Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El joven atacante de Múnich sufría acoso escolar y quería vengarse de sus compañeros

Bolsamanía Bolsamanía 24/07/2016 Bolsamanía

El chico de 18 años que el pasado viernes irrumpió a tiros en el centro comercial Oez de Múnich ya había lanzado advertencias a sus compañeros. El joven, que sufría trastorno depresivos, se sentía víctima de acoso escolar, sus disparos no fueron indiscriminados: iban dirigidos a chicos y chicas que él creía turcos o árabes, como los compañeros de colegio de los que se quería vengar.

'Un día os enteraréis todos. Un día llevaré a cabo una matanza', esa fue la amenaza que hizo este chaval de padres iraníes en el colegio Alfons Mittelschule de Múnich contra todos aquellos compañeros que sistemáticamente le hostigaban, le pegaban, le insultaban y le humillaban, informa El Mundo.

El viernes cumplió su amenaza. Antes se había documentado perfectamente sobre las masacres cometidas en solitario, había estudiado a fondo a asesinos como Anders Breivik, que mató a 69 jóvenes en Noruega. De esta forma maquinó su estrategia, hackeó la cuenta de Facebook de una compañera llamada Selina Akim y, haciéndose pasar por ella, colgó un mensaje convocando a todos los amigos de ésta.

Emplazó a los chavales el viernes a las 16.00 horas en el centro comercial Olympia. "Nos vemos en el McDonald's, os invito a comer siempre que no sea algo demasiado caro", escribió.

© Proporcionado por Bolsamanía

Pocas horas después de la convocatoria, Alí David sacó una pistola 'Glock 9' milímetros y comenzó a disparar contra todos los jóvenes que se concentraban a las puertas del establecimiento. Mató a dos chicos de 14 años, a dos de 15, a uno de 17, a otro de 19, a otro de 20 y a un adulto de 45, además hirió a 27 personas antes de suicidarse.

NO HABÍA VÍNCULOS CON EL ISIS, ERA UNA VENGANZA

La matanza, por tanto, no tenía ningún vínculo con el yihadismo o grupos terroristas como el Estado Islámico, tal y como informó la Policía. La hipótesis con la que trabaja la policía es que posiblemente Alí sufriera depresión al ser víctima de acoso escolar y quiso vengarse.

Las declaraciones de algunos de sus compañeros confirmarían esta teoría, pues muchos de ellos sabían que sufría acoso escolar por su carácter tímido y retraído. "Con su carácter tímido y retraído y su dificultad para hacerse amigos, era el blanco perfecto de los que se dedican a hostigar a los alumnos más débiles y frágiles, todos lo sabíamos", sentenció una compañera de colegio y vecina.

Una de las incógnitas es de dónde sacó sin licencia de armas una pistola de calibre 9 milímetros y toda la munición que llevaba, solo en su mochila encontraron otros 300 cartuchos más.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon