Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El BCE aprueba la supresión de los billetes de 500 euros

Bolsamanía Bolsamanía 05/05/2016 Bolsamanía

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este miércoles dejar de emitir billetes de 500 euros. Estos billetes seguirán siendo de curso legal, no obstante, han explicado en un comunicado que se podrán cambiar en los bancos centrales de los países europeos por otros billetes de menor valor durante un tiempo ilimitado. La emisión de los billetes de 500 euros se detendrá a finales de 2018.

El Consejo del BCE ha decidido dejar de producir de forma permanente el billete de 500 euros y lo excluye de la serie Euro 2. La principal razón de dejar de emitir los billetes de 500 euros se debe a las preocupaciones de que este billete podría facilitar actividades ilícitas.

De esta manera, la emisión de estos billetes se detendrá a finales de 2018, cuando está planeado introducir los billetes de 100 y 200 euros de la nueva serie Euro 2, caracterizada por sus mayores medidas de seguridad y cuyos billetes de 5, 10 y 20 ya se encuentran en circulación.

No obstante, los billetes de 500 euros seguirán siendo de curso legal, por lo tanto se podrá seguir utilizando como medio de pago. El Eurosistema, formado por el BCE y los bancos centrales de la zona euros nacionales, tomará las medidas necesarias para garantizar que los billetes restantes estén disponibles en cantidades suficientes.

De esta manera, el billete de 500 euros, al igual que los otros billetes de euros, siempre conservará su valor y puede ser intercambiado en los bancos centrales nacionales del Eurosistema durante un período de tiempo ilimitado.

Imagen del comunicado del Banco Central Europeo:

© Proporcionado por Bolsamanía

TAN SOLO TRES FÁBRICAS DE MONEDA HAN IMPRESO ESTE BILLETE

El registro histórico del BCE muestra que en enero de 2002, momento de entrada en circulación de la moneda única europea, existían un total de 60,6 millones de billetes de 500 euros puestos en circulación que representaban aproximadamente el 13,6% del valor total de la divisa europea, tal y como recoge Europa Press.

Hasta marzo de 2016 se han emitido un total de 594 millones de billetes 'morados' por valor de 297,2 millones de euros, lo que significa han alcanzado el 27,8% del volumen total de euros en circulación, tan solo por detrás del billete de 50 euros (39%).

En este sentido, la impresión del billete de máximo valor en Europa tan sólo se ha realizado en las fábricas de moneda de Luxemburgo, Alemania y Austria en los años 2004, 2005, 2007, 2009, 2010 y 2014. Así, en 2004 Alemania y Luxemburgo imprimieron 104 millones de billetes de 500 euros, en 2005 ambos países elevaron la impresión hasta 190 millones, en 2007 solo el país teutón estampó 190 millones de euros, mientras que en 2009 elevó la cifra hasta 240 millones.

Desde 2010 Austria ha sido el único país que ha impreso el billete de mayor denominación con 100 millones ese año, 56,2 millones en 2011 y 85 millones en 2014.

CONSECUENCIAS DEL ADIÓS A LOS BILLETES DE 500 EUROS

La medida no está exenta de costes importantes, tal y como informa Cinco Días. Actualmente hay en circulación 600 millones de billetes de 500 euros, que deberán ser sustituidos por billetes de denominaciones más pequeñas, en concreto el peso más importante lo tendrán las denominaciones de 100 y 200 euros. Con lo que a la retirada de estos billetes habrá que unir la emisión de muchos más.

Todo ello se une a un momento en el que el número de billetes de 500 euros en España ha vuelto a marcar un mínimo histórico al caer en marzo hasta 64,8 millones de unidades, desde los más de 66,8 millones del mes anterior, con lo que desciende a su nivel más bajo desde octubre de 2004. Según los datos del Banco de España, esta cantidad de billetes de 500 euros, teniendo en cuenta los distribuidos menos los retirados en el país, tiene un valor de 32.398,6 millones de euros.

Estos datos, refleja la demanda de los bancos por estos billetes y que está relacionado con las peticiones de los clientes y no con el que puedan atesorar. Lo cierto es que la demanda a las entidades no ha hecho más que decrecer y la interpretación del dato es variada. Puede marcar que por un lado se estén realizando menos pagos con los mismos pero también que se guarden más por los menores incentivos de inversión en activos seguros como cuentas remuneradas o depósitos. De hecho, en España hay mucha más tradición en mantener dinero en efectivo, lo que le ha convertido en el país con más billetes de esta denominación en su poder.

La retirada de los mismos no genera mucho gasto, ya que es el poseedor del billete el que tendrá que cambiarlos acudiendo a la entidad financiera o sucursal de los bancos centrales de cada país que los acepten. El coste principal está en el coste de producir los nuevos billetes, la mayoría de 100 y 200 euros, que se estima que está entre 8 y 9 céntimos por unidad. Esto elevaría la factura en unos 500 millones de euros.

Asumido el mismo ¿Se disminuirán las transacciones con fines ilícitos? Seguramente el impacto de la medida será muy limitado si no le acompañan otras medidas. Se sustituirán los billetes de 500 por billetes de 200 y 100 sin que esto suponga un problema mucho más importante que hacer transacciones o acaparar efectivo con un número mayor de billetes. El problema está más en los límites de control en efectivo. Por ejemplo, en España el límite de pagos en efectivo está en 2.500 euros y sería positivo al menos considerar una reducción de los mismos.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon