Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'Frexit' aún se ve lejos: los mercados no temen (de momento) un triunfo de Marine Le Pen

Bolsamanía Bolsamanía 22/11/2016 Nieves Amigo

Las elecciones francesas, que se celebran a principios del próximo año (23 de abril), pasan a escena después de que Nicolas Sarkoky haya quedado fuera de la carrera por liderar el partido conservador en la primera vuelta de las primarias. François Fillon y Alain Juppése disputarán ahora el liderato en la segundo vuelta mientras Sarkozy ha anunciado que apoyará a Fillon.

Hay quien dice que el fracaso de Sarkozy refuerza las posibilidades de un triunfo del centro-derecha en la batalla con Marine Le Pen, del Frente Nacional. Para algunos analistas, la postura de Sarkozy en determinados aspectos, como la inmigración, había tendido a radicalizarse y a parecerse, peligrosamente, a la de Le Pen. Ahora, François Fillon, que ha ganado esta primera vuelta de las primarias imponiéndose por el 44,1% de los votos, ofrecerá una alternativa de derechas más moderada, aunque el fondo seguirá siendo duro, según los analistas políticos.

El triunfo de los llamados "populismos" en Reino Unido (con la votación a favor del Brexit) y en Estados Unidos, con la llegada de Donald Trump, hace temer que Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha Frente Nacional, pueda ganar las elecciones en Francia. A diferencia de otros partidos, el Frente Nacional propone, entre otras cosas, realizar un referéndum sobre la adhesión de Francia a la Unión Europea y defiende las políticas económicas proteccionistas. Sin embargo, un triunfo de Le Pen no es tan sencillo. "Sigue siendo poco probable", señala Marc de-Muizon, economista de Deutsche Bank.

LAS RAZONES QUE HACEN DIFÍCIL EL TRIUNFO DEL FRENTE NACIONAL

La clasificación de Le Pen para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de la próxima primavera parece un hecho, sobre todo teniendo en cuenta las encuestas recientes. Sin embargo, muy pocos votantes de izquierdas votarían a Le Pen en la segunda ronda. Eso sí, dependiendo de a quién se enfrente Le Pen en la segunda ronda, podrían abstenerse de votar. Aun así, incluso si las tres cuartas partes de los votantes de izquierdas se abstuvieran, Le Pen debería ser finalmente derrotada, explica Marc de-Muizon.

"El voto a favor del Brexit y de Trump dio como resultado que los votantes expresaban su rechazo al statu quo al tiempo que se mantenían los mismos partidos políticos en el poder para realizar el cambio. Esto sería difícil de replicar en Francia con la victoria de Le Pen", apunta De-Muizon, y añade: "Una clara mayoría de la población (francesa) está a favor de la Unión Europea (UE) y del euro. Esto es particularmente cierto entre los votantes mayores".

Al tiempo que el deseo de Le Pen de celebrar un referéndum sobre la adhesión a la UE está en contradicción con las preferencias de la población gala, Marine Le Pen tampoco contaría con el apoyo de una clase social que se pudiera considerar "maltratada", como sí ha ocurrido en Reino Unido o Estados Unidos. "La desigualdad ha sido uno de los motores de la oleada populista. Francia tiene una desigualdad de ingresos relativamente baja, y los más pobres han sido protegidos de las medidas de austeridad", apuntan desde Deutsche Bank.

Por último habría que hablar de la popularidad de Marine Le Pen que, contrariamente a lo que podría parecer, se ha mantenido "estática" en los últimos seis meses e incluso en niveles por debajo de los de hace varios años. "Las encuestas muestran que cerca del 80% de los franceses están decepcionados con la victoria de Trump. Sólo los partidarios de Le Pen estarían contentos con ella", añade Marc de-Muizon.

TODOS LOS OJOS PUESTOS EN LAS PRIMARIAS DEL CENTRO-DERECHA

La atención se centra a corto plazo en las primarias del centro-derecha. El día 27 de noviembre se celebrará la segunda vuelta y, después de un triunfo claro en la primera ronda, todo parece indicar que François Fillon se impondrá a Alain Juppése.

"Una vez elegido un candidato de centro-derecha será más fácil analizar las posibilidades de Le Pen en la carrera presidencial", señala De-Muizon.

Todos los candidatos de centro-derecha han propuesto ambiciosas reformas en sus programas, con recortes de impuestos de aproximadamente el 2% del PIB y recortes de gastos del 4% del PIB. La reducción de impuestos generalmente se centra en las empresas y los hogares, así como en las cotizaciones sociales de los salarios. También proponen reformas del mercado laboral que permitan una mayor flexibilidad. Todos están a favor del euro y de seguir en la Unión Europea.

¿Y EL CAC FRANCÉS?

Al contrario que el índice italiano, el Ftse MIB, que se deja en el año más de un 20% ante el temor por lo que pueda ocurrir en el referéndum italiano que se celebra el próximo 4 de diciembre, el Cac francés de momento se mantiene 'tranquilo' y sólo pierde un 1,5% en el acumulado de 2016. Junto al Dax, juega en la "primera división" de los índices europeos.

Señala José María Rodríguez, experto de Bolsamanía, que ambos índices han desarrollado figuras de continuidad alcista ("bandera"/"banderín") desde que el pasado 8 de noviembre Donald Trump ganara las elecciones. En el caso del Cac, además, está rompiendo la parte alta de esta figura. De superar esta primera resistencia más débil, tendría que enfrentarse a una mayor que tiene en los 4.600 puntos.

© Proporcionado por Bolsamanía © Proporcionado por Bolsamanía
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon