Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Gobierno recurre a la hucha de las pensiones y al préstamo del Tesoro para pagar la extra de julio

Logotipo de Bolsamanía Bolsamanía 29/06/2017 Óscar Giménez

La Seguridad Social no ha tardado en usar el crédito del Tesoro que el Gobierno puso a su disposición para evitar el vaciamiento de la hucha de las pensiones porque, nuevamente, los ingresos no alcanzan los gastos comprometidos. Esta vez, el Ejecutivo ha decidido recurrir tanto al Fondo de Reserva, con una disposición de 3.514 millones de euros, como a otros 5.986 millones de euros del préstamo sin intereses del Tesoro que está incluido en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017.

Las cotizaciones no son suficientes para pagar las pensiones. Cada paga extra de las pensiones se ha convertido en los últimos años en un gasto para la Seguridad Social que conlleva déficit público y tirar del Fondo de Reserva -hucha de las pensiones-. Y esta vez no ha sido distinto en cuanto a la incapacidad de pagarlas, pero sí en cómo hacer frente al desembolso.

El Gobierno incluyó dos disposiciones sobre pensiones en los PGE que, justo, han entrado hoy en vigor tras pasar por el Senado sin ninguna modificación. Una de las disposiciones permitió al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, como en los últimos años, acceder al Fondo de Reserva. Un fondo soberano que ya está bajo mínimos, porque tras esta toma de recursos se queda en 11.506 millones de euros. La segunda inclusión fue la posibilidad de que el Ministerio de Fátima Báñez disponga de un préstamo sin intereses de hasta 10.192 millones de euros. En el primer día en vigor de los presupuestos, toma 5.986 millones de este crédito.

Los recursos de 9.500 millones de euros que usará la Seguridad Social para hacer frente a la extra de las pensiones de julio se han aprobado en el Consejo de Ministros de este jueves, en cuya rueda de prensa han participado el ministro y portavoz Íñigo Méndez de Vigo y la propia Fátima Báñez. La ministra ha explicado que las necesidades de la Seguridad Social de julio para las pensiones ascienden a 17.218 millones de euros, un 3% más que el año anterior. Y ya van 15 meses consecutivos de alzas interanuales superiores a los tres puntos porcentuales.

LA HUCHA DE LAS PENSIONES... CADA VEZ MENOS RENTABLE

La financiación del Tesoro es adicional a los 139.647 millones de euros incluidos en los presupuestos, un 40,7% del gasto total. Y la Seguridad Social tendrá 10 años para devolver estos 10.192 millones sin intereses, a contar desde 2018. Además de la falta de ingresos, el Gobierno tiene en el Fondo de Reserva un problema adicional a las disposiciones para pagar las pensiones. Es un fondo soberano que cada vez es más rentable. En 2016 el retorno anual fue del 0,9% frente al 4,55% que acumula de rentabilidad anualizada desde el año 2000.

© Proporcionado por Bolsamanía

No obstante, pese a este raquítico rendimiento correspondiente a la inversión únicamente en deuda pública -especialmente española-, la financiación del mercado actualmente es inferior a estos resultados. Es decir, la cartera aún conserva bonos con altas rentabilidades, incorporados en el periodo de la crisis de deuda en 2011 y 2012 cuando a España el costaba mucho más financiarse en el mercado que ahora, en un entorno de tipos bajos y con el programa de compras de activos del Banco Central Europeo (BCE). Pese a ello, el Gobierno ha evitado pagar todo el déficit de la Seguridad Social con más deuda y seguirá tirando de la hucha de las pensiones, aunque en menor medida que en 2016, cuando dispuso de 20.136 millones de euros.

CADA VEZ MÁS DIFÍCIL

"Se pagan más pensiones hoy que nunca, por primera vez hemos pasado de 9,5 millones de pensionistas", ha señalado Báñez, que aunque ha presumido de "40 meses consecutivos de contratación indefinida", lo que eleva los ingresos de la Seguridad Social, ha incidido en las dificultades que implica el envejecimiento demográfico para el sistema público. Asimismo, los jubilados de menor edad amplían el desembolso requerido al corresponderles mayores pensiones. No en vano, las franjas de edad entre los 60 años y los 74 años tienen la pensión media más alta, con cifras de 1.177,98 euros para los jubilados entre 60 y 64 años, 1.158 euros en la horquilla de 65 a 69 años, y 1.024,47 euros para los que tienen entre 70 y 74 años.

Por su parte, la pensión media del sistema (incluyendo jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares) se situó en junio en los 920,22 euros, un 1,89% más que el año anterior a pesar de que la revalorización anual de las pensiones es del 0,25%. La de jubilación ascendió hasta los 1.063,14 euros, un 2,01% más que en el mes de junio de 2016.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon