Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro, muy pendiente de Francia mientras el dólar se deja llevar por los comentarios sobre su fortaleza

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 18/04/2017 Noemí Jansana

El mercado de las divisas deja atrás el descanso de Semana Santa para volcarse de lleno en la escena política en Francia, por un lado, y en las tensiones geopolíticas que se desarrollan en Corea del Norte, Siria y Turquía, por otro. Las monedas refugio, como el yen y el franco suizo, han recibido impulso en las pasadas horas, aunque el dólar ha tomado buena nota de las declaraciones del secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, sobre que la fortaleza del dólar es positiva a largo plazo y ha remontado parte de sus recientes pérdidas.

El euro ha permanecido sin grandes cambios, reafirmando el aspecto técnico con el que arrancaba la semana y que apunta a que un rebote hacia los recientes máximos es posible. La ‘moneda única' lleva varios días encapsulada en un rango de, aproximadamente, un 1%, con un soporte de corto plazo en los 1,0580 dólares y una resistencia que se ubica en los 1,0680 dólares. Para José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía, “mientras no se perfore el soporte de los 1,0490 (en cierres) la posibilidad de que desde aquí el precio intente de nuevo reestructurarse al alza con objetivo en la resistencia de los 1,09 (máximos de marzo), se debe tener en cuenta”. “Al menos en lo que al corto plazo se refiere el cruce se encuentra dibujando mínimos y máximos crecientes y así no se cae”, asegura el experto.

© Proporcionado por Bolsamanía

Analistas de Danske Bank esperan que esta situación se mantenga hasta que se celebra la primera ronda de las elecciones en Francia, aunque el avance en las encuestas del candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, pone en guardia a los operadores. No obstante, se alinean con la opción reinante en el mercado de que no logrará pasar a la segunda ronda, que se librará el 7 de mayo, con lo que el liderazgo del país se disputará entre el candidato centrista Emmanuel Macron y la candidata de ultra-derecha, Marine Le Pen. “En este escenario, el euro repuntará en señal de alivio, ya que el riesgo de Le Pen se eliminará, dado que lo más probable es que Macron se haga con el Elíseo”, aseguran los analistas de la entidad danesa.

A VUELTAS CON LA FORTALEZA DEL DÓLAR

El billete verde, por su parte, ha recuperado parte del terreno cedido después de los comentarios del presidente de EEUU, Donald Trump sobre su fortaleza. En declaraciones al 'Wall Street Journal', justo antes de las vacaciones de Semana Santa, el republicano volvió a atacar verbalmente a la divisa y declaró que los tipos de interés deben mantenerse bajos. “El dólar se está volviendo demasiado fuerte y es culpa mía porque la gente me tiene confianza”, expresó Trump, antes de añadir que esta situación está “dañando las exportaciones” porque es difícil para EEUU competir con otros países que están devaluando sus divisas.

La divisa se recupera un 1% frente al yen, hasta niveles por encina de los 109,00 yenes, después de haber arrancado la semana en mínimos de cinco meses contra la divisa nipona, aupado por otras declaraciones, esta vez del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. El secretario de Estado ha respaldado estas afirmaciones y ha reconocido al 'Financial Times' que “un dólar fuerte, en el corto plazo, es perjudicial para las exportaciones”. Sin embargo, ha añadido que en el largo plazo será positivo. “Como primera divisa de reserva mundial, creo que si lo analizamos en largos períodos de tiempo, la fortaleza de la divisa es una buena cosa”, ha asegurado Mnuchin.

Para Hussein Sayed, analista de FXTM, este cóctel de declaraciones mantiene a los inversores despistados porque “están hallando dificultades para decidir de qué lado ponerse”. Pero “dado que tanto Mnuchin como Trump coinciden en que en el corto plazo, el dólar está sobreapreciado, los alcistas del ‘billete verde' no deberían gobernar la divisa.

El secretario de Estado también ha rechazado que la administración Trump se esté embarcando en una guerra de divisas. “El presidente simplemente hizo un comentario sobre la situación de la moneda en el corto plazo… hay una gran diferencia entre las palabras y los hechos”, ha subrayado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon