Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno de EEUU como fuente de inspiración para Hollywood

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 08/10/2016 Bolsamanía

El cine, más allá de ser una fuente de entretenimiento, es un modo de reflejar aspectos de la vida cotidiana, además de otros de aspectos de gran importancia y resonancia mundial, como las elecciones de Estados Unidos o el juego de poder en la Casa Blanca.

Carlos Carrero

En un país como Estados Unidos, con tanto impacto mediático e importancia global, no son pocas las obras de ficción que tratan un tema tan delicado como la política: la Casa Blanca, el gobierno, sus candidatos y presidentes a lo largo de la historia… todos ellos han servido como inspiración para el desarrollo de todo tipo de películas y serie de televisión.

Con motivo de las próximas elecciones en Estados Unidos, que se celebrarán el próximo 8 de noviembre, es buen momento para recopilar alguno de estos títulos, que van desde aquellos que invitan a la reflexión política, hasta aquellos basados en historias y personajes históricos, además de obras de ficticias de gran calidad.

LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

No son pocos los personajes que han marcado una época a lo largo de la historia en Estados Unidos, ni los acontecimientos de gran impacto que se han ido sucediendo con los años. La industria cinematográfica no ha querido perder la oportunidad de trasladar dichas situaciones y personajes a la gran pantalla, por lo que existe un buen número de películas que tratan sobreacontecimientos reales.

“El desafío: Frost contra Nixon (2008)”, dirigida por Ron Howard, es una película basada en la obra de teatro homónima, que a su vez se nutre de una serie de entrevistas realizadas por el periodista David Frost al ex presidente Nixon en el año 1997. Una perfecta mezcla de película periodística con tintes de thriller que trata un punto de la historia comprometido, ya que la película trata temas como el Watergate y su polémico mandato.

En “JFK: Caso abierto (1991)”, dirigida por Oliver Stone, se encuentra otro perfecto ejemplo de hechos reales trasladados a la gran pantalla. En esta película se cuenta la historia de Jim Garrison, quien reabrió el caso del asesinato de John F. Kenney y que, tras entrevistar a numerosos testigos y personas relacionadas con los hechos, sostuvo la idea de que el asesinato fue una conspiración donde estarían envueltos tanto la CIA como el FBI, además del vicepresidente Lindon B. Johnson.

Por otra parte, el Watergate ha sido siempre uno de los acontecimientos más polémicos de la historia de Estados Unidos y una de las películas que tratan sobre este tema es “Todos los hombres del presidente (1976)”, que aborda el tema desde la perspectiva de dos periodistas del Washington Post, quienes acabaron descubriendo una serie de hallazgos que desencadenaron la dimisión del ex presidente Nixon.

Otra interesante película basada en hechos reales es “La guerra de Charlie Wilson (2007)”. Este filme, situado en la década de los ochenta, presenta al congresista Charlie Wilson, interpretado por Tom Hanks, quien junto a una mujer de la alta sociedad y un agente de CIA, llevaron a cabo la mayor operación secreta de la historia. En este largometraje se tratan temas delicados como la guerra, el tráfico de armas y la lucha soviética en Afganistán.

Viajando cientos de años más atrás, es inevitable tratar a personajes de tanta importancia como Abraham Lincoln. En 2012, Steven Spielberg dirigió una película que narraba cómo, mientras la Guerra Civil llegaba a su fin, el presidente Lincoln proponía una enmienda que prohibía la esclavitud en Estados Unidos, pero que conllevaba un gran dilema. Aspectos como la moralidad y la honestidad son tratados en esta película, que triunfó entre el público y la crítica.

ESPACIO PARA HISTORIAS ORIGINALES

Si bien la historia ha dado pie a importantes adaptaciones de hechos reales, también existen obras de ficción con propuestas originales.

“Los idus de Marzo (2011)” es un claro ejemplo de ello. En esta película se muestra hasta qué punto están dispuestos a llegar algunos para conseguir el poder, todo ello desde el punto de vista de un joven que empieza a trabajar como jefe de prensa del candidato demócrata a las elecciones primarias.

La película “Primary Colors (1998)” engloba aspectos como la buena imagen o reputación y el cómo afrontar los problemas cuando esto se pone en tela de juicio. Inspirada, según muchos, en la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, la cinta muestra la accidentada campaña electoral de un gobernador sureño, que ve como su reputación cae debido a una serie de escándalos sexuales que le salpican a él y su familia.

EL FENÓMENO SERIÉFILO TAMBIÉN HA EXPLOTADO EL GÉNERO

Como no podía ser de otra forma, el formato televisivo también ha sacado partido de un género con tanto tirón como el político, con numerosas series de gran calidad que se han ido abriendo paso.

El ejemplo más claro se encuentra en la serie de Netflix “House of cards”. La obra, protagonizada por Kevin Spacey, se ha ganado un hueco en el corazón de los televidentes con una historia en donde el protagonista es un congresista que, con gran maestría y destreza, maneja los hilos del poder en Washington. La serie ha obtenido numerosas nominaciones y premios en los Emmy o Globos de Oro, convirtiéndose en todo un referente en el género.

Antes ya existieron otras series que trataban el género y que fueron todo un éxito. Una de las más conocidas es “El ala oeste de la casa blanca”, ficción estrenada en 1999 y que duró en las pantallas hasta 2006. Esta serie, que manejaba grandes dosis de tensión, trasladaba al espectador a la Casa Blanca, para que viera como el presidente de los Estados Unidos, el demócrata Josiah Bartlet, trataba de gobernar de la mejor manera posible la nación más poderosa del mundo.

Además, indagando un poco más, se pueden encontrar más obras de ficción política. En la comedia “Veep”, una senadora es ascendida inesperadamente a vicepresidenta de los Estados Unidos y, una vez en el cargo, se da cuenta de lo poco preparada que está para desempeñarlo, mientras que el drama “The Good Wife”, sin tratar la política como tema principal, está rodeada del aura política durante todo su transcurso y se ha convertido en una de las series referentes para el público.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon