Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gran problema del mercado laboral: España no encuentra trabajadores cualificados

Bolsamanía Bolsamanía 23/07/2016 Antonio Villanueva

España se encuentra en plena recuperación económica, volviendo a niveles de empleo que no se veían desde los primeros años de crisis, pero no obstante sigue sin poder encontrar los trabajadores cualificados suficientes. La economía nacional viene arrastrando este mal endémico desde hace ya tiempo, pero en los últimos años se ha intensificado debido a la crisis y a las necesidades cambiantes de las empresas.

Las compañías por tanto están teniendo grandes problemas a la hora de poder cubrir las vacantes en sus puestos de alta formación, y esto está repercutiendo al alza en los niveles de paro del país. El economista jefe del Servicio de Estudios del BBVA, Rafael Domenech, ya señaló hace unos meses que el nivel de desempleo en España es una “anomalía” producida por un “listón alto” del sistema productivo que estaría permitiendo solo a los trabajadores con formación el acceder a contratos estables.

Esta anomalía está produciendo significativas paradojas en España, como una devaluación salarial para puestos que requieren menos formación, pero sin embargo una oferta de salarios para trabajos que requieren una alta cualificación que rebasa varias veces el sueldo medio nacional.

FUGA DE TALENTOS

Sin embargo, España ofrece unos sueldos que son insuficientes comparados con los ofrecidos en otros países de Europa, de ahí que hayamos asistido los últimos años a una “fuga de talentos” en España durante los años de crisis. Ahora que la recuperación económica vuelve a exigir empleados con más formación, es difícil convencer a todos esos emigrantes de que vuelvan a territorio nacional, ya que significaría para ellos pasar a ganar un salario muy inferior a lo que reciben por su cualificación en otros lugares.

Por lo tanto, España tendrá que hacer un gran esfuerzo durante los próximos años para adaptar su mercado laboral a las necesidades de las empresas. Tal y como advierte la empresa de recursos humanos Randstad, en 2020 en territorio nacional se necesitarán 1,9 millones de empleados altamente cualificados, ya que la demanda de este tipo de trabajadores, especialmente de profesionales con perfiles técnicos (ciencia, ingeniería, tecnología, matemáticas, etc.) seguirá aumentando año tras año.

¿LA INMIGRACIÓN COMO SOLUCIÓN?

Es por ello que muchas voces ya están viendo en la inmigración cualificada como la única solución a corto-medio plazo para el problema del país, puesto que aumentar los niveles de educación y la adecuación de la misma al sistema laboral requiere de tiempo. La ironía del asunto es evidente: España exporta sus trabajadores más cualificados, pero a la vez requerirá importar ese mismo tipo de empleado del extranjero. La dinámica de los salarios anda sin duda detrás de este movimiento de capital humano.

"Hagamos lo que hagamos la demografía hará imprescindible la llegada de jóvenes inmigrantes, que a diferencia de lo ocurrido a principios de la década de 2000, deberán tener una alta cualificación”, aseguraba hace unas semanas el catedrático de economía aplicada de la Universidad de Barcelona, Josep Oliver, que ha elaborado el último Índice ManpowerGroup 2008-2016, y en el que se afirma que la recuperación económica no está llegando a los jóvenes, ya que el las personas entre 16 y 39 años sigue sin recuperar los niveles de empleo que perdieron durante la crisis económica, hecho que contrasta con que el empleo en las personas de entre 40 y 64 años ha crecido ya un 9,3%.

UNA GENERACIÓN PERDIDA

Oliver destaca a su vez que las tres grandes razones de la caída del empleo juvenil en la crisis, que son a su juicio el descenso de población joven, la reducción de la tasa de actividad de éstos y menor demanda de perfiles por el desajuste de talento; “no presentan mejoras en la actual recuperación” de la economía española.

Existe un desajuste entre el talento que demandan las empresas y el de los jóvenes parados. Las compañías no están encontrando en los jóvenes lo que buscan y siguen optando por la experiencia de los trabajadores de mayor edad”, recalcó el presidente ejecutivo de ManpowerGroup en España, Raúl Grijalba.

En España hay 2,47 millones de parados menores de 40 años, de los cuales unos 800.000 no tiene ningún tipo de cualificación. Esto se une a su vez al demoledor dato de la tasa de paro entre universitarios en España: 13,43%, el doble que la de la Unión Europea (5,67%) según el informe de Empleabilidad de la Población Cualificada realizado por EAEBusiness School.

© Proporcionado por Bolsamanía

EUROPA TAMBIÉN BUSCA FORMACIÓN

No obstante, a pesar de que la disociación entre la oferta y la demanda de trabajo es especial en el caso español porque lleva aparejada una alta tasa de paro, Europa no se libra de este desajuste del mercado laboral. La comisaria europea de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen, ya lo advirtió hace unas semanas: el 40% de las empresas comunitarias no encuentra los perfiles de trabajo adecuados para los puestos que demandan.

"Setenta millones de europeos carecen de las habilidades adecuadas en lectura y escritura, y ya no digamos en matemáticas o en el mundo digital. Eso les deja en claro riesgo de desempleo, pobreza y exclusión social. En un continente con más de 20 millones de parados, no puede ser que el 40% de las empresas digan que no encuentran trabajadores con los perfiles adecuados para crecer e innovar", aseveraba la comisaria belga.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon