Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro quiere extender sus pérdidas y el dólar, pendiente de las actas de la Fed

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 03/04/2017 Noemí Jansana

El euro ha arrancado la semana fuertemente presionado a la baja, después de la caída de casi un 3%, de máximos a mínimos, de la última semana del mes de marzo. El dólar, mientras tanto, se mantiene alejado de su precio más bajo en cuatro meses alcanzado también la semana anterior, cuando se devaluó hasta mínimos del 11 de noviembre contra la divisa europea y también en el índice del dólar -que mide el desempeño de la moneda contra sus monedas rivales-. Expertos esperan que el euro continue deprimido en el corto plazo, pudiendo extender su caída hasta precios por debajo de los 1,0600 dólares.

Para Michael Hewson, analista de CMC Markets, la depreciación del euro más allá de los 1,0680 dólares, donde descansa la media móvil de 50 días, abre las puertas a que los bajistas lo conduzcan al precio objetivo de los 1,0580 dólares, mientras que “la divisa europea necesita recuperar el área de los 1,0780 dólares para estabilizarse”, señala el experto.

La moneda única se mantiene débil a pesar de los buenos datos macroeconómicos, especialmente los índices de gestores de compras, que se han disparado a máximos de casi seis años, mientras el paro en la Zona Euro ha descendido en febrero al 9,5%, la tasa más baja desde mayo de 2009. Desde Danske Bank alertan que el cruce euro/dólar parece dispuesto a seguir su tendencia a la baja, especialmente “si las actas de las últimas reuniones de la Reserva Federal de EEUU (Fed) y del Banco Central Europeo (BCE), que se publicarán esta semana, apuntan a que sigue agudizándose la divergencia entre el enfoque de ambos bancos centrales”. Los analistas de la entidad danesa explican el reciente comportamiento del cruce porque “los factores de corto plazo no justificaban que se mantuviera por encima de los 1,09 dólares”.

Avisan también estos expertos que los datos sobre el mercado del sector manufacturero (ISM) pueden señalar cierta desaceleración en la actividad del sector negocios de los EEUU. A pesar de que en Danske Bank mantienen un sesgo negativo en el euro/dólar para el corto plazo, también apuntan a que el dólar apuntaló sus ganancias de la semana pasada, con el índice del dólar recorriendo un 2% al alza hasta los 100,500 puntos, en “el típico movimiento de compras de fin de mes, pero su panorama no ha cambiado realmente”.

EL DÓLAR, ¿ALCISTA?

De hecho, los alcistas en el ‘billete verde' retomaron algo de control al final del mes, no obstante, después de tres semanas consecutivas de caídas, el índice del dólar cerró el primer trimestre con pérdidas de un 1,9%, algo que no ayuda a ser realmente optimistas en la moneda a los analistas del banco de inversión danés.

Analizando otros pares de divisas, el dólar no ha repetido su fortaleza contra otros rivales, como la libra, que mantiene el pulso a su rival estadounidense, en niveles de precios cercanos a los 1,2550 dólares, a pesar del arranque del Brexit y de los primeros compases de las negociaciones a las que se enfrentarán Reino Unido y la Unión Europea. Y contra el yen, el dólar se mantiene más cerca de los 111,00 yenes que de los máximos por encima de los 112 yenes del viernes pasado.

También avisa de múltiples riesgos para que el ‘billete verde' continue subiendo Hussein Sayed, analista de FXTM. “Después de que las declaraciones de varios miembros de la Fed y de su Comité de Política Monetaria, el FOMC, hayan dado razones para pensar que el banco central podría ser más agresivo en su política monetaria de lo mostrado en su reunión del 15 de marzo, las actas de la Fed, que se publican el miércoles, darán más pistas sobre las intenciones de los banqueros centrales”, indica Sayed. El analista también señala que el dato de empleo de EEUU podría dinamitar los alcistas en el dólar si se confirma que el mercado laboral se ha enfriado en marzo, después del crecimiento del mes anterior. El mercado espera que se hayan añadido 180.000 nuevos puestos de trabajo, desde los 235.000 del mes anterior.

Desde el punto de vista del análisis técnico, “a pesar de las últimas caídas en el euro/dólar y a pesar de otro momentos de mercado al menos se puede decir que en el corto plazo tenemos mínimos y máximos crecientes y así no se cae”, indica José María Rodríguez, analista de Bolsamanía. “Existe una potencial zona de soporte en el entorno de los 1,0575-1,0580 que podría tratarse de la base de un pequeño canal alcista. Aunque el soporte clave de corto plazo sigue estando en los 1,0490”, señala el experto.

“La diferencia es que tenemos un primer máximo creciente y que por lo tanto todavía cabe la posibilidad de que tras la actual corrección en el cruce le veamos dirigirse a la resistencia que presenta en los 1,10650 por donde pasa la directriz bajista del último año”, señala Rodríguez.

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon