Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El expresidente de la Fed: El problema de Europa es que no hay una autoridad fiscal que busque el interés de toda la eurozona

Bolsamanía Bolsamanía 17/04/2016 Bolsamanía

Ben Bernanke, expresidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos es visto como un héroe por su gestión de la crisis financiera, aunque no todo el mundo lo vio así, las críticas de los republicanos lo asediaron y terminó rompiendo con este partido. Se caracterizó las por compras masivas de activos y por la implantación de tipos de interés cero.

El País ha conseguido una entrevista con Helicóptero Ben, como algunos le han apodado, y ha repasado algunos desafíos económicos. Ante la pregunta de si se podría imaginar que los tipos de interés bajos se prolongarían tantos años, Ben afirma que no lo sabía "El crecimiento ha sido lento, las ganancias de productividad también y los tipos de interés han sido bastante bajos durante años en todo el mundo. No es algo de corto plazo, los tipos han estado bajando en los últimos 30 años. El problema es que con bajo crecimiento de la productividad y de la población, los retornos de la inversión son, generalmente, muy bajos, así que ya empiezas de una base baja cuando flexibilizas la política monetaria para hacer frente a una recesión"

"Uno de los motivos por los que los tipos de interés son tan bajos es que se ha puesto demasiada responsabilidad sobre los bancos centrales para ayudar a la economía a recuperarse. Y los tipos son la principal herramienta que tienen. Tendríamos una recuperación más rápida, y los tipos subirían más, si el enfoque fuera más equilibrado e involucrase más a las políticas fiscales y a otras autoridades, además de los bancos centrales.

© Proporcionado por Bolsamanía

Sobre la caída de Lehman Brothers y la economía americana que aún despierta dudas, el expresidente de la Fed cree que hacen falta más medidas, "La capacidad de los bancos centrales tiene un límite. Estados Unidos ha tenido bastante éxito en lo que se refiere a devolver la economía a su crecimiento potencial y devolver a la gente a trabajar. La tasa de paro está en el 5%. Lo que ha sido decepcionante es la tasa de crecimiento, porque la productividad lo ha sido, y eso es algo en lo que los bancos centrales no pueden hacer prácticamente nada."

UNA ECONOMÍA MÁS PRODUCTIVA EN EEUU

Por ello al próximo presidente de Estados Unidos le pide "Un plan económico que haga que la economía estadounidense sea más productiva, y eso conllevaría un sistema tributario mejor, mejor educación, más inversión en I+D, medidas que acelerarían el crecimiento y que están fuera de las competencias de los bancos centrales."

"Me preocupa que algunos candidatos y algunos políticos tengan discursos que comprometen seriamente la independencia de la Reserva Federal, eso sería una gran error. Hay muchas recomendaciones de reforma de la Fed, muchas de las cuales no se han pensado bien, y espero que el presidente que venga piense con cuidado cómo lograr sus objetivos sin eliminar la independencia de la política monetaria. Aunque la política monetaria no puede ser la única alternativa, es muy importante para afrontar una crisis, y restringir esa capacidad no es una buena idea."

QUEDA POR HACER EN EUROPA

A la pregunta "¿Ve la situación europea como la muestra de que la expansión cuantitativa no basta por sí sola?", Ben contesta que sí, "Llevó unos cuantos años que el BCE adoptase medidas similares a las de la Fed o el Banco de Inglaterra y ese retraso ha tenido muchos costes. Además, la política fiscal en Europa ha sido en general bastante austera. Últimamente es más neutral, pero durante muchos años ha sido viento en contra de la recuperación. Y sí, el peso se ha puesto en el BCE, incluso más que en el caso de Estados Unidos. Como en Estados Unidos, creo que un enfoque más equilibrado, con política fiscal, sería mejor."

Confía en el papel de Mario Draghi, cree que está haciendo lo que debe hacer, trabajar duro para conseguir un objetivo de inflación, aunque lo más importante para él "es un enfoque más equilibrado de las política y Mario lo ha estado pidiendo."

No obstante, el problema en Europa es que la situación es diferente en cada país, ese impulso fiscal en un país como España tiene luego unos costes en déficit. "El euro une la política monetaria de España con la de Alemania de la misma manera que el dólar vincula la política monetaria de Alabama con la de Nueva York. La diferencia es que en EE UU hay un Gobierno central que hace una política fiscal mirando por el interés de todo el país, pero en Europa no hay una autoridad fiscal que busque el interés de toda la eurozona, sino que cada país piensa en sus propias necesidades.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon