Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno aprueba nuevas líneas de crédito y más ayudas a la innovación

Cinco Días Cinco Días 06/06/2014 MARTA PÉREZ

De aquí al comienzo de las vacaciones de verano la agenda del Consejo de Ministros va a estar plagada de nuevas iniciativas de índole económica. Hoy está prevista la aprobación de un plan de estímulos valorado en más de 6.000 millones de euros (algunas fuentes especularon ayer con que podría alcanzar los 6.400 millones), montante del que el sector público aportará el 60% (en torno a 3.700 millones) y el resto las empresas privadas (en torno a 2.500 millones de euros).

A priori, podría parecer un cambio de rumbo en la política del Gobierno, basada hasta ahora en el cumplimiento estricto del objetivo de reducir el déficit, propiciado por la debacle electoral del pasado 25 de mayo; pero nada más lejos de la realidad. Fuentes consultadas por CincoDías explican que estas iniciativas ya están en el plan de reformas remitido a Bruselas y que todo el conjunto de estímulos que se pondrán en marcha a partir de ahora se han diseñado con la máxima de que no incrementen el gasto público. Las mismas fuentes insistieron en que el gasto público apenas se incrementará, las partidas nuevas no llegarán en ningún caso a los 100 millones, de los que entre 30 y 40 irán destinados a la sexta edición del Plan PIVE, cuyas subvenciones directas tienen la finalidad de impulsar la compra de automóviles. También pondrá en marcha el Plan PIMA Aire 4, destinado a vehículos comerciales, así como un conjunto de ayudas a la compra de coches eléctricos y un plan de renovación de la flota de vehículos pesados.

El Plan PIVE consumirá el escaso aumento que registrará el gasto público

Según los datos de la patronal de fabricantes, lo cinco planes anteriores a este nuevo PIVE generaron una actividad económica valorada en más de 6.000 millones, lo que a su vez reportó a las arcas públicas unos 2.000 millones en impuestos. De ahí que otras patronales de sectores muy castigados por la crisis, como es la construcción, lleven años pidiendo un plan de ayudas semejante al PIVE, aplicable a la renovación del parque inmobiliario que todavía no ha logrado captar financiación suficiente para ponerse en marcha. Así, sin recursos adicionales que hagan peligrar lo prometido a Bruselas, el grueso del programa que se aprueba hoy lo constituye la puesta en marcha de una nueva línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que se denominará Línea Innovación Fondo Tecnológico, dotada con algo más de 300 millones y un conjunto de garantías por otros 600 millones.

Fondos comunitarios

Las inversiones que podrán beneficiarse de estos préstamos son aquellas que cuenten con un componente más tecnológico, incluyan gasto en I+D+i y apuesten por la creación de empleo.

Atendiendo a las demandas de las pequeñas y medianas empresas sobre las dificultades que continúan encontrando para acceder a la financiación y poner en marcha sus proyectos, el paquete de medidas incluye la aportación que realizará España al plan Pyme de la Unión Europea. El Gobierno de Mariano Rajoy contribuirá a dicha iniciativa con aproximadamente 800 millones, con el objetivo de promover que fluya el crédito y aumente el emprendimiento. Ese dinero procederá fundamentalmente de la reasignación de Fondos Feder comunitarios y de recursos aportados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

España ya tenía concedida esa partida de dinero, pero faltaba por concretar a qué iba a dedicarse y eso es precisamente lo que hace ahora el Ejecutivo al aprobar este programa de incentivos.

El programa también contempla destinar 750 millones a la reindustrialización y la competitividad. Además, contará con una partida de más de 600 millones a cargo del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial. El sector agroalimentario, uno de los más exportadores de España, tendrá un papel destacado como destinatario de las ayudas a la I+D+i y recibirá más apoyo para avanzar en su internacionalización, gracias a la implicación de grandes empresas que ya han confirmado su participación, como son Indra, Iberdrola o Santander y Telefónica. En materia de infraestructuras está prevista la aprobación de una serie de actuaciones y subvenciones directas para promover la rehabilitación de viviendas y edificios orientada, eso sí, al fomento del consumo energético sostenible, para lo que desde Industria se ha impulsado la creación de un Fondo Nacional de Eficiencia Energética que nacerá dotado con unos 350 millones de euros, parte de los cuales también procederán de la UE.

Es en este apartado y en materia de transporte y obras hidráulicas donde está previsto que se movilice un mayor volumen de capital privado y, por ende, se genere más empleo. Fuentes del sector aseguraron ayer que el Gobierno está dispuesto a negociar con las concesionarias la ampliación de los plazos de concesiones ya maduras y rentables, a cambio de que se pongan en marcha nuevos proyectos solo allí donde son necesarios. Eso sí, con especial incidencia en infraestructuras relacionadas con la depuración de aguas, donde España acumula un retraso importante respecto a los objetivos fijados con Bruselas.

Varios operarios trabajan en las obras de la L9 del Metro de Barcelona. © Varios operarios trabajan en las obras de la L9 del Metro de Barcelona. Varios operarios trabajan en las obras de la L9 del Metro de Barcelona.

Entre las patronales ayer todo eran parabienes a la espera de conocer el detalle de las medidas, pero lo cierto es que por pocos recursos públicos que se destinen, serán bien recibidos después de que la inversión haya sufrido el grueso de los recortes. En 2013, la partida de formación bruta de capital ascendió a 15.167 millones, el 1,48% del PIB. Es el nivel más bajo, desde 1964, ejercicio a partir del cual existen cifras comparables.

Mayor impulso al ecoturismo como generador de ocupación

El Consejo de Ministros también tiene previsto aprobar hoy el Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad, con el que pretende impulsar el ecoturismo como actividad generadora de empleo y de crecimiento económico. El Ejecutivo quiere así aprovechar además la ventaja competitiva de ser el país europeo con una mayor biodiversidad.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, subrayó que este plan “refuerza las relaciones entre la conservación de la biodiversidad y el turismo y ofrece el marco para que sea sostenible”.

Ramos manifestó ayer que el Plan “trata de utilizar una de las grandes actividades económicas que se realizan en nuestro territorio, el turismo, para promocionar también nuestros espacios medioambientales buscando un desarrollo sostenible”.

El secretario de Estado incidió en que las poblaciones que se encuentran en los entornos de los espacios protegidos necesitan actividad y merecen también un desarrollo, y a su juicio el turismo de naturaleza “puede ser una gran salida y hay que impulsarlo, ordenarlo y aunar esfuerzos”. El decreto que aprobará el Consejo de Ministros –al que tuvo acceso Efe– constata que la variedad de paisajes y de ecosistemas, y el buen estado de conservación de los mismos, es uno de los principales factores que motivan los viajes y uno de los elementos determinantes a la hora de elegir destino.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cinco Días

image beaconimage beaconimage beacon