Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Estado retira 8.700 millones de las reservas para pagar las pensiones y la paga extra

Bolsamanía Bolsamanía 02/07/2016 Bolsamanía
© Proporcionado por Bolsamanía

El Gobierno ha hecho uso de una ayuda extraordinaria para pagar las pensiones y la paga extra de julio. Concretamente, la Seguridad Social ha retirado 8.700 millones de euros del Fondo de Reserva, la mayor retirada hasta la fecha. Ahora mismo, solo quedan en las arcas 25.176 millones ahorrados en épocas de bonanza.

Tal y como informa El País, si la hucha continúa a este ritmo podría agotarse a finales de 2017. Y es que este movimiento vuelve a poner de manifiesto la falta de solidez del sistema de pensiones, uno de los principales problemas que tendrá que afrontar el Gobierno en cuanto se constituya.

En verano, la tesorería de la Seguridad Social afronta el desafío de desembolsar la nómina mensual de julio y la paga extraordinaria de verano. Desde 2012, las cotizaciones no dan para afrontar este reto, por ello el instituto previsor tiene que recurrir a los recursos que se cosecharon en la época de bonanza en el Fondo de Reserva. En esta ocasión ha necesitado 8.700 millones, según el Ministerio de Empleo. Una cantidad que supera a la de diciembre de 2013, cuando se necesitó también 8.000 millones de euros.

LAS PENSIONES: UN TEMA QUE DEBE ABORDAR EL NUEVO GOBIERNO

Tras este gasto, al Fondo de Reserva le quedan 25.179 millones de euros, muy lejos ya de los casi 67.000 millones que había a finales de 2011. Esto supone que la hucha apenas tiene recursos ya para afrontar tres nóminas mensuales en los momentos extraordinarios en que el Gobierno tiene que recurrir a ella.

Este contexto aboca al nuevo Ejecutivo que se forme a afrontar pronto el problema de la financiación del sistema de pensiones, pues todas las previsiones apuntan a que la Seguridad Social estará en números rojos durante varios años más. La Autoridad Fiscal estima que, al menos, hasta 2021 el instituto previsor necesitará financiación adicional, es decir, cuatro años después de agotarse el Fondo si continúa con la tendencia actual, detalla El País.

No obstante, los partidos políticos son conscientes de la situación y ya han realizado propuestas que intentarán estabilizar la situación. El Gobierno del PP lanzó en los presupuestos de 2016 la idea de financiar con impuestos las pensiones de viudas y huérfanos. El PSOE propuso en la campaña electoral crear un impuesto solidario que financiara a la Seguridad Social, una medida que Podemos ve con buenos ojos. Ciudadanos es el menos concreto de los cuatro grandes partidos y apunta a recuperar el consenso en el Pacto de Toledo.

La evolución de la ejecución presupuestaria en lo que va de año ya hacía prever que las necesidades de la Seguridad Social superarían a las de 2015. El año pasado en julio fueron necesarios 6.530 millones que Empleo obtuvo por una doble vía: el Fondo de Reserva (3.750 millones) y el excedente de la gestión de las mutuas (2.780 millones).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon