Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro alcanza un nuevo récord de 2017 entre dudas sobre las subidas de tipos de la Fed en junio

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 16/05/2017 Noemí Jansana

El euro ha aprovechado la renovada debilidad del dólar para avanzar hasta niveles casi en los 1,1090 dólares y marcar un nuevo récord de seis meses contra su rival estadounidense. El anterior máximo estaba en los 1,1024 dólares, hasta donde la divisa comunitaria escaló después de la victoria de Emmanuel Macron en las presidenciales francesas el pasado 7 de mayo. El euro se ha apreciado un 0,7% en la jornada y casi un 2% desde la apertura del pasado viernes.

La ‘moneda única' ha extendido este martes el avance de la sesión del lunes, cuando su cotización se disparó de la mano del rendimiento de los bonos alemanes después de la victoria de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Angela Merkel en las terceras elecciones regionales antes de las elecciones federales de septiembre en el país teutón. No sólo es la mayor región del país, si no que Renania del Norte-Westfalia también es un feudo tradicionalmente socialista y supone la tercera victoria consecutiva del partido de la canciller sobre los socialdemócratas de Martin Schulz.

Desde el punto de vista del análisis técnico, el último envite del euro ha logrado superar en rango intradiario la resistencia de los 1,1020 dólares, pero analistas como Michael Hewson, de CMC Markets, avisan que mientras no se confirme en precios de cierre, sigue existiendo la posibilidad de un retroceso hasta el soporte de los 1,0820 dólares. "Por encima de los anteriores máximos anuales (1,10142 dólares) dejaremos la puerta abierta a un escenario de continuidad alcista con objetivo en los máximos de noviembre, en los 1,12996 dólares", señala, por su parte, José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía.

En este momento tenemos al euro/dólar 'asomando la cabeza' por encima de la directriz bajista del último año así como por encima de la resistencia que presenta en el último máximos decreciente. "En teoría la superación de este nivel, con holgura y en precios de cierre, debería ser interpretada como la antesala de un nuevo movimiento de apreciación del euro frente a la divisa estadounidense con objetivo en la resistencia que presenta en los máximos de noviembre, en los 1,12996", añade Rodríguez.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pero por ahora, la divisa comunitaria se deja llevar por las compras, como reacción a la presión bajista sobre el dólar que han suscitado ciertas dudas entre los inversores de que la Reserva Federal de EEUU (Fed) acometa una nueva subida de tipos el próximo mes. La herramienta del Chicago Mercantile Exchange que predice las posibilidades de que el banco central suba los tipos de interés en junio muestra ahora un 73% de probabilidades, frente al 80% de la semana anterior. Para Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management, la causa del declive en el ‘billete verde' también debe buscarse en que “los datos macroeconómicos de EEUU siguen dejando decepcionantes resultados, después de que la actividad manufacturera de Nueva York cayera en abril hasta su peor nivel en siete meses”.

“Este dato sigue a los informes de inflación y gasto publicados el pasado viernes, que también dejaron a los inversores preocupados ya que tienen una gran impacto en las decisiones de política monetaria de la Fed”, recuerda la analista. “Hace tan sólo dos semanas, el mercado estaba prácticamente convencido de que el banco central iba a subir los tipos en su reunión de mes que viene, mientras ahora se ve como crece el escepticismo entre los inversores”, argumenta Lien. En contraste, el crecimiento de la eurozona no hace más que reafirmar la confianza de los operadores en la divisa y así lo demuestran los recientes datos del PIB del primer trimestre, que se ha expandido un 0,5%, tal y como estaba previsto po el mercado.

Los largos (o alcistas) en el euro se ven favorecidos en este momento y, de hecho, según los últimos datos de la Comisión del Mercado de Valores de EEUU, el posicionamiento especulativo de los inversores en el euro se ha adentrado en el terreno positivo por primera vez desde mayo de 2014, impulsado por la disminución de los riesgos políticos en Europa. “La mejora en los resultados de los datos macroeconómicos y la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) cambie su guía de los mercados en su reunión de junio también ha contribuido a la mejora de la operativa del euro”, señala Jane Foley, analista de Rabobank.

En cambio, los largos (o alcistas) en el dólar se desplomaron la semana pasada hasta niveles no vistos desde octubre. “Esta caída se produce a pesar de las expectativas, que aún son mayoritarias, de una subida de tipos por parte de la Fed en junio.

GRAN SEMANA PARA LA LIBRA

Además del euro y del dólar, la libra es la otra gran protagonista esta semana. Este martes se ha publicado el informe de inflación del mes de abril, que se ha disparado hasta el 2,7% en rango anual, 0,4% más que en marzo y por encima de lo esperado por el consenso de mercado. De momento, el cable (lira/dólar) se ha desplomado un 0,6% por debajo de los 1,28 dólares, tras intentar superar los 1,2960 dólares tras el dato.

El resto de la semana, seguirán los datos de empleo y consumo, que podrían dejar notar su huella en la divisa más de lo que lo ha hecho el dato de precios al consumo. En las últimas jornadas, el cable (como se conoce a la libra/dólar) se ha mantenido en rango entre los 1,2900 y los 1,2990 dólares, con los 1,3000 dólares en el punto de mira. “De quebrar este nivel, esperamos que las subidas se extiendan hasta los 1,3200 dólares”, señala Kathy Lien.

Por otro lado, el euro/libra ha operado hasta precios por debajo de los 0,8540 libras, a causa del impulso comprador que ha recibido el euro. Sin embargo, analistas de Danske Bank no esperan que el euro tenga mucho más recorrido al alza contra la divisa británica, ya que “no hay razones para justificar una presión bajista en la libra antes de las elecciones anticipadas de junio”. Los expertos del banco de inversión danés apuestan porque la moneda comunitaria se mantenga entre los 0,8400 y los 0,8500 libras.

© Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon