Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El drama de Caixabank y Sacyr con el desplome de Repsol en bolsa se alivia en 2016

Bolsamanía Bolsamanía 28/03/2016 Bolsamanía

El hundimiento de los precios del petróleo a finales de 2014 y durante 2015 arrastró consigo a empresas como Repsol, y castigó también a otras cotizadas como CaixaBank y Sacyr, que tienen importantes participaciones en la petrolera. Sin embargo, ya llueve menos para estas empresas.

El crudo siguió cayendo a principios de año para rebotar de forma violenta después y estabilizarse en torno a los 40 dólares. Y a la par, la cotización de Repsol se recuperó y en estos momentos se deja un 1,71% en lo que llevamos de año.

Por su parte, con el primer trimestre casi consumido, las acciones de Sacyr caen un 6,67% y las de Caixabank retroceden un 16,71%, pero en ambos casos ya no pueden señalar a Repsol como causante principal de estas pérdidas en bolsa como el año pasado, cuando la petrolera fue un auténtico quebradero de cabeza para ambas.

© Proporcionado por Bolsamanía

No en vano, Repsol está participada por estas dos empresas, y ni mucho menos de forma residual. Según datos recopilados por Sabemos Digital, Sacyr adquirió el 9,23% de la petrolera en 2006 por 2.855 millones de euros. Actualmente tiene una participación del 8,7% valorada en bolsa en 1.311 millones, pese a que la constructora tiene anotado un valor en libros de 2.131 millones, a 15,6 euros la acción.

En el caso de Caixabank, según Sabemos Digital, la participación es del 11,7%, lo que implica un valor en bolsa de 1.763 millones, frente a los 3.413 millones que figuran en las cuentas del banco.

De esta forma, para la entidad financiera cada 1% de Repsol vale 268 millones, mientras que para el grupo constructor este mismo porcentaje vale 223 millones.

En ninguna de estas dos empresas parecen plantearse la venta de las acciones de uno de los blue chips del Ibex 35. Si lo hicieran, tendrían que corregir su anotación en libros y declarar fuertes pérdidas. Mientras, Caixabank ha asegurado tener una visión de largo plazo en la petrolera y ha alabado su gestión, mientras que para Sacyr, que se endeudó para comprar las acciones de Repsol, los dividendos son una parte importante de sus resultados. De hecho, según Sabemos Digital, la constructora tiene que hacer frente a pagos anuales de 48 millones de euros, pero por su participación le corresponde una retribución en forma de dividendos de 97 millones.

© Proporcionado por Bolsamanía

¿QUÉ ESPERAR DE LAS ACCIONES DE REPSOL, CAIXABANK Y SACYR?

Repsol ha seguido una línea similar a la del petróleo, a pesar de que la firma española siempre destaca que también tiene negocio de downstream, especialmente refinamiento y éste no se ve afectado negativamente. Así, tras rebotar a finales de febrero y principios de marzo, lleva varias sesiones a la baja. "La corrección de las últimas semanas encaja dentro de los parámetros normales teniendo en cuenta que la cotización pasó de 8,50 hasta los 11 euros en poco más de una semana", opina José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía. "Podría ser que simplemente intente realizar el típico throw back a la nueva zona de soporte, antes importante resistencia, de los 9,70 euros. Lo que no tendría mucho sentido en mi opinión si queremos seguir apostando por rebotes en los títulos de la petrolera es que el hueco alcista con el que superó resistencias (9,52 euros) se terminara cerrando", agrega. Así, prosigue el experto, "por la misma y como se puede apreciar en el gráfico existe una zona de control muy clara en los 11 euros, que de ser superada debería acercar al título a los 12,30 euros de forma más o menos sencilla sin descartar incluso la zona de resistencia de los 12,86 euros (hueco bajista de la sesión del 24 de agosto)".

© Proporcionado por Bolsamanía

Caixabank, por su parte, sufre un serio correctivo en bolsa en el acumulado de 2016, en línea con la mayor parte de bancos españoles y también del resto de Europa. Del valor, "al igual que del conjunto del mercado, por el momento sólo cabe decir que se encuentra en fase de reacción (o rebote) dentro de un fuerte movimiento bajista en consonancia con el sectorial de los bancos europeos". "Ahora bien, he de decir que al menos el hecho de que el precio haya conseguido frenar las caídas desde la directriz alcista desde los mínimos de 2009 es una señal que invita al optimismo, claro está siempre que no la perfore a la baja", agrega Rodríguez.

© Proporcionado por Bolsamanía

Por último, de Sacyr hay que destacar que "en el muy corto plazo no descartamos que ponga a prueba la zona de soporte, antes resistencia, de los 1,60 euros. En cualquier caso lo importante está en el hecho de que el precio se ha girado por enésima vez a la baja desde la impecable directriz bajista (por definición resistencia) que une los máximos decrecientes desde el pasado mes de mayo (entonces cotizaba en los 4 euros)". Por lo tanto, añade el analista, "a día de hoy sólo cabe decir que es un título que sigue siendo bajista, lo que no es incompatible con importantes rebotes contra tendencia".

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon