Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El dólar aguanta el tipo, el peso mexicano resurge y la libra necesita estabilidad

Bolsamanía Bolsamanía 10/10/2016 Noemí Jansana

Las divisas han recibido el resultado del segundo debate presidencial entre los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump casi con impasibilidad. El candidato republicano se ha desempeñado mejor de lo esperado, lo que ha acabado con cualquier posibilidad de rally en los principales pares. Sin embargo, la candidata demócrata ha vuelto a ser la ganadora, lo que se traducirá en alivio en los parqués internacionales y que ya ha revitalizado el peso mexicano, que ha tocado máximos de un mes contra el dólar.

La moneda mexicana -que se ha convertido en uno de los principales barómetros de la evolución de Trump- ha escalado un 2% hasta cambiarse a 18,91 dólares en el inicio de la sesión asiática, aunque ha cedido prácticamente un 1% de sus ganancias al finalizar el cara a cara entre Clinton y Trump. La mayoría de expertos, sin embargo, atribuyen el rally inicial a la reacción de la moneda ante el escándalo que el candidato republicano ha protagonizado el fin de semana, al filtrarse un polémico vídeo de 2005 en el que vertía comentarios sexistas y se jactaba se sus artes de seducción. El impacto en la carrera de Trump por llegar a la Casa Blanca ha llegado hasta al punto de rumorearse que el Partido Republicano podría hacerle abandonar.

El billete verde se ha mantenido a penas sin cambios contra el resto de sus principales rivales, mientras trata de consolidar las pérdidas sufridas tras un decepcionante dato de empleo de EEUU. El euro se cambia ligeramente por debajo de los 1,1200 dólares, mientras mantiene el soporte de los 1,1120 dólares; en su cruce contra el yen, la moneda de EEUU trata de recuperar los 103 yenes y los expertos esperan que la toma de beneficios continúe en el Dólar/Yen, en un día en el que los mercados estadounidenses permanecen cerrados.

Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management, avisa que con una creación de empleo apenas por encima de los 150.000 puestos de trabajo, se empieza a poner en peligro la posibilidad de que la Reserva Federal de EEUU (Fed) suba tipos en diciembre, “si las nóminas no agrícolas no muestran 200.000 o más nuevos puestos de trabajo creados en octubre”. La experta asegura que este hecho pesará en el dólar, que podría caer hasta el cambio de los 102 yenes.

¿SE ESTABILIZARÁ LA LIBRA?

En el cruce Euro/Dólar, el aspecto técnico no ha variado lo más mínimo, ni lo hará, según analistas consultados, mientras siga operando en el rango que dibujan los 1,1100 y los 1,1300 dólares. Michael Hewson, de CMC Markets, recuerda que la semana pasada, la moneda única dejó un mínimo de siete semanas contra el billete verde, con lo que el euro está debilitado.

Para las próximas sesiones seguiremos muy pendientes de la superación de la resistencia de los 1,1366 lo que nos haría pensar en una mejora de sus perspectivas técnicas del corto plazo, señala César Nuez, analista técnico de Bolsamanía. "No obstante la resistencia clave sigue estando en los máximos anuales que presenta en los 1,1616. Sólo con la superación de este nivel de oferta nos plantearíamos un cambio de su fuerte tendencia bajista del largo plazo", indica Nuez.

Gráfico Euro/Dólar

Euro dólar © Proporcionado por Bolsamanía Euro dólar

El interés de los operadores está también en el Euro/Libra, después de que la moneda británica fuera la gran protagonista de la semana pasada, depreciándose cerca de un 5% contra la moneda única. Expertos consultados creen que la paridad entre el euro y la libra es posible por los temores a un Brexit duro, dado el contexto político en el que se librarán las negociaciones sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, en el que las autoridades de ambos lados del Canal de la Mancha no quieren ceder terreno. Sin embargo, la moneda única está cotizando alrededor de las 0,90 libras, con riesgos de volver a los niveles de soporte en las 0,8780 y las 0,8720 libras.

El Flash-crash de la libra dejó unos mínimos contra el billete verde en los 1,1841 dólares, una depreciación del 6% que abre las puertas a una mayor debilidad de la moneda británica en los próximos meses. El comportamiento de la divisa muestra que la libra ha absorbido hasta ahora la mayor parte del impacto del Brexit, ya que la economía de Reino Unido apenas muestra signos de debilitamiento. Sin embargo, desde Bloomberg alertan que en el medio plazo, la caída de la libra, que se cambia por debajo de los 1,24 dólares, dejará un agudo efecto sobre las empresas, ya que se verán reducidos sus beneficios y se disparará la inflación. Analistas esperan que la moneda encuentre soporte en los 1,2200 dólares en el corto plazo y que las caídas no vayan más allá de los 1,20 dólares en el peor de los casos.

El cruce ofrece muy malas perspectivas técnicas si bien pudimos observar como a cierre del pasado viernes conseguía cerrar por encima de los 1,24 lo que nos hace pensar en un repunte, explica César Nuez. El analista técnico de Bolsamanía cree que el nivel clave del corto plazo se encuentra en los 1,2621, máximos del pasado viernes. "Sólo con un cierre por encima de este nivel de precios nos plantearíamos un rebote después de los últimos desplomes", alerta.

Gráfico Libra/Dólar

GBP/USD © Proporcionado por Bolsamanía GBP/USD

El temor a que el Brexit le hinque el diente a la salud económica del país se puede palpar en el nerviosismo del mercado. La depreciación de un 16% de la libra contra el billete verde, desde el Brexit, puede ser parte de un cambio profundo en el estado de la economía de Reino Unido al que ni siquiera el Banco de Inglaterra pueda hacer frente, asegura un antiguo miembro del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra.

La clave está en que se necesita un período de estabilidad en la moneda, aseguran los expertos. “Si continúa a este ritmo, el feedback será negativo para la economía de Reino Unido porque, ni siquiera una mejora en las exportaciones podría paliar el resto de daños”, aseguran desde Nomura.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon