Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El dólar levanta cabeza desde mínimos de seis semanas mientras espera a Yellen

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 18/01/2017 Noemí Jansana

El dólar y la libra acaparan toda la atención de los operadores del mercado de las divisas después de que hayan protagonizado dos agudos cambios en su tendencia de corto plazo. El ‘billete verde' ha cedido parte de sus ganancias de más de un mes contra el euro y el yen, hasta tocar mínimos de seis y siete semanas, respectivamente, contra sus dos rivales. La libra, por su parte se ha disparado hasta máximos de casi dos semanas contra la moneda de EEUU y de más de una semana contra la ‘moneda única'. A estas horas, ambas divisas se toman un respiro, mientras los inversores centran su atención en la comparecencia de la presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Janet Yellen.

Así, el euro/dólar retrocede tras alcanzar los 1,07 dólares, máximos no vistos desde el pasado 7 de diciembre. El cable -como se conoce a la libra/dólar- también se aleja de precios por encima de los 1,24 dólares y el yen cae desde máximos de 112,57 unidades por cada dólar. Las divisas tratan de consolidar las recientes fluctuaciones mientras los bancos centrales vuelven a ocupar la actualidad, después de los políticos, señalan analistas de Danske Bank. “El mercado espera a Janet Yellen y la comparecencia del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y mientras tanto, se cura la resaca de la sesión del 17 de enero”, apuntan desde la entidad Danesa.

La presidente de la Reserva Federal de EEUU, ofrecerá un discurso en San Francisco que se prevé que aporte nuevas pistas sobre la dirección de la política monetaria del país, después de que James Bullard, presidente de la Reserva Federal de St. Louis, deslizara la semana pasada que el banco central podría subir los tipos sólo una vez en 2017. Después, le tocará el turno a Draghi, que dará su habitual discurso y presentará la declaración de política monetaria del banco central, tras la reunión del 19 de enero. “Si Draghi ofrece cualquier comentario positivo sobre la situación económica en la zona euro, vemos un riesgo al alza en el euro/dólar”, aseguran desde Danske Bank.

TRUMP Y MAY

Yellen y Draghi tomarán el relevo a Donald Trump y Theresa May, cuya intensa actividad de las últimas horas está detrás de las fluctuaciones de las divisas estadounidense y británica. El presidente electo de EEUU es el responsable de que el dólar haya enfriado su operativa y la primera ministra de Reino Unido ha dado razones a los inversores para creer que, a pesar de que el país se deslice por la senda del ‘Brexit duro', el divorcio de la Unión Europea se llevará a cabo de una manera “ordenada y gradual”, según palabras de la 'premier'.

Por su parte, Trump primero defraudó a los largos (o alcistas) en el dólar la semana pasada, al no ofrecer nuevas pistas sobre sus políticas fiscales en su primera comparecencia ante los medios desde las elecciones. Esta semana ha acabado de darles un golpe de gracia con unas declaraciones: “El dólar está demasiado fuerte porque China mantiene su yuan más débil”, aseguraba en una entrevista en 'The Wall Street Journal'. De esta manera, Donald Trump apuntaba que las empresas de EEUU no pueden competir con las chinas “porque nuestra moneda está más fuerte y nos está matando”.

“Todavía esperamos que Trump ofrezca nuevos detalles sobre su política económica y fiscal durante su discurso inaugural del 20 de enero”, señalan analistas de FXTM. “Prevemos que el dólar rebote ya que el impulso alcista del ‘billete verde' aún no se ha agotado”, aseguran estos expertos.

En cuanto a la libra, cerró su mejor jornada desde 1998, con un rebote desde el soporte en los 1,20 dólares -en cifras redondas- porque el mercado se centró en la noticia de que el pan definitivo del Brexit deberá votarse en el Parlamento británico. “Los operadores también se dejaron llevar por el ‘exagerado' optimismo de May, pero la incertidumbre sigue siendo elevada, ya que en realidad los doce puntos de la 'premier' no aportaron nada realmente nuevo sobre los planes de salida de la UE, por lo que la libra seguirá bajo presión los próximos meses”, indican desde Danske Bank.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon