Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'estado de emergencia económica' en Venezuela permite gobernar a Maduro durante 60 días

Bolsamanía Bolsamanía 16/01/2016
© Proporcionado por Bolsamanía

Tras decretar el estado de emergencia económica este viernes, Nicolás Maduro asume plenos poderes para legislar en esa materia durante los próximos 60 días. Esta medida se produce en un contexto de crisis, en la que el petróleo cae con un aparato productivo privado paralizado por la inflación y la falta de divisas.

El Gobierno busca cambiar esta situación expandiendo sus poderes.Tal y como publica El País, Luis Salas, Ministro de economía en Venezuela, comunicó a todo el país el decreto este viernes, que permite al presidente Maduro plenos poderes para legislar en el área económica durante 60 días. Salas anunció una serie de medidas, la mayoría generales, precedidas por un largo preámbulo que identifica la muerte del líder de, Hugo Chávez como el origen de la catástrofe que vive Venezuela, llamada “guerra económica” por la narrativa chavista.

Luis Salas, Ministro de economía en Venezuela, comunicó este viernes un polémico decreto con una serie de nuevas medidas. Entre esas decisiones generales, según expone el diario, se encuentran las siguientes: que el Gobierno podrá reorganizar el presupuesto a su saber y entender; dictará medidas para evitar la evasión fiscal; agilizará los trámites para importar los productos e insumos necesarios para el consumo; eximirá los requisitos cambiarios y requerirá del incremento de la producción y podría disponer de los bienes que las empresas privadas tienen para conseguir su objetivo de elevar la producción.

Lo que más ha llamado la atención de todo el discurso es el posible hecho de que se establezcan ingresos y egresos máximos para las operaciones en efectivo con la moneda local. La posibilidad de que el Gobierno pueda imponer un corralito (una restricción a todas las transacciones económicas y financieras, impuestos ya en el pasado en Argentina y Grecia) ha sido quizás la noticia más preocupante para la población.

Lo más preocupante es la posibilidad de imponer un corralito, como ya sucediera en Argentina y Grecia

Este comunicado se produce en vísperas del mensaje anual a la Nación del presidente Nicolás Maduro, previsto para las cinco de la tarde de Venezuela (10.30 de la noche en la España peninsular). Las reacciones se producen no solo por el alcance incierto de las medidas, sino por las especificidades técnicas consustanciales al lenguaje de los economistas, incomprensibles para la mayoría de la población, explican desde El País. El mensaje clave que el régimen ha intentado transmitir es la comprensión y el apoyo para que sacar al país de la crisis en que se encuentra inmerso. Maduro también ha querido enviar un mensaje de tranquilidad.

CONTROVERSIAS JURÍDICAS EN LA VALIDEZ DEL DECRETO

Maduro ha incumplido algunos requisitos para validar estas medidas, lo que despierta controversia entre la población. Maduro ha publicado el contenido del decreto en una edición extraordinaria de la Gaceta Oficial sin presentarlo primero a la Asamblea Nacional para su aprobación. Las opiniones sobre la validez de tal medida encuentran distintos razonamiento entre los juristas. En medio de ese debate las especulaciones apuntan hacia el alcance político de las medidas y la posibilidad de que se produzca un nuevo tope en el enfrentamiento que mantienen el Poder Ejecutivo con el Poder Legislativo.

Maduro ya había denunciado desde su llegada al poder, en 2013, la existencia de un plan internacional para asfixiar económicamente a Venezuela y provocar así la caída de su Gobierno. Venezuela sufre desde hace años una crisis económica, agravada por la caída del precio del petróleo en el mercado internacional, que ha desabastecido de productos básicos los comercios y ha disparado la inflación.

La deficiencias del tejido productivo, Venezuela se ve obligada a importar la mayoría de los productos básicos que consume, y ese descenso brusco de los ingresos, que ha reducido los dólares disponibles para importar bienes, han provocado una pertinaz escasez en los mercados venezolanos: la gente solo puede comprar productos básicos, como el arroz o la harina, en días concretos y en cantidades limitadas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon