Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El euro y el dólar tratan de consolidar los recientes movimientos mientras esperan al BCE

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 07/12/2016 Noemí Jansana

Calma chicha en el mercado de las divisas después de la reciente tensión desatada por el resultado del referéndum de Italia, que provocó una reacción visceral inicial en el euro, con un desplome hasta mínimos de 21 meses, para después revertir todas las pérdidas y extender su rebote hasta casi los 1,08 dólares. El dólar, por su parte, sigue también sin grandes alegrías, alrededor de los 114 yenes, en un claro compás de espera antes de la importante cita del Banco Central Europeo (BCE).

La jornada del martes, sin embargo, vio como la ‘moneda única' se zambullía de nuevo por debajo de los 1,07 dólares, en un claro movimiento de toma de beneficios y presionado por la perspectiva de que el presidente del BCE, Mario Draghi, anuncie una extensión del programa de compras de activos durante seis meses más, alargando la ‘expansión cuantitativa' (el inglés quantitative easing -QE-), de 80.000 millones de euros mensuales hasta septiembre de 2017.

Esta es la opinión más extendida entre los economistas, pero la fundadora de BK Asset Management, Kathy Lien indica que “Draghi ha aprovechado cada mínima oportunidad que se le ha presentado para destacar las mejoras de la economía de la zona euro”, además, el daño en el mercado tras el referéndum italiano ha sido mínimo, “lo que alivia la tensión en el seno del banco central para emprender nuevas acciones”, argumenta la analista.

Además, el reciente comportamiento en el euro se debe en gran parte a las noticias de la pasada semana sobre que el regulador europeo enviaría una señal al mercado de que su programa de compras tiene un límite, aunque prorrogue las mismas más allá de marzo. Analistas de Societe Genérale han señalado a Reuters que el reciente comportamiento de la divisa obedece a una reacción exagerada de los operadores ante la posibilidad del ‘tapering'.

DESPUÉS, LA FED

Aunque los inversores están esperando conocer la decisión del BCE, que marcará el tono en el mercado de las divisas los próximos días, expertos consultados creen que la cita que realmente podría desencadenar que el euro rompa el soporte de los mínimos de 2015, en lo 1,0462 dólares es la Reserva Federal de EEUU (Fed). José Lagarto, analista de Orey Financial, indica que el mercado está a la espera de una subida de tipos en torno a 25 puntos básicos, “pero una subida superior podría llevar al euro/dólar a nuevos mínimos del año, descartando el escenario correctivo actual”, asegura.

© Proporcionado por Bolsamanía

“La Fed podría verse obligada a aumentar de forma más agresiva los tipos durante el próximo año para contener las presiones inflacionarias causadas por el crecimiento de Estados Unidos”, comenta Lagarto, que puede ser “impulsado por medidas propuestas por el presidente electo, Donald Trump. Por lo tanto, el aumento de la tasa de interés esperada, podría ser el gran impulsor del dólar el próximo año”, explica.

El dólar se mantiene sin grandes cambios, consolidando las recientes ganancias contra el yen y con el índice del dólar -que mide el desempeño de esta divisa contra una cesta de seis rivales- en los 100,47 puntos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon