Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El dólar extiende sus ganancias tras Yellen y los positivos datos de inflación de EEUU

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 15/02/2017 Noemí Jansana

Janet Yellen lo ha hecho, ha logrado revivir las casi inexistentes esperanzas entre los alcistas del dólar de que la Reserva Federal de EEUU pueda anunciar una nueva subida de tipos en marzo. O al menos esta es la conclusión a la que llegan expertos como Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management, después de que la presidenta de la Fed diera señales, ante el Senado, de que el banco central no se tomará precisamente con calma las subidas de tipos. Hasta tres, en 2017, según las proyecciones del Comité de Política Abierta del regulador estadounidense (FOMC por sus siglas en inglés). Y el dólar ha vuelto a brillar contra sus rivales, encadenando 11 días de subidas.

Se esperaba un menor entusiasmo por parte de la presidente de la Fed, a la luz de algunos de los últimos resultados empresariales y del alza de la tasa de desempleo”, apunta Lien. En cambio, “mantuvo su compromiso de ajustarse a los planes de la Fed y aseguró que las previsiones de subidas de tipos (así, en plural) en 2017 son adecuadas”, comenta la analista. Aunque Yellen también exhibió cautela ante las todavía desconocidas políticas fiscales de Donald Trump y el impacto que los planes del presidente de EEUU puedan tener en la economía, los alcistas del dólar decidieron desoír estos comentarios y centrarse en la idea de que “cualquier reunión del FOMC es una reunión viva”, expresada por Yellen, dando a entender que marzo es una opción, insite Lien.

Coinciden con esta visión los expertos de Mitsui Trust Bank consultados por Reuters. Para estos analistas, "una subida de tipos en marzo es muy plausible" y sólo "un repunte de la volatilidad en los mercados emergentes o una extrema debilidad en los datos macroeconómicos provocarán que la Fed retrase el aumento de la tasa de interés", aseguran.

Sin embargo, expertos de Danske Bank insisten en que el mes próximo es todavía demasiado pronto y que la Fed esperará a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en el plano político. “Nuestra previsión es que mayo presenta muchas posibilidades, aunque la apuesta está en junio”.

En cualquier caso, los operadores han aprovechado el optimismo de Yellen para impulsar el dólar hasta máximos de un mes contra el euro. La moneda de EEUU se ha apreciado hasta su mejor nivel contra su rival europea desde el pasado 11 de enero, por debajo de las 1,0550 unidades por cada euro, durante la sesión europea. Tras los positivos datos de inflación del mes de enero de EEUU, el dólar ha obtenido renovadas fuerzas y ha extendido su avance hasta las 1,0520 unidades, poniendo bajo asedio la barrera de los 1,05 dólares. La tasa mensual de precios al consumo se ha disparado en el primer mes del año hasta el 0,6%, frente el 0,3% previsto por el consenso de mercado, y la lectura anual incrementándose hasta el 2,5%, desde el 2,1% del mes anterior -el mejor dato desde enero de 2012 y por encima del objetivo del 2% de la Fed-

“Mientras el euro/dólar siga por debajo de los 1,06 dólares, hay peligro de que continúe cayendo hasta los 1,0460 dólares”, asegura Michael Hewson, analista de CMC Markets. Para José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía, “no se puede descartar, incluso, la vuelta a los mínimos anuales, esto es los 1,03394”. “Al fin y al cabo el rebote desde mínimos anuales ha demostrado ser eso, un simple rebote dentro de una tendencia bajista de la que a día de hoy no hay indicios de que haya tocado a su fin”, indica Rodríguez.

eurusd © Proporcionado por Bolsamanía eurusd

El índice del dólar ha tocado su mejor nivel en tres semanas y media, en los 101,38 puntos, alcanzados tras los comentarios de Yellen, nivel no visto desde el pasado 20 de enero. Contra el yen, el dólar ha subido hasta un máximo de dos semanas, en los 114,49 yenes, demostrando que se ha recuperado holgadamente de los mínimos de 10 semanas alcanzados la semana pasada, en los 111,59 yenes.

LA LIBRA, EN MÍNIMOS DE UNA SEMANA

Diferente comportamiento ha exhibido la libra, que ha demostrado resistir los envites del dólar durante el martes y gran parte de la sesión del miércoles y se ha mantenido en un rango entre los 1,2550 y los 1,2450 dólares. Sin embargo, la divisa ha caído ante las malas noticias que han llegado del plano macroeconómico, después de que la publicación de los salarios medios de Reino Unido haya mostrado que su crecimiento se ha ralentizadlo en el último trimestre de 2016, un dato que contrasta con el repunte de la inflación que se prevé que siga aumentando en los próximos meses.

Tras el dato, el cable (libra/dólar) ha cedido hasta mínimos de una semana y parece querer recalar en el nivel de los 1,2400 dólares. Michael Hewson, analista de CMC Markets señala que el soporte sigue estando en los 1,2410 dólares, a pesar de que la semana pasada sucumbió hasta los 1,2350 dólares.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon