Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El dólar cede terreno tras el rally inspirado por la Fed y el euro espera la victoria de Macron

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 04/05/2017 Noemí Jansana

El dólar cede parte de sus ganancias de las últimas horas después del rally de corto plazo que ha protagonizado contra sus rivales, especialmente el yen, inspirado por la reacción de los inversores a la decisión de política monetaria de la Reserva Federal de EEUU (Fed) del mes de mayo. El mercado ha interpretado el contenido de la declaración como favorable a que la subida de tipos en junio siga sobre la mesa, después de que el banco central haya restado importancia al débil crecimiento económico del primer trimestre y se ha lanzado a la compra del ‘billete verde'. La moneda estadounidense se ha disparado a máximos de seis semanas contra el yen, hasta las inmediaciones de los 113,00 yenes, pero retrocede este jueves, después de haber avanzado un 0,5% contra el euro y un 1% contra la libra.

“Dado el desempeño de algunos indicadores económicos de EEUU en los recientes meses, el mercado buscaba pistas en la declaración del banco central sobre si había dudas acerca de la fortaleza de la economía después del sorprendentemente débil dato del PIB del primer trimestre”, comenta Michael Hewson, analista de CMC Markets. A pesar de las dudas mostradas por el Comité de Política Monetaria de la Fed, el FOMC por sus siglas en inglés, los inversores han decidido centrarse en las expectativas que ha presentado la autoridad monetaria sobre que este sea un bache transitorio y que la economía crezca en línea con las expectativas, al 2,1%.

El dólar se ha beneficiado de que la Fed haya dejado “abiertas las puertas de par en par a una subida de tipos en junio”, señala Mitul Kotecha, analista de Barclays. “Los futuros de la Fed descuentan ahora un 93% de posibilidades de que el banco central acometa una de las dos subidas de tipos que ha proyectado para este 2017 el próximo mes”, señala la fundadora de BK Asset Management, Kathy Lien, para quien la reacción ha sido “desmesurada” debido al tono de la declaración la Fed “que no ha contenido un leguaje que haya caído de forma especial del lado de los halcones”, señala la analista.

“Pero no hay que subestimar el poder de los alcistas en el dólar”, puntualiza la experta en el mercado de las divisas. Este ‘poderío' se ha dejado notar especialmente en las divisas relacionadas con las materias primas, los dólares australiano y canadiense. El ‘aussie' (dólar australiano) ha protagonizado una caída de un 1% y ha tocado su peor nivel en casi cinco meses este jueves, extendiendo las pérdidas iniciadas ayer. El ‘loonie' (dólar canadiense) ha proseguido con su declive y sigue en mínimos de más de un año contra el dólar de EEUU, tras alcanzar precios no vistos desde febrero de 2016, en los 1,3740 dólares canadienses.

EL EURO, SOSTENIDO POR FRANCIA

El avance frente el euro ha sido menos espectacular y la divisa estadounidense retrocede este jueves después de haberle ganado un 0,5% contra su rival europea. En estos momentos, la moneda compartida se encuentra confinada en el rango de 1,0850 y 1,0950 dólares, después de caer a un mínimo semanal en los 1,0875 dólares. José María Rodríguez, analista de Bolsamanía señala que el hueco alcista del lunes de la semana pasada (que además lo es también semanal) en los 1,07246, sigue actuando como un fuerte imán para la cotización de la divisa comunitaria contra el dólar.

“De hecho se puede decir que en la medida en que este hueco no se cierre, o lo que es lo mismo se anule, el sesgo de trading en el cruce debería ser más al alza que a la baja”, apunta el experto. De hecho todavía existe la posibilidad de que parte de este gran hueco alcista se rellene, al menos parcialmente, antes de intentar alcanzar cotas más altas. “Así, por el lado de las resistencias tenemos los 1,0950-1,0960 y por encima los aproximadamente 1,1020 por donde pasa la directriz bajista del último año”, indica Rodríguez.

© Proporcionado por Bolsamanía

En cualquier caso, la ‘moneda única' seguirá muy sensible a cualquier noticia que llegue desde Francia. A tres días de la segunda ronda de las elecciones presidenciales, que enfrenta a Emmanuel Macron y Marine Le Pen, los candidatos se han enfrentado en un duro debate televisado del que ha emergido vencedor el abanderado de la plataforma ¡En Marcha!. Un 63% de los espectadores ha considerado que el socioliberal ha reforzado sus opciones al Elíseo frente a la representante del Frente Nacional y analistas de Danske Bank avisan a estar muy alerta a los sondeos de intención de voto que se publiquen en las próximas horas ya que pueden tener su efecto en el euro. Para los analistas del banco danés, el comportamiento del euro señala que espera la victoria del Macron el domingo.

Y LA LIBRA CEDE ANTE LOS FANTASMAS DEL BREXIT

La otra gran protagonista de esta jornada es la libra, que ha caído a mínimos semanales contra el dólar, en los 1,2830 dólares, desde donde ha remontado hasta un máximo en la sesión por encima de los 1,2900 dólares, borrando las pérdidas de un 1% desde el precio de apertura del miércoles. Para Michael Hewson, la incapacidad del cruce de materializar su ascenso por encima de los 1,30 dólares, se podría traducir en caídas por debajo de los 1,2850 dólares, hacia el área de los 1,2750 dólares, antes de que se dé cualquier otro intento de remontada.

La divisa británica se ha visto presionada, además de por el envite del 'billete verde', por las tensiones que llegan desde el frente del Brexit. En el pasado, hemos visto como la divisa británica ha sido el termómetro de los mercados ante el largo proceso de divorcio entre el país liderado por Theresa May y Bruselas y es normal que se muestre muy sensible a cualquier noticia sobre la evolución de las negociaciones entre Reino Unido y el bloque comunitario.

En las últimas horas, la guerra verbal ha vuelto a ocupar toda la atención en las negociaciones sobre el Brexit. Cuando los escollos en la primera fase parecían superados, el cruce de declaraciones entre la primera ministra británica, Theresa May y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, acapara protagonismo, mientras Bruselas estudia reclamar a Reino Unido una factura de 100.000 millones de euros por abandonar el club europeo que el país no está dispuesto a pagar. La primera ministra británica ha denunciado este miércoles que "algunos en Bruselas" no quieren que las negociaciones sobre el Brexit salgan bien y ha asegurado que en los últimos días se ha intentado influir en el resultado de las elecciones que celebrará Reino Unido el próximo 8 de junio.

Fruto de estos acontecimientos, Kathy Lien señala que la libra presenta una fuerte presión vendedora, aunque las "pérdidas en la moneda se han visto limitadas por los datos económicos recientes, que han dejado mejores resultados de lo esperado". La analista espera que si las preocupaciones en torno al Brexit se alivian, el 'cable' vuelva a cotizar por encima de los 1,2900 dólares.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon