Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El futuro del dinero en efectivo cada vez es más incierto

Bolsamanía Bolsamanía 07/02/2016 redaccion@bolsamania.com
© Proporcionado por Bolsamanía

En esta era de la capitalización el dinero es lo único que persiste en el tiempo más allá de las modas pasajeras aunque no se sabe por cuánto tiempo. En 2015, el efectivo fue el principal medio de pago en el mundo, según los datos hubo un 85% de transacciones realizadas al contado, lo que supone un 60% del volumen total de pagos.

Tal y como informa El País, a pesar de estas cifras, la digitalización del dinero y de los medios de pago es todo un hecho. Se pasó de las cartillas y los cheques a las tarjetas de crédito, y ahora se consolidan las aplicaciones móviles y los sistemas de pago electrónico.

Y es que en países como Dinamarca el Gobierno quiere eliminar el efectivo del país. Esta decisión se suma así a las propuestas de otros como Suecia o Islandia donde se promueve la desaparición del dinero físico por la tarjeta para cualquier transacción mínima que sea.

En Dinamarca ya han prohibido el efectivo en tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes. Esta sería la primera fase para convertir al país en el primero del mundo sin monedas ni billetes. De hecho, el Banco Central de Dinamarca ya no los fabrica. Uno de cada tres ciudadanos de ese país emplea MobilePay, una aplicación que permite transferir dinero a otros teléfonos o cuentas.

MÁS FÁCIL ACCEDER A UN MÓVIL QUE A SERVICIOS BANCARIOS

En el mundo muchas personas pueden acceder a un teléfono móvil pero no a servicios bancarios. Esto puede facilitar la transición, es el caso de Ecuador, donde el 40% de la población activa no está bancarizada pero el 100% de los hogares dispone de teléfono móvil. Este modelo ya ha logrado colocar a África como el epicentro mundial del dinero móvil, en Kenia, por ejemplo, más de la mitad de la población adulta utiliza M-Pesa, una aplicación lanzada por Vodafone en 2007 que permite transferir fondos o pagar facturas domésticas desde una terminal móvil.

Pero, ¿Puede llegar realmente el dinero físico? Hay varias posibilidades que pueden acelerar el cambio. La primera es la tecnología aplicada a los medios de pago. Actualmente hay una competencia entre entidades financieras, compañías de tarjetas de crédito, grandes tecnológicas y multitud de pequeñas empresas dedicadas al fintech con innovadoras iniciativas, explican desde El País.

Además, el impacto fiscal y el fraude pueden influir en la desaparición del dinero físico porque al estar todo digitalizado las transacciones tienen un mayor control. Por tanto, el futuro del dinero físico es incierto, el mundo mira por que la acción de pagar sea lo más sencilla y digital posible. La fecha de caducidad está aún por determinar pero la tecnología ya proporciona todo tipo de soluciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon