Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro mantiene su sesgo negativo y el dólar está bajo presión ante la cumbre Trump-Xi Jinping

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 05/04/2017 Noemí Jansana

El mercado de las divisas no ha ofrecido grandes sobresaltos a los operadores y los principales cruces de monedas presentan escasas dosis de acción, un comportamiento que muestra como los operadores mantienen la cautela ante varias citas económicas y políticas de relevancia esta semana. El euro vuele a sufrir la presión vendedora después de que los datos del empleo ADP hayan sido más positivos de lo esperado y los analistas avisan de que podrían producirse mayores caídas en el corto plazo en la moneda única.

El indicador del mercado laboral privado ADP correspondiente al mes de marzo ha constatado la creación de 263.000 empleos, muy por encima de la estimación de consenso que se situaba en 187.000. El dato del mes de febrero fue de 298.000 empleos registrados y también superó ampliamente las previsiones.

Los alcistas en el dólar sostienen las ganancias contra la moneda única, que ha caído hasta los 1,0650 dólares, cerca del mínimo de casi tres semanas marcado el martes, en las inmediaciones de los 1,0630 dólares. Este podría ser el catalizador que ofreciera al ‘billete verde' el impulso que le falta para apreciarse contra el euro, hasta el nivel de soporte en el área de los 1,0580 dólares, indican analistas de Commerzbank.

El 'billete verde' también ha recuperado el todo ante el yen y ha avanzado un 0,6% desde los precios de apertura de este miércoles. El dólar/yen había encontrado un soporte por encima del área de los 100,00 yenes -mínimos de una semana- desde donde se encamina ya hacia los 111,500 yenes. Aunque los operadores han aflojado su aversión al riesgo en las últimas horas, se mantienen alerta ante la inminente cumbre entre el presidente de EEUU, Donald Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, que el mismo Trump ha reconocido que será “muy difícil”.

Además los inversores están muy pendientes de la publicación de las actas de la reunión de la Reserva Federal de EEUU (Fed) del mes de marzo. Después de que varios miembros del banco central se hayan mostrado más optimistas acerca de las subidas de tipos, los operadores buscarán pistas que indiquen que el banco central se mantiene comprometido con dos subidas de tipos más en 2017 o si podrían ampliarse a tres. También si el próximo incremento de tasas será en junio o en septiembre.

También en el plano macroeconómico, la publicación de los datos del PMI de servicios de Reino Unido ha subido 1,7 puntos en marzo, elevándose a 55 puntos desde los 53.3 previos, mejorando los 53.5 previstos por los expertos. El rebote del sector servicios hasta su mejor lectura en tres meses y alejándose de los mínimos de cinco meses de febrero, ha servido a la libra para volver a intentar reconquistar el área de los 1,2500 dólares. Desde el punto de vista del análisis técnico, Michael Hewson, analista de CMC Markets, indica que el sesgo sigue siendo positivo para la divisa británica y "mientras se mantenga por encima de los 1,2350 dólares, puede seguir avanzando hasta los 1,2700 dólares.

CUIDADO CON EL EURO: EL MERCADO NO DESCUENTA EL RIESGO POLÍTICO

De vuelta a la moneda única, analistas de HSBC apuestan porque el euro extienda sus caídas en el corto plazo hacia los 1,05 dólares, para después remontar hasta los 1,08 dólares. Califican el reciente rally de la moneda europea de poco natural y creen que fue impulsado “por una prematura especulación acerca del cambio en la política monetaria el Banco Central Europeo (BCE)”. Los expertos de la entidad británica creen que la depreciación del euro responde a que se ha revertido parcialmente estos ascensos.

© Proporcionado por Bolsamanía

Por otra parte, también avisan de que el mercado se está mostrando demasiado complaciente con la evolución de la carrera electoral en Fracia. “Actualmente, apenas ningún riesgo político está descontado en el precio del euro. Las encuestas continúan sugiriendo que mientras que Marine Le Pen puede llegar a la segunda vuelta de la votación en las elecciones francesas, es probable que sea derrotada por un amplio margen el 7 de mayo”, señalan.

Por este motivo avisan los analistas de HSBC que “cualquier señal de que la situación se vuelve favorable para la candidata del Frente Nacional, se verán ventas agudas en el euro”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon