Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Madrid aprieta la Liga y empaña a Cruyff

Bolsamanía Bolsamanía 02/04/2016 Europa Press

El Real Madrid ha ganado este sábado el Clásico del Camp Nou (1-2) gracias a una remontada firmada por Karim Benzema y Cristiano Ronaldo en un final de partido donde fueron claramente superiores a un Barça que tras adelantarse en el marcador bajó demasiado el ritmo y olvidó una de las máximas de Cruyff, tener el balón para que el rival no te pueda marcar, y se empañó así el homenaje al holandés.

'Si tu tienes el pelota ellos no te pueden marcar gol', decía Johan Cruyff, y ese estilo que el impuso ha perdurado en el Barça hasta el presente. Pero esta noche, cuando los blaugranas buscaban cerrar el homenaje con un triunfo ante el eterno rival, se olvidaron de hacerlo. O, mejor dicho, lo dejaron de hacer cuando el Madrid reaccionó y tiró de orgullo para vengarse del 0-4 del Bernabéu, con remontada culminada con un jugador menos en el campo.

Lee además: Así te contamos el partido

© Proporcionado por Bolsamanía

Y, lejos de dar un golpe a la Liga, ahora la lucha por el título se ajusta. Los blaugranas siguen líderes, pero con un colchón menor, ya más fino e incómodo. Quizá el Atlético de Madrid, con su claro triunfo contra el Betis, pueda hacer notar los muelles a un Barça que tiene ahora a 6 puntos, mientras que el Real Madrid se acerca a 7 puntos a falta de siete jornadas para el final del campeonato. El Barça no pudo brindar un homenaje completo a Cruyff, y el Madrid cobra aire antes de volver a la 'Champions'.

El Madrid salió con demasiado respeto al Barça, y los blaugranas no tuvieron que llegar a su máximo para imponerse en el juego y, ya en la segunda parte, en el marcador con el gol de Piqué de cabeza a la salida de un córner. Pero ahí olvidaron su instinto, su ADN, y el cansancio tampoco ayudó a seguir apretando. Y ahí cayeron en las redes de un Real Madrid que fue amo y señor del Clásico en sus minutos finales, cuando realmente se puede ganar o perder un partido.

Tras el empate de Karim Benzema, algo afortunado por un rebote previo aunque de bella factura por su precisa media chilena, el Madrid se fue arriba y el Barça se suicidó futbolísticamente. No volvió a buscar el balón, dejó de presionar alto, de mover el balón rápido para hacer cansar al rival. Hizo lo contrario, se metió en una trampa de la que no supo volver a salir, y pese a haber tenido más ocasiones de peligro durante el partido acabó perdiendo. Consumó la revancha el Madrid, se emborronó el tributo a Cruyff.

Y lo hizo un gol de Cristiano Ronaldo aciago hasta que envió un balón al larguero con el que calibró el gol, el del triunfo y el que le hace más 'pichichi' de la Liga, que llegó de disparo potente dentro del área pequeña. El Barça perdonó cuando pudo marcar, como una clarísima acción de Luis Suárez al inicio en que no remató a puerta vacía. Y tuvo más ocasiones, pero sin puntería. Y, de eso, el Madrid tiene de sobras.

Como si quisieran evitar lo que sucedió en la primera vuelta, los de Zinedine Zidane no salieron a morder, apenas lucharon por tener el balón, y se replegaron atrás con Kroos prácticamente acompañando a Casemiro en un doble pivote defensivo. En ataque sí abrían velas y más al verse abajo, y el escenario cambió precisamente tras el empate. Ese 'click' fue determinante.

EL MADRID RECUPERA MORAL Y ORGULLO

Lo más habitual y normal hubiera sido que el partido regresara al escenario del 0-0 o el 1-0, pero no. Al Barça le faltó chispa, no se movía para nada rápido en ataque, y las buenas ocasiones que habían tenido los de Luis Enrique no aparecían más. Por contra, el Madrid intentó buscar el triunfo, vio que podía hacerlo y tuvo sus mejores minutos tras el empate de Benzema. Y Bale, con un gol anulado muy protestado, y Ronaldo, con un latigazo al larguero, opositaron a la victoria.

Ramos, que tenía tarjeta amarilla desde el minuto 10 y se había jugado la expulsión en varias ocasiones, finalmente vio la segunda cartulina en el minuto 84 y dejó a los suyos con uno menos, pero el Madrid estaba lanzado, crecido, y un Cristiano Ronaldo desparecido hasta los minutos finales dio la prolongación a su larguero con el gol, el 1-2 de la remontada, controlando en el área y fusilando a Bravo.

El empate rápido del Madrid marcó este Clásico, pues el Madrid empezó a jugar a raíz del gol blaugrana. Se quitó los miedos, se desperezó, y aprovechó un día aciago del tridente blaugrana y el cansancio que pareció achacar a los catalanes. Pese a lo visto en buena parte del duelo, el Barça no supo dominar cuando le tocaba hacerlo, se vino abajo en el apartado mental y, pese a jugar los minutos finales con uno más, no pudo crear peligro ni cambiar nada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bols@manía

image beaconimage beaconimage beacon