Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El BCE detecta cinco bancos de la zona euro que no cumplen los requisitos de capital

Bolsamanía Bolsamanía 19/02/2016 Europa Press

Un informe elaborado por el Banco Central Europeo (BCE) cifra en cinco las entidades de la eurozona que no cumplen los requisitos mínimos de capital requeridos por la institución, aunque no ha detallado el nombre de estos bancos.

Estos datos se han dado a conocer en el marco de la publicación del informe del proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP) establecido por el BCE, en el que también se han actualizado los requisitos de capital Tier 1 exigidos a las entidades europeas.

© Proporcionado por Bolsamanía

En concreto, el informe indica que cinco bancos no han conseguido cumplir los requisitos de capital Tier 1 exigidos por el SREP, aunque no ha dado a conocer cuáles. También hay un banco que ha alcanzado este nivel de capital "por poco".

Sin embargo, otras entidades no necesitarán aumentar su nivel de capital durante este año porque ya se han cumplido e incluso excedido los requisitos del BCE, según ha recogido el diario The Wall Street Journal.

CLAVES PARA EXAMINAR LA FORTALEZA

El director general del organismo supervisor, Korbinian Ibel, ha explicado que para examinar la fortaleza de los bancos de la eurozona se ha tenido en cuenta su modelo de negocio, su gobernanza y riesgos de gestión, los riesgos de capital y de liquidez y financiación.

Esta revisión de los bancos europeos, que anteriormente realizaban los reguladores a nivel nacional, se estableció en 2014 con el objetivo de restaurar la confianza en el sector después de la crisis financiera y proporciona según Ibel "una visión integral de los perfiles de riesgo de los bancos".

De cara a este año, el organismo supervisor ha aumentado el ratio de capital Tier 1 exigido a los bancos de la eurozona a una media del 9,9%, frente al 9,6% de 2014, además de un 0,2% de capital adicional a las instituciones consideradas sistémicas.

En este sentido, Ibel ha advertido de que los riesgos generales para los 130 bancos que supervisa el BCE "no han disminuido" en comparación con 2014 y ha subrayado que numerosos bancos "todavía se están recuperando" de la crisis financiera, por lo que tendrán que hacer frente a "riesgos y vientos en contra".

La noticia se conoce en un momento de dudas en torno al sector financiero. El Euro Stoxx Banks, que se deja un 2,26% este viernes, acumula un descenso del 25% en lo que va de año.

¿QUÉ PASA CON LOS BANCOS?

Ya el pasado año Deutsche Bank dejó dudas a principios de octubre cuando debido a amortizaciones por pérdida de valor del negocio de banca de inversión estimó pérdidas de 6.200 millones de euros para el tercer trimestre. En lo que va de 2016 el banco alemán pierde un 32,5%.

Este año, los bancos italianos han puesto en modo alerta a los inversores y, esta vez sí, la marcha de la industria financiera transalpina ha arrastrado a todos los competidores en el viejo continente.

Y es que Fitch calculó que los créditos morosos que acumula la banca italiana ascienden a 200.000 millones de euros, mientras que S&P dijo que la creación que se había previsto de un banco malo (como el Sareb en España) para colocar los activos de peor calidad, no sería suficiente para paliar los apuros de estas entidades, debido a que según el boceto en el que trabajan las autoridades en coordinación con Bruselas, no abordaba el problema que supone la diferencia entre el valor que otorga el mercado y el valor en libros de los préstamos morosos.

Por si estos factores no fueran suficientes, la incertidumbre política en España y Portugal, y el regreso del fantasma de la crisis griega ahora que la troika visitará Atenas para evaluar los avances del Ejecutivo de Alexis Tsipras, han puesto el foco en las acciones de los bancos.

HUIDA DE LOS COCOS

Pero las ventas no sólo se producen en renta variable, sino también en el mercado de CoCos. Se trata de los bonos convertibles contingentes, una especie de híbrido entre deuda y capital por la que se paga un interés al inversor pero, además, existe la posibilidad de que el banco (o la empresa) decida convertirlos en acciones. Se trata de un instrumento que se utilizó de forma masiva en el peor momento de la crisis financiera, ya que se emiten con condiciones bajo las cuáles se pueden convertir en acciones si el capital cae por debajo de cierto nivel, y así las entidades financieras tienen un soporte para hacer frente a situaciones de problemas de solvencia.

Los CoCos, además, computan como instrumentos de alta calidad, con lo que han servido a los bancos para recapitalizarse de cara a las pruebas de solvencia de los supervisores, y han sido también muy criticados por las asociaciones de usuarios.

MUCHA INCERTIDUMBRE

Los inversores que tienen en cartera este tipo de activo están preocupados ante la incertidumbre en torno al trato que habrá sobre los CoCos por parte de los bancos emisores, en un momento en el que han vuelto las dudas en torno al sector financiero. Los bonos son perpetuos, no tienen fecha de vencimiento, pero el banco puede canjearlos forzados por los reguladores si se deterioran sus cuentas.

Financial Times explica que el mercado también teme no recuperar la inversión inicial, ya que habrá que ver cómo se efectúa el canje en un momento en el que las acciones están muy castigadas, y en el que los inversores pasarían de ser acreedores a dueños del banco.

Según datos también de Financial Times, los CoCos emitidos por Deutsche Bank se han desplomado un 19% en el acumulado del año, y retrocesos no muy inferiores sufren los instrumentos de entidades como Santander o UniCredit.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon