Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El BCE dice no a los tipos negativos y tilda la medida de absurda

Bolsamanía Bolsamanía 30/03/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El Banco Central Europeo (BCE) no llevará los tipos de interés hasta un territorio 'absurdamente negativo', según ha asegurado el representante francés en el directorio de la entidad, Benoit Coeuré, quien ha subrayado que los tipos de interés negativos no son la principal herramienta del instituto emisor.

"Los tipos de interés negativos no son nuestro principal instrumento, sólo respaldan nuestra política", señala el banquero en una entrevista concedida al semanario Politico recogida por Europa Press, donde apunta que el BCE "no está falto de instrumentos" y será capaz de hacer frente a situaciones adversas si fuera necesario.

Cuestionado sobre el impacto de la política monetaria del BCE en la rentabilidad de los bancos europeos, Coeuré destaca que en general esta ha mejorado, aunque admite que el efecto es diferente en función del modelo de negocio de cada entidad. "Saben que no llevaremos los tipos a un territorio absurdamente negativo. Pero nunca podemos descartar movimientos futuros", sentencia el banquero.

Por otro lado, el directivo francés del BCE reconoce que la discusión académica sobre el "dinero desde el helicóptero" ("helicopter money") resulta "emocionante" desde la perspectiva de un economista, pero subraya que no forma parte en estos momentos de los planteamientos del Consejo de Gobierno.

"Si decidiéramos entrar en esa discusión, tendríamos que abordar muchas cuestiones, incluyendo cómo funcionaría en la práctica, cómo encajaría con nuestra política monetaria y, finalmente, cómo nos aseguramos de que no traspasa la línea entre política monetaria y fiscal", apunta Coeuré.

"Para ser honestos, no veo cómo podría funcionar sin compartir algún tipo de riesgo, lo que podría ser práctica y legalmente problemático", añade.

El banquero recuerda que la política monetaria tiene un horizonte a corto y medio plazo, mientras que corresponde a los gobiernos actuar para impulsar el crecimiento a largo plazo. En este sentido, Coeuré opina que deben aplicarse políticas estructurales y fiscales allá donde haya margen en términos de calidad y cantidad, pero advierte de que no le corresponde al BCE determinar los detalles de lo que deben hacer los gobiernos.

"La idea de que el banco central debería ser el gendarme de la política económica entre los países del euro simplemente no funciona", concluye.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon