Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Brexit cumple un trimestre: Reino Unido aguanta el primer asalto

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 23/09/2016 Antonio Villanueva

El mundo pronosticaba una catástrofe. El 'sí' del Reino Unido en el referéndum por el abandono de la Unión Europea presagiaba un terremoto económico de dimensiones desconocidas. Pero, a pesar de los augurios, la economía del Reino Unido está aguantando este primer asalto de manera digna. Por ahora. Porque el auténtico impacto aún está por llegar.

Así pues, salvo la gran caída de la libra esterlina, que se mueve en mínimos desde los años 80 al cambiarse en torno a 1,30 dólares por libra, de momento los indicadores macro no se han visto sumamente alterados.

Los datos de crecimiento previos al referéndum ya apuntaban a una ligera recuperación, a pesar de que el Brexit ya representaba una amenaza en las encuestas. El Producto Interior Bruto del Reino Unido creció un 0,6% en el segundo trimestre respecto al anterior, dos décimas más respecto al primer trimestre de 2016.

Otro de los datos post-Brexit que más ha destacado en las últimas semanas ha sido el del sector servicios en el país inglés. Según el índice PMI de Markit, la actividad del sector experimentó durante agosto su mayor repunte mensual en los 20 años de historia del índice, situándose en 52,9 puntos en agosto desde los 47,4 de julio.

"Sigue siendo demasiado pronto para decir si los datos de agosto suponen 'el rebote del gato muerto' o una recuperación sostenida, aunque hay numerosas evidencias de que la sacudida inicial provocada por la votación de junio comienza a disiparse", aseguró el economista jefe de negocios de IHS Markit, Chris Williamson.

El dato de ventas minoristas en el país también sorprendió. Justo un mes después del de la celebración de la votación, este indicador subía un 1,4% en julio respecto al mes anterior. Y no solo eso, sino que en el interanual se incrementaron un 5,9% respecto al mismo mes de 2015, su mayor ascenso desde septiembre de 2015.

"De momento, el referéndum no parece haber tenido un gran efecto", aseguraba Joe Grice, el economista jefe de la Oficina Nacional de Estadística (ONS) del Reino Unido, que cree que, de momento, no hay señales de que la incertidumbre haya afectado a los datos macroeconómicos. No obstante, recordaba que los efectos de esta noticia a largo plazo “están por ver”.

LO PEOR ESTÁ POR LLEGAR

Una buena parte de los organismos, tanto nacionales como internacionales, sigue avisando de que lo peor del Brexit está por llegar, y que de momento lo único que se ha vivido han sido los primeros coletazos de la decisión.

Sin duda el más preocupado y el que ya ha actuado para contener el impacto es el Banco de Inglaterra (BoE). La entidad gobernada por Mark Carney prevé que la tasa de crecimiento del país se reduzca hasta el 0,8% para el año 2017. Según la entidad, las empresas del Reino Unido han frenado las inversiones y las contrataciones en el país tras el voto a favor de los ingleses a abandonar la Unión Europea. Su análisis también señala que las compañías están manteniendo bajos los niveles de gasto y están posponiendo los planes para contratar empleados en los próximos seis meses a un año.

Por ahora, el BoE ya ha recortado aún más el precio del dinero, del 0,5% al 0,25%, y ha aumentado su programa de compra de activos (QE) de 375.000 a 435.000 millones de libras (unos 505.000 millones de euros). La entidad ha abierto además la puerta a poder bajar los tipos aún más a finales de año.

Por otro lado, en sus últimas estimaciones, la Cámara de Comercio de Británica (BCC) aseguraba que el crecimiento que se esperaba en el Reino Unido para 2016 será del 1,8%, en contraposición al 2,2% previsto. Para 2017 la desaceleración será incluso peor, ya que la economía subirá solo un 1% frente a la predicción inicial del 2,7% dada antes del referéndum.

La OCDE también coincide con este 1% para el año que viene, según sus últimas predicciones (una rebaja de un punto porcentual desde el 2% previsto en junio). Sin embargo, el organismo internacional revisó al alza para este año su previsión de crecimiento del PIB, pasando del 1,7% al 1,8%.

En un informe de septiembre, la OCDE consideraba que la economía anglosajona estaba viviendo un"sólido rendimiento" antes de la celebración del referéndum, lo cual está sosteniendo en 2016 el crecimiento del PIB, a pesar de una mayor contracción de la inversión empresarial.

“Cualquier celebración que lleve a la conclusión de que el rebote de agosto ha devuelto la economía británica a la normalidad probablemente se demostrará como prematura o incluso como un espejismo, al menos en el largo plazo", aseguraba hace unos días la agencia de calificación Standard & Poors (S&P).

"La incertidumbre en torno al futuro de Reino Unido fuera de la UE y los riesgos económicos asociados, que consideramos que están inclinados principalmente a la baja, se impondrán gradualmente, especialmente en la inversión, al tiempo que los negocios empiecen a lidiar con la nueva realidad del Brexit", añadía la calificadora.

¿Y QUÉ HAY DE EUROPA?

© Proporcionado por Bolsamanía

En Europa también se prevé que haya consecuencias por el Brexit a corto-medio plazo, pero salvo movimientos de divisas, en estos tres primeros meses no se ha notado un gran impacto en zona comunitaria.

El propio Banco Central Europeo (BCE) reconocía el pasado jueves que el Brexit no tendría un impacto económico a escala global, ya que se trata de un 'shock' regional cuyos efectos se observarán solo en la zona euro. "El impacto en otros países ha sido más modesto, lo que sugiere que el voto sobre la permanencia en la Unión Europea (UE) ha resultado ser un 'shock' regional más que global", indica la institución.

El BCE cree además que una menor demanda de importaciones en el Reino Unido, al devaluarse la libra, tendrá seguramente un impacto adverso en el comercio de la zona euro, lo que conllevará “un impacto indirecto a través del comercio con otros países".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon