europea

LAS PREVISIONES SOBRE LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT

Respecto al déficit, la CE señala que "la reducción del déficit está cayendo, pese al aumento del PIB. En el tercer trimestre, el déficit cayó tan sólo un 0,1% del PIB y los datos de octubre indican que no hubo reducción".

La CE añade que pese a las rebajas fiscales en el IRPF, la recaudación fiscal total se ha comportado "bien, gracias a la fuerte recuperación de la demanda doméstica y a los impuestos empresariales". Sin embargo, también destaca el aumento del gasto público en los últimos meses, por lo que la reducción del déficit se está produciendo gracias al "positivo entorno macroeconómico".

"El déficit de España caerá hasta el 4,8% en 2015 y hasta el 3,6% en 2016", prevé la CE. "Los riesgos para esta previsión vienen de la incertidumbre sobre el grado de gasto, sobre todo en los gobiernos regionales". Por último, la CE prevé que el ratio de deuda sobre el PIB toque un máximo del 101,2% en 2016 y baje en 2017 hasta el 100,1%.

© Proporcionado por Bolsamanía

PREVISIONES MENOS POSITIVAS PARA LA UE Y LA ZONA EURO

La economía de la Unión Europea crecerá un 1,9% este año (una décima menos de lo calculado en noviembre), mientras que la eurozona avanzará un 1,7% (también una décima menos). El crecimiento se acelerará en 2017, con unas tasas del 2% y el 1,9% para la UE y la zona euro, respectivamente, según la CE.

El análisis subraya que, aunque algunos factores que favorecen el crecimiento son ahora más fuertes y duraderos de lo asumido con anterioridad, entre los que cita el precio del petróleo y el tipo de cambio del euro, advierte de que algunos riesgos se están pronunciando y otros nuevos están surgiendo. Entre otros, la Comisión Europea cita el freno al crecimiento de China y de otras economías de mercado, el débil comercio global y la incertidumbre geopolítica.

El Ejecutivo comunitario estima que el consumo privado seguirá siendo el factor principal de crecimiento tanto en 2016 como en 2017, gracias a las mejoras en el mercado laboral y a una creciente renta real disponible. De la misma forma, Bruselas considera que la inversión debería beneficiarse "gradualmente" del crecimiento de la demanda, de mejores márgenes de beneficios, de condiciones favorables de financiación y de una menor presión al desapalancamiento.

TODOS LOS PAÍSES CRECERÁN, A EXCEPCIÓN DE GRECIA

Según las previsiones de Bruselas, todos los países de la UE registrarán tasas positivas de crecimiento del PIB en 2016, salvo Grecia, cuya economía retrocederá un 0,7%. Por el contrario, los Estados miembro que más crecerán serán Irlanda (4,5%), Rumanía (4,2%), Malta (3,9%) y Luxemburgo (3,8%). España, por su parte, se incrementará un 2,8%, Alemania un 1,8%, Italia un 1,4% y Francia un 1,3%.

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, ha resaltado que Europa "continúa con su recuperación", aunque ha instado a permanecer "vigilantes" puesto que el crecimiento "moderado" se enfrenta a "crecientes vientos en contra". "Es importante continuar con las reformas estructurales que ayuden a crecer a nuestras economías, a resistir shocks en el futuro y a mejorar las oportunidades de empleo para nuestra población", ha manifestado.

MOSCOVICI AFIRMA QUE TODAVÍA HAY TRABAJO POR HACER

A su vez, el comisario para Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, ha señalado que la economía europea está "capeando con éxito" nuevos retos este invierno, apoyada por el petróleo barato, el tipo de cambio del euro y los bajos tipos de interés. Sin embargo, ha alertado de que "el entorno global más débil supone un riesgo". "Hay más trabajo que hacer para fortalecer la inversión y nuestra competitividad de un modo inteligente y completar el trabajo de arreglar nuestras finanzas públicas", ha añadido.

La Comisión Europea prevé también un "incremento modesto" en relación al empleo. Así, destaca que las tasas de desempleo continuarán cayendo, aunque a un ritmo más lento que el año pasado, y remarca que esta bajada será más pronunciada en los Estados miembro donde se han implementado reformas de mercado.

De esta forma, la tasa de desempleo en la zona euro caerá desde el 11% en 2015 hasta el 10,5% en 2016 y el 10,2% en 2017. En la UE, este dato cerrará 2015 con una tasa del 9,5% y se reducirá hasta el 9% y el 8,7% este año y en 2017, respectivamente.

Puede acceder aquí al informe completo en inglés sobre España de la Comisión Europea

EL DÉFICIT SEGUIRÁ CAYENDO A LO LARGO DEL 2016

Asimismo, el Ejecutivo comunitario calcula que el déficit fiscal conjunto en la zona euro se reducirá gracias a una actividad económica y, en menor medida, por unos gastos por intereses más bajos. En este sentido, el déficit de la eurozona será del 1,9% este año y del 1,6% el año que viene. Por otro lado, estima que la deuda sobre el PIB el la zona euro se reduzca hasta el 91,3% en 2017.

Por último, Bruselas asegura que el incremento de los precios seguirá siendo "muy bajo" en la primera mitad del año y que deberían empezara repuntar en los últimos seis meses tras una disminución del impacto de la caída de los precios del petróleo. En concreto, la inflación anual para 2016 será del 0,5% y alcanzará el 1,7% en 2017, según Europa Press.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon