Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés en el 0,25% y revisa al alza la inflación para 2017

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 11/05/2017 Noemí Jansana

Tal y como se había previsto por la inmensa mayoría de analistas, no ha habido cambios ni el los tipos de interés ni en la política monetaria por parte del Banco de Inglaterra (BoE). El organismo ha mantenido las tasas en el mínimo histórico del 0,25% y también ha dejado intacto el programa de compras de activos en 435.000 millones de libras mensuales. La libra ha reaccionado con caídas hasta alcanzar un mínimo semanal por debajo de los 1,2850 dólares, a pesar de que el BoE ha señalado que los tipos de interés subirán antes de la fecha prevista, en la segunda mitad de 2019.

“Era poco probable que la decisión de este mes de mayo ofreciera ninguna sorpresa dada la proximidad de la cita electoral del 8 de junio”, señala Craig Erlam, analista de Oanda. Ni tan sólo ha habido variaciones en el número de miembros del Comité de Política Monetaria (MPC por sus siglas en inglés) que han votado a favor de incrementar el precio al que se presta el dinero. Kristin Forbes ha mantenido su apuesta por incrementar los tipos este mes, pero los otros siete miembros con derecho a voto del BoE se han decantado por mantener la tasas en su nivel más bajo de todos los tiempos.

El regulador británico ha acompañado su decisión con un comunicado en el que ha señalado que el organismo podría acometer una subida de tipos antes de la fecha esperada por el mercado, hacia finales de 2019, lo que indica que espera que el Brexit se acometa en el tiempo previsto de dos años.

En su posterior rueda de prensa, el gobernador del banco central de Reino Unido, Mark Carney ha reiterado que "como ha sido el caso desde nuestro pronóstico de agosto, asumimos que el proceso de salida de la Unión Europea (UE) será suave, lo que significa que habrá consenso sobre acuerdos comerciales futuros y habrá una transición o un período de implementación desde la negociación hasta ese nuevo acuerdo".

Junto a la decisión también se ha hecho público el informe de previsiones trimestrales sobre la economía del BoE en el que ha indicado que esta se expandirá hasta el 1,9% este 2017, en comparación con el 1,8% de 2016. El banco central ha revisado ligeramente a la baja las previsiones de crecimiento de febrero, cuando preveía que la economía avanzara un 2% este año. El organismo también ha pronosticado que el país se desacalorará en 2018 hasta el 1,7%, una décima más del 1,6% proyectado en febrero.

Los mayores cambios han llegado en el informe trimestral de inflación, que ha sido revisada al alza después de que los precios hayan avanzado más de lo esperado los últimos meses. La inflación subió al 2,3%, su mayor nivel en tres años, debido al encarecimiento de los precios del petróleo y a la fuerte depreciación de la libra desde el referéndum sobre el Brexit del 23 de junio, que ha encarecido las importaciones. El BoE Espera ahora que la inflación aumente hasta el 2,7% este trimestre, por encima del 2,4% previsto en febrero. Además, ha señalado el regulador que prevé que los precios sigan subiendo por encima de su objetivo del 2% en los próximos meses hasta alcanzar una cifra “ligeramente por debajo del 3% en el cuarto trimestre”.

La atención de los operadores se centra en la senda que pueden adoptar los tipos de interés en el futuro ante la creciente creencia entre los inversores de que el BoE no anunciará subidas en el precio al que se presta el dinero hasta que finalicen los dos años de negociaciones entre Reino Unido y Bruselas sobre los términos del Brexit.

En agosto de 2016, dos meses después del referéndum en el que se decidió que Reino Unido abandonara la Unión Europea, el Banco de Inglaterra rebajó los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 0,25%, el nivel más bajo de la historia de la entidad. En esa misma reunión, el Comité decidió elevar el programa de compra de activos hasta los 435.000 millones de libras.

© Proporcionado por Bolsamanía

LA LIBRA, EN MÍNIMOS DE UNA SEMANA

La reacción de la libra no se ha hecho esperar y la divisa británica cae un 0,5%, hasta precios por debajo de los 1,2890 dólares, ante la decepción de los inversores que esperaban que otro miembro del MPC se uniera a Forbes del lado de los 'halcones'.

Además de la publicación de la decisión de política monetaria del Banco de Inglaterra (BoE), la divisa británica se ha mantenido muy ocupada también con la publicación de los datos de producción industrial y manufacturera. A pesar de que los datos de los PMI de la semana pasada sugerían una mejora de la economía de Reino Unido, las cifras de hoy han contado una historia muy diferente. La primera, inesperadamente ha caído tres décimas en rango mensual, hasta el -0,6%, mientras que la segunda ha dejado un resultado peor de lo esperado del -0,5%. Ninguno de estos datos ha sido celebrado por la libra, que también se deja un 0,4% contra el euro, hasta las 0,8440 libras.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon