Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El BIS alerta de los apuros de la banca mientras sigue la fiesta en el mercado

Bolsamanía Bolsamanía 19/09/2016 Bolsamanía

Nuevo mensaje de alerta sobre los bancos europeos. "Mientras los mercados bursátiles de algunas jurisdicciones alcanzaban nuevos máximos durante el verano, las acciones bancarias seguían cayendo y los mercados monetarios mostraron signos de tensión, añadiendo así otra nota discordante".

Es el aviso del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés)) en su último Informe Trimestral publicado. "Aunque los instrumentos asociados a la deuda bancaria parecieron beneficiarse de la búsqueda de rendimiento a escala mundial, sus relaciones precio/valor contable permanecieron en el extremo inferior del intervalo observado tras la Gran Crisis Financiera", afirma el organismo.

El BIS afirma que persisten las dudas sobre la capacidad de los bancos para ofrecer beneficios adecuados en un contexto de compresión de las primas por plazo y crecimiento lento, "especialmente en Japón y la zona del euro". Las tasas de interés bajas y negativas también plantearon importantes retos a los bancos, añade el informe.

La entidad, presidida por el ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, destaca que el índice EuroStoxx Banks se desplomó un 18% tras el Brexit, en la que fue la peor caída de su historia. "La creciente incertidumbre centró la atención en las persistentes dudas sobre la situación de los bancos en Europa continental", señala el BPI. "Los resultados de las pruebas de tensión realizadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) en 2016, publicados el 29 de julio, no consiguieron tranquilizar a los inversores en bolsa", recuerda la entidad.

No obstante, destaca que "mientras que los precios de las acciones de los bancos europeos flaqueaban, su deuda preferente y sus bonos convertibles contingentes (CoCo) recuperaron parte del valor perdido durante el primer trimestre del año.

Así, el estrechamiento de los diferenciales de los CDS (seguros de crédito para cubrirse de un impago) y los CoCo, junto con el desplome de los precios de las acciones y las expectativas de reducidos beneficios, "sugiere que si bien los inversores prevén una rentabilidad persistentemente baja de las principales entidades crediticias europeas, no temen por su solvencia, al beneficiarse algunos instrumentos de deuda bancaria de la búsqueda generalizada del rendimiento a escala mundial".

© Proporcionado por Bolsamanía

TASAS NEGATIVAS Y MODELOS DE NEGOCIO BANCARIOS

El BPI añade que "la baja rentabilidad ha puesto a prueba los modelos de negocio tradicionales de los bancos en el entorno actual, marcado por tasas de interés persistentemente bajas y primas por plazo comprimidas. Las valoraciones del mercado muestran que los inversores permanecen escépticos sobre la capacidad de los bancos para obtener ganancias en un entorno de tasas de interés bajas y escaso crecimiento".

En este sentido, "la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) no ha logrado recuperar los niveles observados antes de la Gran Crisis Financiera. Los mercados están teniendo más en cuenta el aplanamiento de las curvas de rendimiento y de las tasas bajas a largo plazo para determinar si los bancos pueden recuperar su rentabilidad y, en tal caso, cómo lo harán".

MÁRGENES DECRECIENTES

El BPI destaca que "los bancos se enfrentan a márgenes decrecientes. La rentabilidad se ha visto afectada por curvas de rendimiento más planas. Las tasas a largo plazo han caído, especialmente en aquellos casos en que los inversores han previsto una mayor prolongación de las tasas a corto plazo bajas y los bancos centrales han acometido compras de activos a gran escala para comprimir las primas por plazo".

En este escenario, subraya que "a corto plazo, la caída de las tasas de interés puede mejorar los ingresos netos de los bancos, con las plusvalías puntuales que perciben sus carteras de valores y también si se abarata la financiación para el banco".

No obstante, a largo plazo, "el aplanamiento de la curva puede reducir los ingresos por transformación de vencimientos y comprimir los márgenes de intermediación del banco. Además, a medida que las tasas de interés comienzan a adentrarse en territorio negativo, más difícil resulta revalorar el pasivo bancario en concordancia con el activo a fin de proteger los márgenes. Los bancos se muestran reticentes a trasladar las tasas a corto plazo negativas a sus depositantes".

"Con ello", afirma el BPI, "la presión sobre los márgenes de intermediación se intensifica especialmente en países con tasas de interés negativas. Por ejemplo, numerosos bancos de Dinamarca, Suecia y Suiza han visto comprimirse sus ingresos brutos por intereses en mayor medida que sus gastos por intereses, reduciéndose sus márgenes de intermediación en los últimos años.

Como conclusión, el BPI comenta que "los factores idiosincrásicos de cada país determinarán si los bancos pueden compensar, y cómo, unos márgenes de intermediación más bajos. Las economías más fuertes permitirán a los bancos ampliar el volumen de su actividad de préstamo tradicional.

Por lo tanto, "algunos bancos pueden ser capaces de compensar parte de su pérdida de ingresos con fuentes de ingresos alternativas como la negociación de valores y los servicios a comisión, mientras que otros pueden conseguir ganancias de eficiencia, por ejemplo reduciendo capacidad sobrante o sus coeficientes de costes/ingresos".

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon