Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro pierde impulso alcista y empieza a mostrarse vulnerable

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 29/05/2017 Noemí Jansana
© Proporcionado por Bolsamanía

El euro está notando como el reciente impulso alcista que ha llevado a la divisa a conquistar máximos de seis meses y medio se frena y ha seguido drenando parte de sus recientes ganancias en un calmado arranque semanal. Sin datos económicos de relevancia y con el festivo de EEUU marcando el compás, las divisas se moverán enteramente a merced del apetito por el riesgo, aunque el lanzamiento de un nuevo misil balístico por parte de Corea del Norte no ha impulsado, por el momento, a los valores refugio y el dólar ha avanzado contra la mayoría de divisas, extendiendo el rally que inició el pasado viernes por el optimismo ante la revisión al alza de los datos del Producto Interior Bruto (PIB).

Así, el índice del dólar ha añadido un 0,03% más a su récord de una semana del 26 de mayo, después de que se revelara que la economía de EEUU se ralenztizó menos de lo esperado en el primer trimestre, con un crecimiento del PIB de un 1,2%. Aunque en líneas generales la acción en los principales cruces se está viendo muy limitada, con la libra y el yen operando en torno a los niveles del pasado viernes, en los 1,2830 dólares, la primera, y las 111,200/500 yenes por dólar, la segunda, si se nota un avance del ‘billete verde contra otras monedas como el dólar de Singapur, que se deja un 0,2% o el baht tailandés, que cae a un mínimo de tres semanas.

La moneda de EEUU se ha visto apuntalada por las declaraciones del presidente de la Reserva Federal de San Francisco, John C. Williams, quien ha señalado este lunes en Singapur que “con la economía en pleno empleo y la inflación, que se espera que alcance el objetivo del 2% para el próximo año, el banco central debe seguir subiendo los tipos de interés de Estados Unidos gradualmente o habrá riesgo de sobrecalentamiento de la economía".

El euro, por su parte, ha caído muy cerca de los mínimos del viernes, en los 1,1158 dólares. Pero lo realmente relevante para la ‘moneda única' es la pérdida del nivel de los 1,1200 dólares en el cierre semanal del viernes pasado, lo que muestra que “el momentum alcista del euro contra el dólar se ha debilitado ligeramente”, señalan analistas de Danske Bank. “Mientras que la valoración aún sugiere cierto margen para que la moneda compartida siga alcista en el medio plazo, a la vez se muestra cada vez más vulnerable a un retroceso en el ciclo empresarial europeo”, avisan los economistas del banco danés.

TODAS LAS MIRADAS EN EL INFORME DE EMPLEO DE EEUU

Por otra parte, Kathy Lien, fundadora de BK Asset Management, recuerda que hay el hueco alcista que se dejó el euro/dólar hace cinco semanas, en los 1,0730 dólares, podría actuar como un imán y acabar por rellenarse dada la “quemazón que sienten los iversores después del rally de la divisa de más de un 5% desde estos niveles de precio”.

“Los riesgos políticos a corto plazo se han desvanecido y los últimos informes económicos han sido positivos para el euro”, indica Lien. La confianza de los inversores alemanes aumentó fuertemente en el mes de mayo, el superávit comercial de la Eurozona alcanzó un máximo de tres meses y no hubo revisiones del PIB de la zona euro, ni de los informes del IPC. Incluso el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, reconoció que la recuperación de la zona euro era cada vez más amplia. Pero el euro/dólar ha sido incapaz de extender sus ganancias por dos razones principales, expone la analista: “La primera es un crecimiento más lento de la inflación (los precios ya están subiendo a un ritmo más gradual y el aumento de la moneda, de hecho, añade más presión sobre la inflación). La segunda son las opiniones divergentes del BCE y la Reserva Federal de EEUU (Fed)”.

En este contexto, el dólar se enfrenta a una semana clave en la que se conocerá el informe de empleo de EEUU del mes de mayo. “Si las nóminas no agrícolas aumentan, la tasa de desempleo se mantiene estable y las ganancias horarias promedio aumentan al ritmo del mes pasado o mejor, la incertidumbre sobre la intención de la Fed se desvanecerá rápidamente”. argumenta Lien. “Sin embargo, si cualquier parte del informe del marcado laboral estadounidense decepciona, los inversores comenzarán a relajar sus operaciones largas del dólar, o peor comenzar a vender la divisa antes la reunión de junio del banco central”, alerta la experta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon