Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Estado gana 2.500 millones de euros con las subidas en bolsa de sus acciones en 2017

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2017 Óscar Giménez

La salida a bolsa de Aena en 2015 y el rescate público de Bankia en 2012 han llevado al Estado a convertirse en uno de los grandes inversiones en renta variable española. Las participaciones del sector público en compañías cotizadas alcanzan ya los 25.000 millones de euros, tras una fuerte revalorización en el acumulado del primer trimestre de 2017.

Las alzas generalizadas en el parqué -más allá de excepciones como Banco Popular o Abengoa- con una revalorización del 10,4% del Ibex 35, han aumentado el patrimonio del Estado en acciones cotizadas. Recupera así con creces lo perdido en 2016, cuando según datos del Banco de España disminuyó su participación en 576 millones hasta los 7.360 millones.

Las estadísticas difundidas este lunes por el organismo gobernado por Luis María Linde sobre las cuentas financieras de la economía española dejan claras dos ideas: que el Ibex 35 también son las familias, que controlan 155.000 millones de euros en acciones cotizadas; y que las administraciones públicas se han convertido en un importante inversor de la Bolsa de Madrid.

Estas cifras se centran en la participación del Estado en BFA, la matriz de Bankia. No tienen en cuenta las participaciones en firmas cotizadas a través del circuito de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ni tampoco a Aena. En el gestor aeroportuario todavía controla un 51% a través del gestor de la navegación aérea civil Enaire. El Gobierno sacó a bolsa el 49% en febrero de 2015 con un precio por acción en 58 euros, y desde entonces se ha disparado un 163% hasta los 152,8 euros. Este año se revaloriza un 18%, lo que implica un aumento del valor de la participación pública en 1.771 millones hasta los 11.689 millones de euros (ver cuadro al final del texto).

La otra gran tenencia de acciones por parte del Estado está en Bankia, pero por motivos opuestos. Mientras que en Aena corresponde a un proceso de privatización a través de una oferta pública de venta (OPV), en el banco que ahora preside José Ignacio Goirigolzarri ocurrió todo lo contrario, ya que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) rescató a la entidad y controla ahora el 65,9% del capital. Un porcentaje de acciones valorado en bolsa en 7.689 millones de euros, 319 millones más que en diciembre, gracias al repunte en bolsa del 4,3% para el banco. Eso sí, el Tribunal de Cuentas ha cifrado el coste del recate de BFA / Bankia en 12.347 millones.

Contando estos dos valores, junto con las participaciones que controla el SEPI en Airbus, Red Eléctrica, Indra, IAG, Ebro Foods y Enagás, la cartera del Estado alcanza los 25.000 millones de euros. Una cifra que en 2017 ha aumentado en 2.560 millones, lo que implica una rentabilidad del 11,4%. Un rendimiento que bate al 10,4% del Ibex 35 y al 71% de los fondos de inversión privados centrados en renta variable española, según datos de Inverco y Morningstar.

SUBIDAS GENERALIZADAS

Las participaciones del SEPI han aumentado su valor en 470 millones de euros en los últimos tres meses y medio, especialmente gracias a Airbus, gigante aeroespacial en el que países como Alemania, Francia o España están presentes en el accionariado. En el último caso, con un 4,12%, según los registros del SEPI, lo que supone una cuantía de 2.271 millones que ha aumentado en el ejercicio en 270 millones gracias al rally del 13,5% de sus títulos.

La otra compañía en la que la participación del Estado supera los 2.000 millones es Red Eléctrica. El Gobierno controla el 20% del capital del operador del mercado eléctrico español, valorado actualmente en el parqué en 2.016 millones. La compañía sube en bolsa un 4% en 2017, con lo que las acciones del sector público se encarecen en 76 millones.

El peso en el accionariado es similar en Indra, del 20,14%, que con el aumento del precio de la acción en un 17,7% en el año vale ya 405 millones de euros, 60,8 millones más que al terminar 2016. Esto provoca un incremento de la cartera del sector público ligeramente superior a los 59 millones que consigue con la revalorización del 22,5% de IAG. El SEPI mantiene un 2,46% del hólding de aerolíneas que surgió con la fusión de Iberia y British Airways, y que recupera en bolsa parte de lo perdido el año pasado tras el varapalo del Brexit.

La cartera pública también incrementa su valor con Enagás, el proveedor de infraestructuras para el transporte del gas natural y gestor del sistema gasista local. La participación en el capital es del 5% o, lo que es lo mismo, de 296 millones. Una cifra que aumenta en 8 millones en 2017 por la subida en bolsa del 2,8%.

La única compañía cotizada que lastra el valor de los activos financieros del Estado es Ebro Foods, donde posee el 10,36% del capital. El grupo alimenticio, especializado en arroz y pasta con marcas como SOS o Brillante, cae un 1,1% en el parqué entre diciembre y el cierre del pasado jueves, último día en el que abrió la bolsa. Las acciones del SEPI han disminuido su valor en 3,6 millones, hasta los 314 millones de euros.

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon