Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El BCE ve más probable una expansión de las políticas fiscales en la Eurozona por el 'efecto Trump'

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 12/01/2017 Óscar Giménez

La legislatura de la Administración de Donald Trump no ha arrancado y ya centra el debate de analistas, inversores... y de los arquitectos de las políticas monetarias. Las actas del Banco Central Europeo (BCE) muestran que el magnate estuvo presente en las conversaciones de la reunión celebrada entre el 7 y 8 de diciembre en Fráncfort.

Es decir, apenas un mes después de las elecciones y uno antes de que tome posesión en la Casa Blanca, los miembros del Consejo de Gobierno de la autoridad monetaria de la Eurozona tuvieron en contra a Trump. Según figura en el documento de las actas publicado hoy por el BCE, el banco central consideró los riesgos al alza para el crecimiento de la zona euro y, en particular, la posibilidad de que el plan fiscal del Gobierno entrante en Estados Unidos acelere la expansión de su economía, lo que aumentaría la probabilidad de una expansión fiscal en Europa.

© Proporcionado por Bolsamanía

Durante el encuentro, los economistas mantuvieron la previsión de crecimiento de 2016 en el 1,6%, elevaron ligeramente la tasa de crecimiento en 2017 del 1,6% al 1,7%, y dejaron sin cambios la de 2018 en el 1,6%, ritmo que también se mantendrá en 2019. En cuanto a la inflación, la entidad mantiene su previsión de inflación de 2016 en el 0,2%, la eleva del 1,2% al 1,3% para 2017, la rebaja del 1,6% al 1,5% para 2018 y la sitúa en el 1,7% en 2019. Es decir, no será hasta 2019 cuando se acercará al objetivo de la institución, consistente en situar la inflación por debajo, pero cerca, del 2% a medio plazo.

Para lograr los objetivos de la política monetaria, el BCE volvió a hacer hincapié en la necesidad de que converja hacia la misma dirección la política fiscal, en la medida en que las recomendaciones presupuestarias de la Comisión Europea lo permitan, y se lleven a cabo las medidas estructurales necesarias a lo largo de la zona euro.

PUERTA ABIERTA A MANTENER EL ESTÍMULO

En su última reunión, el BCE decidió anunciar la prolongación del programa de compras de activos (APP, por sus siglas en inglés) hasta diciembre de 2017. Hasta el pasado 8 de diciembre, se contemplaba hasta marzo, "y más allá si es necesario". No obstante, a partir de abril se reducirá desde los 80.000 millones hasta los 60.000 millones de euros como objetivo mensual.

Aun así, la institución presidida por Mario Draghi ha dejado la puerta abierta a proseguir con los 80.000 millones o retornar posteriormente hasta esta cifra si no se reafirma la recuperación económica o si las perspectivas empeoran. Es decir, si las condiciones financieras dejan de tener un crecimiento sostenido en línea con impulsar la inflación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon